publicidad
A pocas horas de vencerse el plazo los congresistas aún no llegan a un acuerdo.

Congreso pone en peligro económico a Estados Unidos

Congreso pone en peligro económico a Estados Unidos

Ambas cámaras del Congreso de EU se mostraban profundamente divididas sobre la forma de evitar una parálisis de los servicios del gobierno federal.

A pocas horas de vencerse el plazo los congresistas aún no llegan a un a...
A pocas horas de vencerse el plazo los congresistas aún no llegan a un acuerdo.

Tiene que aprobar un proyecto para evitar una parálisis de los servicios federales

WASHINGTON, D. C. - Ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos se mostraban profundamente divididas el miércoles pasado sobre la forma de evitar una parálisis de los servicios del gobierno federal antes del 16 de diciembre.

Si el Congreso no logra aprobar un proyecto de ley de $1 billón antes del viernes a medianoche, los servicios no esenciales del gobierno dejarán de funcionar.

Se trata de la tercera amenaza de parálisis desde comienzos del año, en un Congreso dividido entre un Senado de mayoría demócrata y una Cámara de Representantes de mayoría republicana tras los comicios legislativos de noviembre de 2010.

Antes de dar luz verde al proyecto de ley de finanzas del gobierno, los demócratas quieren que los republicanos acepten una prórroga de las exenciones fiscales para 160 millones de estadounidenses de clase media, así como una extensión de los subsidios por desempleo, que expira el 31 de diciembre.

publicidad

Estancamiento de la economía

La economía de Estados Unidos podría estancarse, e incluso entrar en recesión, si el Congreso fracasa en extender los recortes de impuestos a los asalariados y los beneficios a los desempleados antes de que esas medidas expiren a fin de año, estiman economistas.

La lucha entre republicanos y demócratas en el Capitolio parece ir por el último round.

Pero a menos de un año de las elecciones de noviembre de 2012, los votantes están cada vez más preocupados de que sean los espectadores -y no uno de los combatientes- los que resulten noqueados.

En los últimos días, un creciente número de economistas advirtió que permitir que expiren a fin de año las quitas a los aportes de los trabajadores -junto con los beneficios a los desempleados- provocaría un enlentecimiento dramático del crecimiento estadounidense.

A menos que el Congreso actúe, ambas medidas caducarán a fin de año, quitando un estímulo de $180 mil millones a la economía.

Nuevos pagos

A partir del 1 de enero, los aportes a la seguridad social de los asalariados pasarán de 4.2% a 6.2%, y los desempleados recibirán subsidios por apenas 26 semanas en lugar de 99.

Esa sería una muy mala noticia para la economía, según Michala Marcussen de Societe Generale.

"Lo que está en la base de nuestro propio pronóstico de un crecimiento del PIB de 1.4% para 2012 es que esas medidas serán extendidas", dijo Marcussen recientemente a sus clientes.

publicidad

"Si no se logra un acuerdo, conllevaría un arrastre fiscal de 1 a 1.5 puntos porcentuales, casi seguramente inclinando a Estados Unidos a una recesión", agregó.

Y hay buenos motivos para creer que estas medidas no serán extendidas.

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que solo un año de extensión de estos recortes de impuestos costarán uno $110 mil millones.

En una época de una redescubierta probidad fiscal, ningún partido desea gastar tanto a menos que se hagan ahorros por otro lado.

Fracasos

Pero en el extraño mundo político de Washington ya no son los republicanos los que argumentan a favor de la quita impositiva, y ya no son los demócratas los que argumentan en contra.

El fracaso de una "supercomisión" bipartidista para acordar recortes en los gastos del presupuesto es pasto para el análisis de los economistas de Wall Street.

"Dada la retórica contra los déficit, cualquier medida de estímulo debe tener recursos, y el fracaso de la supercomisión ha generado dudas acerca de dónde provendrán esos recursos", dijo Rajiv Setia, de Barclays Capital.

Los demócratas han propuesto pagar la extensión de los recortes a los aportes de los trabajadores y los beneficios a los desempleados con la introducción de sobretasas a los ingresos mayores a un millón de dólares.

Los republicanos, que durante mucho tiempo han apoyado los recortes de impuestos, afirman que este no estimula a la economía y que no quieren gravar a los ricos.

publicidad

Barclays predijo que un fracaso en extender las medidas podría llevar a una caída de 1.5 puntos porcentuales en el PIB.

"Si estas medidas no fueran prolongadas, el ajuste fiscal sería empujado a 2012", dijo Setia.

Los economistas de Goldman Sachs pronosticaron un impacto similar a principios del año próximo.

El plan republicano

Los republicanos propusieron su propio plan para prolongar estas medidas, pero vinculándolas a la aprobación del polémico oleoducto Keystone XL ente EU y Canadá.

El presidente Barack Obama, que postergó la construcción del oleoducto para 2013 con el fin de realizar un estudio suplementario de impacto ambiental, amenazó con vetar esa disposición.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo el miércoles esperar que el Congreso logre un acuerdo antes del viernes.

¿Crees que los congresistas dejarán que la economía de Estados Unidos se estanque y su gobierno entre en una parálisis? Déjanos tus comentarios y síguenos en Facebook.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad