publicidad
La presidenta argentina Cristina Fernández viuda de Kirchner.

Argentina propone pagar la deuda en su país ante el bloqueo judicial en Estados Unidos

Argentina propone pagar la deuda en su país ante el bloqueo judicial en Estados Unidos

Cristina Fernández anunció un proyecto de ley para sortear el bloqueo de fondos impuesto en EEUU.   

La presidenta argentina Cristina Fernández viuda de Kirchner.
La presidenta argentina Cristina Fernández viuda de Kirchner.

Está tras la solución al problema de la deuda

La presidenta Cristina Fernández anunció el martes que enviará al Congreso un proyecto de ley para poner bajo jurisdicción Argentina la totalidad de los títulos de deuda soberana y así sortear el bloqueo a fondos que la justicia de Estados Unidos ha impuesto al país sudamericano en un litigio con inversionistas que le reclaman 1,500 millones de dólares.

La iniciativa, anunciada por la presidenta en un mensaje a la población, declara de "interés público" la reestructuración en 2005 y 2010 de la deuda soberana de Argentina en cesación de pagos desde 2001 y establece "instrumentos legales que permitan el cobro de los servicios correspondientes al cien por ciento de los títulos emitidos" en dichas operaciones, informa The Associated Press.

publicidad

El 93 por ciento de los acreedores del país sudamericano aceptaron canjes de deuda que implicaron una importante quita de capital del monto original. Pero una parte de esos títulos fueron emitidos bajo ley de Estados Unidos, por lo cual el cobro de sus vencimientos se vio afectado por una demanda que un grupo de tenedores de deuda presentó contra Argentina ante la justicia estadounidense.

Por una decisión del juez federal Thomas Griesa, The Bank of New York Mellon mantiene retenidos unos 540 millones de dólares que el país giró a esa entidad para cumplir antes del 30 de junio el pago de vencimientos de deuda en manos de tenedores que aceptaron el canje, lo cual dejó a Argentina en una inédita cesación de pagos parcial o técnica, según calificadoras de riesgo.

Con esta medida, el magistrado Griesa pretende que se cumpla su fallo, que obliga a Argentina pagar al contado y de inmediato 1,500 millones de dólares a acreedores litigantes, a los que Fernández denomina "fondos buitres".

La AP señala que siempre y cuando los acreedores de bonos canjeados aceptaran de manera voluntaria esta nueva propuesta, Argentina abrirá un nuevo canje de títulos "regidos por legislación y jurisdicción local en términos y condiciones financieras idénticas y por igual valor nominal" que los actuales bonos.

Como parte de esta estrategia oficial, que necesita el respaldo del Congreso, se propone remover a The Bank of New York Mellon como agente fiduciario y designar en su reemplazo Nación Fideicomisos S.A, que tendrá una cuenta especial a tal fin en el Banco Central de la República Argentina.

No obstante, el proyecto aclara que la aceptación de este nuevo agente fiduciario es voluntaria y deja abierta la posibilidad de que los tenedores elijan a otro para el cobro de los servicios de deuda.

Argentina sostiene que no puede cumplir el fallo de Griesa porque legalmente no puede ofrecer mejores condiciones de pago a quienes no aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010.

Argentina debe cumplir el 30 de septiembre con un pago de 200 millones de dólares por vencimientos de deuda.

Cristina, al borde del llanto

"Estoy un poco nerviosa. Suelo tener más aplomo. Pero estamos viviendo un momento de enorme injusticia con la Argentina", dijo Fernández, con voz quebrada, en el tramo final de su extenso mensaje, cita por su parte la agencia Efe.

La mandataria afirmó que el "gran negocio de los buitres", que le reclaman a Argentina bonos impagados desde 2001 por 1,330 millones de dólares, más intereses, "es no negociar" y cobrar el ciento por ciento más punitorios e intereses "a través de la vía judicial".

Recordó que los querellantes intentaron embargar a Argentina todo tipo de bienes, hasta restos de dinosaurios que se iban a exponer en Alemania, pero subrayó que los bienes del Estado, por "inmunidad soberana", no pueden ser embargados.

Lamentó que el juez Griesa inventara "al servicio de los fondos" una "novedosa" y "extravagante" forma de interpretar la jurisprudencia por la que terminó por bloquear los fondos que Argentina destinó al pago de su acreedores de deuda reestructurada.

publicidad

"Argentina cumplió de acuerdo a los contratos formados en 2005 y 2010 y depositó en tiempo y forma en el BONY la suma de 1,150 millones de dólares", dijo Fernández, que así insistió en que el país no cayó en cese de pagos porque depositó el dinero para sus acreedores.

De esa suma, precisó la mandataria, 539 millones quedaron en un "limbo jurídico" porque no fueron embargados por Griesa ni tampoco llegaron a las cuentas de los acreedores.

Fernández aseguró que Argentina acudió a todas las audiencias de negociación dispuestas por Griesa "para intentar llegar a un acuerdo y fue imposible porque el negocio (de los fondos) es no arreglar".

Luego, recordó, intentaron negociar con los querellantes bancos argentinos e internacionales, que "fracasaron también en el intento".

La Agencia France Press acota que la reapertura del canje significará que todo acreedor que lo desee podrá cobrar en la capital argentina un monto equivalente al que cobran los adherentes a las otras refinanciaciones, que incluyeron quitas de capital de entre 45% y 70%.

El origen del problema es el endeudamiento del país en los años 90 para financiar déficit fiscal y un tipo de cambio de un peso igual a un dólar, lo que derivó en 2001 en una crisis y una declaración del mayor 'default' contemporáneo por casi 100,000 millones de dólares.

publicidad

Garantiza el pago a acreedores

En otro parte informativo, Efe destaca que el Gobierno argentino subrayó el miércoles su voluntad de cumplir con los compromisos contraídos con sus acreedores y garantizó el pago a los bonistas que se sumen a la posibilidad de cobrar en el país.

"Tenemos la voluntad indomable de pagar nuestros compromisos externos", dijo el ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, durante una comparecencia para detallar el anuncio realizado anoche por la presidenta, Cristina Fernández, sobre el envío al Parlamento de un proyecto de ley para tratar de garantizar el pago de la deuda reestructurada tras la sentencia adversa de un juez estadounidense.

"Ante la envergadura de las dificultades que ha planteado el juez (Thomas) Griesa y el sistema judicial norteamericano en cuanto al cobro, no al pago, de parte de los servicios, es razonable que sea el propio Congreso quien tenga esta solución que estamos planteando", agregó el ministro.

El "Proyecto de Ley de Pago Soberano Local de la Deuda Externa", que ya ha sido remitido al Senado y que el Gobierno espera tener aprobado en septiembre, abre la posibilidad a los bonistas de cobrar su deuda en Argentina.

"No es un cambio de jurisdicción compulsivo, sino una modalidad para que Argentina pueda seguir cumpliendo con sus compromisos externos, pueda seguir pagando y que los bonistas puedan seguir cobrando", señalo Kicillof.

publicidad

"También ellos (los bonistas) pueden ofrecer una posibilidad, una solución para cobrar, esta ley no es compulsiva. (...) Es una alternativa de pago local", apuntó.

Kicillof llegó incluso a invitar al multimillonario Paul Singer, fundador del fondo de inversión Elliot Management, impulsor del litigio contra Argentina, a sumarse a la propuesta, aunque matizó que es poco probable que acepte porque ofrece un 300 por ciento de beneficio frente al 1.600 por ciento que pretende cobrar el fondo especulativo.

El ministro aprovechó su comparecencia para cargar de nuevo contra el juez Griesa cuyo fallo, dijo, "es una locura financiera y política" para beneficiar al 1 por ciento de los bonistas que no entraron a los canjes ofrecidos por Argentina en una estrategia que el funcionario definió como de "acoso" a Argentina.

"Es un fallo ridículo, es de imposible cumplimiento", insistió el titular de Economía en alusión a la decisión del juez estadounidense que impide a los bonistas cobrar el dinero depositado por Argentina para cumplir con sus obligaciones financieras.

"Argentina tiene que seguir pagando, va a seguir pagando y va a defender los canjes de 2005 y 2010", reiteró el ministro, convencido de que, antes de 2003, cuando asumió el fallecido Néstor Kirchner, el problema de la deuda "era una bola de nieve imparable" y ahora "es una bolita de nieve manejable".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad