publicidad
La presidenta argentina Cristina Fernández.

Argentina lleva a EEUU ante el tribunal de La Haya por decisiones de Griesa

Argentina lleva a EEUU ante el tribunal de La Haya por decisiones de Griesa

El país sudamericano considera que las decisiones de EEUU sobre los fondos especulativos violan su soberanía.

La presidenta argentina Cristina Fernández.
La presidenta argentina Cristina Fernández.

Considera que las decisiones de Griesa violan su soberanía

Argentina presentó este jueves una demanda contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, por considerar que las decisiones de los tribunales estadounidenses en relación a la demanda de fondos especulativos contra el país violan su soberanía, informaron fuentes oficiales.

Argentina aduce que Estados Unidos, que no reconoce la competencia de la CIJ, ha cometido una "violación de sus inmunidades soberanas" y de "la obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro Estado", según un comunicado oficial retomado por la agencia Efe.

publicidad

"La responsabilidad internacional de los Estados Unidos por la violación de las obligaciones mencionadas surge, principalmente, de la acción de uno de sus órganos, el Poder Judicial", explica el texto de la Presidencia de Gobierno argentina.

El Gobierno argentino acusa a Estados Unidos de incumplir la obligación de ejercer de buena fe y conforme a derecho "las funciones judiciales que la República argentina ha aceptado en el marco exclusivo del alcance de esa aceptación".

Según el Ejecutivo de Cristina Fernández, las decisiones adoptadas por el juez neoyorquino Thomas Griesa, que falló a favor de los fondos que reclaman a Argentina por bonos impagados desde 2001, "vulneran la determinación soberana de la República Argentina de reestructurar su deuda externa".

"Dado que un Estado es responsable por la conducta de todos sus órganos, las violaciones mencionadas han generado una controversia entre la República Argentina y los Estados Unidos, que nuestro país somete a la Corte Internacional de Justicia para su resolución", explica el comunicado.

El Gobierno argentino apunta también que si Estados Unidos no acepta la competencia de la Corte, "la República Argentina entiende que ese país está en la obligación de indicar un medio de solución pacífica alternativo".

La disputa

Efe recuerda que Argentina se encuentra enfrentada a la Justicia estadounidense por la sentencia de Griesa, ratificada por la Corte Suprema, que establece que Argentina debe pagar no solo a los tenedores de bonos sujetos a reestructuración (92.43 por ciento de los acreedores del país) sino también y en simultáneo a los que tienen bonos no reestructurados.

publicidad

Los fondos demandantes, llamados "buitres" por el Gobierno argentino, los cuales representan un 1% de los acreedores, reclaman 1,300 millones de dólares más intereses (en total unos 1,500 millones) por deuda impagada desde 2001.

El fallo del magistrado mantiene bloqueados en un banco neoyorquino 539 millones de dólares girados desde Argentina para pagar a tenedores de bonos reestructurados,

Dicho pago fue declarado ilegal por el juez hasta que Argentina haga frente a los 1,300 millones de dólares, más intereses, que aduda a los demandantes.

El Gobierno de Cristina Fernández sostiene que no puede cumplir el fallo de Griesa porque desencadenaría un aluvión de demandas de los bonistas de deuda reestructurada, ya que una cláusula en el contrato del canje les permite reclamar si el país suramericano mejora su oferta a otros acreedores antes de 2015.

Argentina niega que se haya producido un cese de pagos, ya que el Ejecutivo depositó el dinero antes del vencimiento del plazo de gracia (el pasado 30 de julio), y acusa a Griesa de excederse en sus competencias al impedir a los acreedores cobrar lo que es suyo.

Señalamientos contra el BoNY

Por otro lado, la Agencia France Press subraya que Argentina acusó este jueves al Bank of New York de incumplir el contrato de los canjes de deuda de 2005 y 2010 por acatar la orden de Griesa, lo que empujó al país a un default parcial de su deuda.

publicidad

El gobierno de Cristina Kirchner, a través del ministro de Economía, Axel Kicillof, volvió a solicitar la intervención del gobierno de Estados Unidos por considerar que el juez de Nueva York Thomas Griesa se excedió en sus funciones y puso en juego una cuestión de soberanía.

El miércoles el juez Griesa le ordenó a BoNY que continúe reteniendo los 539 millones de dólares que Argentina depositó en junio pasado para un pago cuyo vencimiento ocurrió el 30 de julio.

"Lo más llamativo de la resolución es que sostiene que la retención de los fondos no es violatoria", dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en rueda de prensa.

"La verdad es que es incorrecto porque el BoNY incumple con el contrato de fideicomiso", afirmó.

Kicillof afirmó que Argentina "seguirá batallando" y reclamó "que el gobierno de Estados Unidos intervenga porque no puede ser que un juez de una jurisdicción quiera bloquear los pagos de deuda de un país entero".

"Hay una cuestión que se llama soberanía, esto no es un virreinato del Río de la Plata", dijo al canal C5N.

Alienta el cambio de agente fiduciario

El gobierno divulgó la noche del miércoles una nota que publicó como aviso pago este jueves en diarios nacionales alentando a los acreedores a cambiar al agente fiduciario en respuesta a la orden de Griesa que mantiene inmovilizados los fondos.

publicidad

"Le recordamos a los bonistas que existen varios derechos -y sus consecuentes remedios judiciales- a su disposición (...) para el caso que el agente fiduciario incumpla con sus obligaciones", señala el aviso.

En él destacó que los acreedores pueden "remover el agente fiduciario del cargo en cualquier momento y designar un sucesor".

'Infalibilidad papal'

En otro parte informativo, Efe detalla que Jorge Capitanich dijo que el juez estadounidense Thomas Griesa actúa como si tuviera la "infalibilidad" que se les atribuye a los papas.

Griesa, además, está promoviendo la "inseguridad jurídica" al bloquear el pago a los tenedores de deuda argentina reestructurada, señaló el jefe del gabinete en su rueda de prensa diaria.

"La última resolución, difundida ayer, diciendo que el pago a Bank of New York Mellon (BoNY), el agente fiduciario, fue ilegal y violatorio de la orden que dio el 23 de febrero último, asume la condición de Santo Padre, admitiendo una supuesta infalibilidad papal", señaló Capitanich.

Autónomo y viable

Cabe recordar que la presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo esta semana que su país es atacado porque es una nación autónoma y viable.

"Cada vez que Argentina se ha tornado viable, esto es, ha adquirido cierto grado de autonomía razonable, que le permite no estar endeudado, haber progresado en la inclusión social (...), es ahí cuando comienzan los misiles y bombardeos permanentes", dijo Fernández en un acto en la sede del Ejecutivo.

publicidad

La mandataria pidió "nunca más" volver a ser un país "absolutamente dependiente, desesperanzado, al que decían inviable y al que endeudaron precisamente para que no pudiera surgir".

"No somos los mejores del mundo, pero tenemos capacidades y recursos, que nos tornan un país muy interesante, muy competitivo", aseguró Fernández en el acto, donde firmó varios acuerdos en materia de salud y energía.

"Acá estamos para ponerle el pecho a las balas, como siempre lo hemos hecho en los momentos difíciles, pero con la decisión de hacerlo con absoluta racionalidad y darle mucha tranquilidad a nuestra sociedad de que adoptamos las medidas que son más convenientes, no para el Gobierno, sino para el Estado", añadió Fernández.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad