publicidad
.

Cuatro décadas de bloqueo... logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Un jubilado camina en La Habana junto a la vidriera de una tienda en la que han colocado una bandera cubana.

Cuatro décadas de bloqueo...

Cuatro décadas de bloqueo...

El bloqueo económico que Estados Unidos mantiene contra Cuba cumplió 45 años, y algunos expertos dudan sobre su impacto económico en la isla.

Un jubilado camina en La Habana junto a la vidriera de una tienda en la...
Un jubilado camina en La Habana junto a la vidriera de una tienda en la que han colocado una bandera cubana.

Casi medio siglo de 'bloqueo'

El embargo, o "bloqueo" económico que Estados Unidos mantiene contra Cuba cumplió 45 años durante el fin de semana, mientras algunos congresistas en Washington piden su final y en La Habana están convencidos de que las cosas continuarán de la misma forma.

Medios cubanos se hicieron eco, con notas explicativas y espacios monotemáticos, del aniversario de la proclama presidencial 3447, aprobada el 3 de febrero de 1962, por el entonces gobernante de Estados Unidos John F. Kennedy, que establecía el "embargo total" a la isla a partir del 7 de febrero.

Desde entonces, el bloqueo -como lo denominan las autoridades cubanas- se ha alimentado con una compleja serie de disposiciones y leyes como la Torricelli (1992) y la Helms-Burton (1996), a las que se sumaron nuevas medidas durante el gobierno de George W. Bush, para impedir las operaciones comerciales y financieras con la isla.

publicidad

Como excepción, en octubre de 2000 el presidente Bill Clinton firmó una ley que autorizaba la venta de alimentos y medicinas a Cuba, siempre que el pago se efectuara en efectivo.

El presidente del Parlamento cubano y ex canciller, Ricardo Alarcón, estimó el jueves que mientras Bush sea presidente de Estados Unidos no habrá modificaciones en esa política y que un relevo en la Casa Blanca tampoco hace prever que la situación "vaya a cambiar drásticamente".

Enemistados hasta en la forma de denominar al conjunto de restricciones económicas, comerciales y financieras unilaterales de Estados Unidos contra Cuba, los dos países han hecho del bloqueo un elemento eje de sus inexistentes relaciones diplomáticas y caballo de batalla en foros internacionales.

Para Washington se trata de un embargo, dadas sus características comerciales, que no será levantado hasta que en Cuba no se haya realizado la transición hacia la democracia.

En La Habana, la presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional, Olga Miranda, afirmaba en el diario Trabajadores, el lunes, que Estados Unidos no acepta el término "bloqueo", porque eso es "una medida de guerra, y se empeñan en denominarlo embargo que es una disposición transitoria, de carácter judicial, para asegurar el pago de una deuda".

Un pretexto para el régimen

Para algunos observadores, el bloqueo ha servido para dar a La Habana un pretexto continuo a sus errores de gestión económica y un elemento de cohesión interna frente a un enemigo común.

publicidad

Con el líder cubano convaleciente desde hace medio año por una enfermedad que se mantiene como secreto de Estado, algunos congresistas estadounidenses ven ahora el momento oportuno para "rectificar" la política hacia Cuba.

El pasado 2 de diciembre, el presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, lanzó un mensaje conciliador a Estados Unidos y propuso "resolver en la mesa de negociaciones el prolongado diferendo" entre los dos países.

Apenas 15 días después, legisladores del denominado "Grupo de Trabajo sobre Cuba" del Congreso de Estados Unidos visitaron la isla y mostraron su desacuerdo con el mantenimiento de esta política.

"Lo que hemos estado haciendo durante 45 años no funcionó, no ha generado liberaciones de prisioneros, no ha hecho nada, no ha generado cambios en Cuba (...) así que debemos hacer algo distinto y lo distinto sería sentarnos y conversar", lo que no asegura que funcione", indicó entonces el demócrata Greg Meeks, integrante de aquel grupo.

Esta semana un grupo de congresistas estadounidenses presentaran un proyecto de ley que busca la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba para los estadounidenses.

Alarcón afirmó que el levantamiento de algunas de las restricciones "tendría muy escasa significación" y "no implicaría cambiar la política".

publicidad

Por su parte, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, descartó el miércoles el levantamiento de las restricciones de viaje a Cuba, tras afirmar que el Gobierno de la isla es el que debe iniciar un cambio democrático.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad