publicidad
Cada día es más frecuente ver nuevos récords en el Dow Jones  mientras que el Nasdaq, está cogiendo fuerza cada vez más.

Al Nasdaq hay que mantenerle los ojos encima

Al Nasdaq hay que mantenerle los ojos encima

Cada día es más frecuente ver nuevos récords en el Dow Jones  mientras que el Nasdaq, está cogiendo fuerza cada vez más.

Cada día es más frecuente ver nuevos récords en el Dow Jones  mientras q...
Cada día es más frecuente ver nuevos récords en el Dow Jones  mientras que el Nasdaq, está cogiendo fuerza cada vez más.

Cada día es más frecuente ver nuevos récords en el Dow Jones de Industriales y en el selectivo S&P 500, pero el "patito feo" de los indicadores de Wall Street, el Nasdaq, está cogiendo fuerza cada vez más.

Este indicador, que agrupa a las más importantes firmas tecnológicas, está resucitando del derrumbe que tuvo hace 15 años y, poco a poco, está acercándose a sus niveles históricos.

Hoy, por primera vez en tres lustros, el Nasdaq superó al cierre la barrera psicológica de los 4.800 puntos y terminó con 4.806,86 enteros. Durante la jornada llegó a tener un máximo intradía de 4.814,95 puntos.

Si se considera que ese indicador cerró el año pasado en 4.176,59 puntos, hasta hoy ha conseguido un avance del 15 %, más de 600 puntos.

publicidad

No es mucho si se considera que, el año pasado, el Nasdaq avanzó un 38,32 %, en un año de ganancias generalizadas para Wall Street que se intentan repetir en este ejercicio.

La época dorada del Nasdaq fue al comienzo de este siglo. El 10 de marzo del año 2000 llegó a su récord de 5.048,62 puntos, y desde entonces comenzó a bajar al estallar la llamada "burbuja tecnológica" que dejó destrozado el mercado de Wall Street.

Fue tan pronunciado el descenso que para el 10 de octubre del 2002 tocó el piso de 1.108,49 puntos.

Ahora, en cambio, mientras sus "hermanos", el Dow Jones y el S&P 500, dan continuas alegrías a Wall Street, el Nasdaq está a un paso de alcanzar también su propia marca histórica.

Hoy ganó 33 puntos y está a 242 de alcanzar la marca del año 2000. Las nubes grises de hace tres lustros no están ahora vigentes, con un mercado más diversificado que entonces y con una economía sólida con razones para generar ganancias en Wall Street.

Si aprovecha el impulso del llamado "repunte de Santa Claus" que habrá hasta fin de año, no estaría muy lejana la posibilidad de que el Nasdaq también cerrara el año con un nuevo récord.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad