publicidad
.

Comayagua revela la falta de inversión en cárceles de América Latina log...

Más de 350 personas fallecieron en este centro penitenciario en Honduras.

Comayagua revela la falta de inversión en cárceles de América Latina

Comayagua revela la falta de inversión en cárceles de América Latina

La tragedia en Comayagua pone en evidencia las condiciones inhumanas en las que viven los presos en los penales de América Latina.

Más de 350 personas fallecieron en este centro penitenciario en Honduras.
Más de 350 personas fallecieron en este centro penitenciario en Honduras.

El hacinamiento ha convertido a los centros penitenciarios en "Universidades del delito", dicen

La tragedia en la cárcel de Comayagua pone en evidencia las condiciones inhumanas en las que viven los presos en los penales, pero este problema continuará reproduciéndose no sólo en Honduras sino en toda América Latina, si los gobiernos no invierten en mayor infraestructura o reforman su sistema judicial para tratar de reducir el número de presos.

El pasado 14 de febrero fallecieron más de 350 reos del penal de Comayagua, en el centro de Honduras, debido a un incendio que los calcinó o asfixió, y que al parecer también fueron víctimas de la larga demora de las autoridades por abrir las celdas.

La cárcel, a 90 km de Tegucigalpa, tiene una capacidad para albergar a 500 reos, pero en el momento del incendio se encontraban alrededor de 800.

publicidad

El hacinamiento en las cárceles es un problema que se replica en la mayoría de los países en América Latina y “las consecuencias siempre son negativas y ponen en riesgo la seguridad de los internos y de los funcionarios”, según un estudio elaborado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO-Chile), solicitado por la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Honduras tiene un total de 24 centros penitenciarios con una capacidad para instalar a unas 8 mil personas,  pero en la actualidad alberga a cerca de 13 mil.

En El Salvador, sus 28 cárceles han sobrepasado a los 9,060 reclusos que pueden mantener ya que cuentan con 24,283 reos. Otros casos similares se ven en Panamá, donde sus prisiones suman 12,293 detenidos desde los 7,187 lugares disponibles, y en Guatemala donde la proporción va de 11,140 reos en la actualidad desde los 6,974 lugares normales, según datos del Centro Internacional para Estudios Penitenciarios (ICPS por sus siglas en inglés).

El estudio del FLACSO-Chile “La Cárcel: problemas y desafíos para las Américas”, ubica que en 2008 países como Ecuador y Brasil contaban con uno de los porcentajes más altos en la región de sobrepoblación en sus cárceles con un 128% y 82%, respectivamente.

Pero no son los únicos: México y Nicaragua (33%), Costa Rica y Argentina (30%), Bolivia y Chile (55%), Venezuela (38%), y Guatemala, Uruguay y Paraguay (poco menos de 20%).

publicidad

El problema de hacinamiento en las cárceles ha provocado que éstas se conviertan en “Universidades del delito”, ya que en lugar controlar la criminalidad la genera, y esto rompe con uno de los objetivos de las penitenciarías: la rehabilitación de los presos, según el FLACSO-Chile.

“El incremento de la población penal, la falta de presupuesto o la mala administración, entre otras variables, ha desembocado en que el sistema carcelario en América Latina esté fallando”, detalla el estudio.

Crisis en toda América Latina

"El sistema carcelario está en crisis en toda la región, con mayores o menores niveles de problemas, pero en todos los casos con altos niveles de hacinamiento, bajísimos niveles de inversión pública y casi nulas políticas de reinserción de los reclusos", explica Lucía Dammert, socióloga peruana y experta en temas de seguridad, citada por la agencia AFP.

Pero la mayoría de los gobiernos en América Latina dedican montos muy bajos de sus presupuestos a la reinserción de los reclusos, “sin siquiera superar el 1% en muchos casos”, según el estudio del FLACSO-Chile, del cual también fue parte Dammert.

Los países en América Latina deberían reformar sus políticas de “mano dura”, “tolerancia cero” contra la criminalidad, mismas que cada vez más agravan las penas o rebajan la edad en la imputabilidad penal, instrumentos que han provocado que las cárceles estén sobrepobladas y su infraestructura y personal han tenido que adaptarse a este comportamiento.

publicidad

¿Más cárceles?

Una de las conclusiones del estudio del FLACSO menciona que se deben realizar una inversión en recursos: “no sólo construir nuevas cárceles que parece ser la medida preferida por muchos gobiernos, sino refaccionar las antiguas para adecuarlas a estándares de seguridad modernos y otorgar las condiciones adecuadas de ventilación, iluminación y sanidad”.

En la actualidad, países como Costa Rica cuentan con 42 centros penitenciarios, El Salvador con 24, Guatemala con 45, México con 441, Nicaragua con 9, Panamá con 26, Brasil con 1,097, Argentina con 228, Bolivia con 89, Chile con 167, Colombia con 140 y Ecuador con 49, entre otros.

Sin embargo, generalmente la sociedad se entera de la realidad carcelaria sólo cuando ocurren hechos de relevancia.

Inversión, personal y calificación

Los analistas apuntan a la falta no sólo de inversión, sino también de personal y a su escasa calificación para hacerse cargo de los reos o tener capacidad de reacción cuando se desata la tragedia, según AFP.

Y señalan que, en muchos casos, la corrupción permite que los guardianes dejen entrar a las prisiones armas y teléfonos móviles. Así, el crimen organizado se encuentra permanentemente conectado con el exterior, donde continúa sus actividades.

"Los gobiernos, en el fondo, lo que hacen es asegurar que los delincuentes no estén afuera, pero no se preocupan de lo que sucede adentro", explica Dammert.

publicidad

La experta aboga en su trabajo por soluciones alternativas a la encarcelación, como la libertad vigilada para autores de delitos menos graves o no violentos, trabajos comunitarios o brazaletes electrónicos.

Mientras tanto, en Honduras se investiga si el incendio en la cárcel fue provocado por un cortocircuito, la quema de un colchón por parte de uno de los reos, mismo que provocó que las llamas se extendieran o un posible intento de fuga.

¿Cómo resolverías el rezago en el que se encuentra América Latina en su sistema penitenciario? Déjanos tus comentarios y comparte la información en Facebook y Twitter

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad