publicidad
Trabajadores migrantes sin pago reclaman a las empresas de reciclaje haberlos despedido.

Cuál sería el posible escenario si Grecia sale del la zona euro

Cuál sería el posible escenario si Grecia sale del la zona euro

Un gobierno que se niega a pagar sus deudas, los griegos vaciando sus cuentas y los inversores retirando sus capitales. ¿Qué pasaría ante el "Gretix"

Trabajadores migrantes sin pago reclaman a las empresas de reciclaje hab...
Trabajadores migrantes sin pago reclaman a las empresas de reciclaje haberlos despedido.

Un gobierno que se niega a pagar sus deudas, el BCE que se enfada, los griegos vaciando sus cuentas y los inversores retirando sus capitales. Eso sería el "Grexit", la salida de Grecia de la moneda única, según los economistas, que por el momento descartan esta posibilidad.

Desde la primavera de 2010, la situación se repite: una fecha importante para Grecia (elecciones o vencimiento de deuda), un comentario más o menos oficial procedente de Alemania y las bolsas se hunden ante la perspectiva de una salida de Grecia de la zona euro.

Se trata del famoso "Grexit", una palabra nacida de la contracción de "Greece" y "exit" acuñada por los anglosajones en el argot político financiero.

En los últimos días el escenario se ha vuelto a repetir, con los mismos resultados. El sábado la revista Der Spiegel anunciaba que la canciller Angela Merkel estaba dispuesta a dejar que Grecia se vaya de la zona euro en caso de que una victoria del partido de izquierda radical Syriza en las legislativas del 25 de enero ponga en tela de juicio las medidas de austeridad.

publicidad

El líder de Syriza, Alexis Tsipras, quiere acabar con la austeridad impuesta por la troika de acreedores internacionales (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional) a cambio de unos $240 mil millones de euros (más de $286 mil millones dólares) en créditos y desea reestructurar la deuda.

La reacción de los mercados

Los mercados reaccionaron rápidamente al rumor procedente de Berlín: el rendimiento de los países sólidos, como Alemania, Francia, España o Italia, marca cada día nuevos récords, las bolsas sufrieron el lunes un descalabro, y el euro está bajo mínimos.

Alexandre Delaigne, profesor de economía de la escuela francesa de Saint-Cyr, señala que el escenario más preocupante para los mercados es que "Atenas deje de pagar un vencimiento de deuda".

"Eso preocupa a todo el mundo. Los griegos se precipitarían a los bancos para retirar sus ahorros ante el temor a una salida del euro y los inversores repatriarían sus capitales", vaticina.

Exangües, los bancos griegos reclamarían una ayuda de urgencia del Banco Central Europeo. "Si el BCE impone condiciones [al gobierno] y Syiriza las rechaza, la divisa creada por el banco central griego dejaría de ser el euro", y se produciría el "Grexit".

Atenas tendría que "dotarse de un mecanismo de control de flujo de capitales para evitar su huída, emitir nuevos billetes cuyo valor disminuiría rápidamente con relación al euro, lo que haría inevitable un default total de la deuda en euros", explica el economista.

publicidad

 ¿Puede salir de la unión monetaria?

Jurídicamente, la Comisión Europea ha dejado claro que la pertenencia de un país a la unión monetaria es "irrevocable". Pero "aunque no hay una cláusula" que prevea la salida de un país de la zona euro, "es posible encontrar una construcción jurídica" que lo permita, estima Janis Emmanouilidis, del centro de reflexión European Policy Center.

Una salida de la zona euro podría suponer una salida de la Unión Europea, una posibilidad que sí contemplan los tratados.

Pocos son los economistas que creen en esta reacción en cadena a corto plazo.

Para Christopher Dembik, de Saxo Banque, Grecia "no saldrá ni hoy ni mañana de la zona euro pero la cuestión podría surgir a más largo plazo", por falta de competitividad y a causa de una deuda hinchada por los "errores de la austeridad ciega".

Para él, esto vendría prácticamente de la zona euro. "Los precedentes históricos muestran que es casi imposible mantener una unión monetaria cuando el proceso de descomposición ha empezado", dice en referencia al desmoronamiento del imperio austrohúngaro.

Delaigue no excluye que ante el crecimiento de los partidos de extrema izquierda en España o Italia, y la extrema derecha en Francia y Alemania, los Estados se vean tentados a convertir Grecia en un ejemplo: "o bien el país se queda dentro o es expulsado, si puede ser de la manera más dolorosa posible".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad