publicidad
"Estamos más cerca de un acuerdo que nunca. No hay ninguna razón por la que no debamos llegar a un acuerdo", dijo Obama tras una reunión en la Casa Blanca con líderes del Congreso.

Cámaras no llegaron a acuerdo sobre presupuesto

Cámaras no llegaron a acuerdo sobre presupuesto

El presidente Barack Obama, dijo el martes que sería "imperdonable" que legisladores no puedan alcanzar un acuerdo para financiar al gobierno hasta y evitar el cierre del gobierno.

"Estamos más cerca de un acuerdo que nunca. No hay ninguna razón por la...
"Estamos más cerca de un acuerdo que nunca. No hay ninguna razón por la que no debamos llegar a un acuerdo", dijo Obama tras una reunión en la Casa Blanca con líderes del Congreso.

"Imperdonable" no llegar a un acuerdo

WASHINGTON, D.C. - El presidente Barack Obama, mostrando una impaciencia creciente, dijo el martes que sería "imperdonable" que los legisladores no puedan alcanzar un acuerdo para financiar al gobierno hasta el final del año a fin de evitar un colapso de gastos gubernamentales este fin de semana.

"Estamos más cerca de un acuerdo que nunca. No hay ninguna razón por la que no debamos llegar a un acuerdo", dijo Obama tras una reunión en la Casa Blanca con líderes del Congreso, mencionó The Associated Press.

Al comparecer ante los periodistas en la Casa Blanca, Obama dijo que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, se reunirían en el Capitolio más tarde el martes para continuar las negociaciones, encuentro que también finalizó infructuoso.

publicidad

Sin acuerdo continuarán las reuniones

Obama dijo que convocará a los dos de nuevo el miércoles en la Casa Blanca.

"Yo, (el vicepresidente) Joe Biden y mi equipo estamos dispuestos a reunirnos por tanto tiempo como sea posible para resolver esto", dijo Obama.

Momentos antes el martes, Boehner emitió un comunicado tras la reunión privada en la Casa Blanca, donde dijo que no hubo acuerdos. Advirtió que los republicanos de la Cámara Baja, que controlan ese cuerpo legislativo, no van a ser obligados a aceptar medidas que se niegan a aprobar.

Boehner "dijo al presidente que la Cámara no se dejaría acorralar y elegir entre dos malas opciones para el país", es decir un presupuesto sin "verdaderos recortes de los gastos" o "una parálisis del gobierno a causa de la inacción del Senado", agregó AFP.

Dominado por los aliados demócratas, a diferencia de la cámara baja, donde los republicanos son mayoría, el Senado debe autorizar el presupuesto para que sea definitivamente aprobado.

Presionados por el ala derecha y el movimiento conservador "Tea Party", los republicanos prometieron reducir en $100,000 millones el proyecto de presupuesto 2011 del presidente.

De esa cifra, calculada a partir de la ley financiera de 2011 que nunca fue aprobada, los demócratas están dispuestos a aceptar un ahorro de $73,000 millones en todo el ejercicio, que culmina el 30 de setiembre.

publicidad

Presidente de la Cámara de Representantes busca recortar gastos

Boehner ha propuesto una medida que mantendría funcionando al gobierno por una semana más, al aplicar nuevos recortes de gastos por $12,000 millones.

Obama ha dicho que los republicanos insisten en efectuar recortes de gastos perjudiciales y que buscan impulsar su propia agenda de política social a la iniciativa de egresos que debe ser aprobada. Boehner ha señalado que la Casa Blanca está buscando recortes presupuestales superficiales.

Si se fracasa en alcanzar un acuerdo para el resto del año fiscal, que terminará el 30 de septiembre, eso llevaría a un cierre parcial del gobierno cuando concluya la autoridad de gasto a la medianoche del viernes.

La disputa continuó en el Capitolio

De acuerdo con información de las oficinas de ambos mandatarios, el encuentro entre el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, y el presidente de la Cámara, John Boehner, en el Capitolio fue "productivo", en el que acordaron continuar trabajando para encontrar la solución a este problema federal.

En el mismo recinto, el republicano Paul Ryan, presidente del Comité de presupuesto de la Cámara Baja presentó un nuevo plan titulado "camino a la prosperidad".

El proyecto de Ryan contempla drásticas reducciones, superiores a los $4 mil millones en 10 años.

De igual manera el propone reducciones de impuestos para las empresas y los estadounidenses más ricos, al tiempo que promueve el control de gastos de salud, reformando programas de seguro de enfermedad para las personas de edad (Medicare) y para los más pobres (Medicaid).

publicidad

Con un déficit público que debería alcanzar $1.6 mil millones este año, el plan permitiría gastar $6 mil millones menos que el proyecto de presupuesto presentado por Obama en febrero pasado y evitar la "austeridad a la europea", según Ryan, reportó AFP.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad