publicidad

Bush insiste en TLC-Colombia

Bush insiste en TLC-Colombia

El presidente George W. Bush, afirmó que el Congreso de EU cometió un "grave error" al bloquear el voto del TLC con Colombia.

Oposición democráta

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, afirmó que el Congreso cometió un "grave error" al bloquear el voto del pacto comercial con Colombia, y utilizará la cumbre de Norteamérica la próxima semana para insistir en su ratificación.Bush, al que los demócratas acusan de dar la espalda a América Latina, dedicó hoy su acostumbrado discurso radiofónico de los sábados enteramente al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, que afronta una fuerte oposición en ambas cámaras del Legislativo.

"Los líderes del Congreso han cometido un grave error, pero no es demasiado tarde para corregirlo", afirmó Bush, repitiendo el mensaje que emitió ante el empresariado el viernes y en múltiples ocasiones en las últimas semanas.

El mandatario se refirió a la decisión de la oposición demócrata, liderada por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de postergar indefinidamente la votación del TLC.

"Creo que si la presidenta (Pelosi) permite un voto sobre los méritos (del TLC), una mayoría en la Cámara de Representantes aprobará el acuerdo comercial", señaló el mandatario.

Llama a recapacitar

"Insto a los líderes del Congreso a que reconsideren su posición, reconozcan lo que está en juego, y aprueben el acuerdo con Colombia cuanto antes posible", pidió Bush.

publicidad

Además, el mandatario enumeró los argumentos estratégicos, económicos y de seguridad nacional del TLC con Colombia, suscrito por ambos países en noviembre de 2006.

Señaló que entre otros elementos el TLC ayudará a nivelar el terreno para las 9,000 empresas estadounidenses que exportan a Colombia pero que en la actualidad afrontan tarifas "significativas para sus productos", precisó.

Para Bush, la postergación del voto constituye una acción "desafortunada y sin precedente" y expresó esperanza de que Pelosi "cambie de idea" porque de lo contrario, advirtió, el acuerdo quedará sepultado.

En su momento, Pelosi y el resto de la jerarquía demócrata consideró "sin precedente" que el Ejecutivo se saltase los protocolos al enviar al Congreso el proyecto de ley para la aplicación del TLC, a sabiendas de que no tenía los votos mínimos para su ratificación.

Las discrepancias

Ahora, los demócratas replican que lo único que piden del Gobierno es tiempo para negociar la extensión, contenido y alcance de la Ley de Ajuste Comercial (TAA), que beneficia a los trabajadores estadounidenses perjudicados por el comercio exterior.

Además, los demócratas, apoyados por gremios como la central obrera AFL-CIO y organizaciones de derechos humanos como "Human Rights Watch", exigen que el Gobierno del presidente colombiano Álvaro Uribe demuestre más progresos en materia de derechos humanos y laborales.

publicidad

Gobierno aliado

Sin embargo, el Gobierno de Bush, que encuentra en Colombia a un firme aliado en la lucha contra el terrorismo, considera que bajo el mandato de Uribe en los últimos seis años, el país andino se ha transformado en una democracia estable con una economía en crecimiento.

Uribe, continuó Bush, ha dado respuesta a cada una de las inquietudes del Congreso, al punto que el TLC fue modificado e incluye ahora "algunas de las protecciones laborales y ambientales más rigurosas en la historia".

En las últimas semanas, el sector privado y los principales diarios nacionales se han sumado a la campaña de convencimiento de la Casa Blanca para que el TLC salga a flote este año.

Pero, con igual ahínco, los demócratas, sindicatos y activistas defensores de los derechos humanos también inundan con llamadas y correos electrónicos las oficinas del Congreso con el fin de derrotar el pacto comercial.

Los choques de ambos bandos, atrincherados como están, no tienen visos de solución a corto plazo y solo aumentarán conforme se acerquen las elecciones presidenciales en noviembre, según observadores.

Bush dejó claro que en la cuarta cumbre de los líderes de Norteamérica, entre el lunes y martes próximos en Nueva Orléans (EU), presentará una férrea defensa del TLC con Colombia y del libre comercio en general.

Para ello contará con la ayuda del presidente mexicano, Felipe Calderón, y el primer ministro canadiense, Stephen Harper, socios de EU dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), también bajo ataque en este año electoral.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad