publicidad
La unión de 307 años entre Reino Unido y Escocia podría terminar con el referéndum del próximo jueves 18 de septiembre.

¿Afectaría a la economía de EEUU la posible independencia de Escocia?

¿Afectaría a la economía de EEUU la posible independencia de Escocia?

El próximo jueves Escocia decidirá si continúa integrada al Reino Unido ¿cómo afectará la decisión a EEUU?

La unión de 307 años entre Reino Unido y Escocia podría terminar con el...
La unión de 307 años entre Reino Unido y Escocia podría terminar con el referéndum del próximo jueves 18 de septiembre.

EEUU prefiere que Escocia continúe con Reino Unido

El próximo jueves 18 de septiembre los escoceses decidirán en un referéndum si se convierten en una nación independiente o continúan integrados con el Reino Unido, como en los últimos 307 años. La histórica decisión que tiene en vilo a las cúpulas británicas también preocupa a Estados Unidos.

Especialistas estadounidenses, consultados por el diario Financial Times, opinan que votar a favor de la independencia sería un gran error económico para Escocia y un desastre geopolítico para Occidente.

Estados Unidos, cuyo más cercano aliado es Reino Unido, le había restado importancia al referéndum porque hace algunos meses parecía evidente que ganaría el “no” a la independencia; sin embargo, las últimas encuestas muestran un apretado resultado.

publicidad

Sobre el avance del “sí” escoces a la independencia, la Casa Blanca reconoció que Estados Unidos prefiere que el Reino Unido siga siendo "fuerte, sólido, unido y un socio eficaz", en relación con el referéndum de Escocia.

"Nuestro interés es que el Reino Unido siga siendo fuerte, sólido, unido y un socio eficaz", señaló el lunes el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria, aunque agregó que "es una decisión que debe tomar el pueblo de Escocia".

¿Por qué preocupa a EEUU la independencia de Escocia?

La independencia de Escocia podría debilitar económica y geoestratégicamente a Reino Unido, lo cual preocupa a la OTAN, al Fondo Monetario Internacional (FMI) y a EEUU ante un panorama de incertidumbre de inestabilidad financiera en los mercados mundiales.

Grandes empresas como Royal Bank of Scotland (RBS) y Lloyds con sede en Escocia han anunciado que se marcharían a Londres si gana el “sí” en el referéndum, lo cual sólo ha hecho elevar las preocupaciones sobre las repercusiones económicas de la independencia.

Al respecto, Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, le dijo al Financial Times que las consecuencias económicas de la independencia podrían ser “sorprendentemente negativas para Escocia”.

Para el especialista, quienes van a favor del “sí” no tiene un panorama claro de las repercusiones que traería a Escocia una separación de Reino Unido.

publicidad

A nivel político, el debilitamiento de Reino Unido representaría un problema para Estados Unidos que ahora se encuentra ante las amenazas del Estado Islámico (ISIS, en inglés) y el avance de Rusia en territorio ucraniano.

Para Ivo Daalder, exembajador estadounidense ante la OTAN, “Rusia podría argumentar que los movimientos separatistas en realidad son perfectamente legítimos, ya sea en el caso de Crimea o en el este de Ucrania”.

"Por supuesto, un proceso democrático que lleva dos años (en el caso de Escocia) no es lo mismo que una anexión y un referéndum falso (en referencia a Ucrania y Crimea)", puntualizó Daalder.

Cinco datos que debes saber sobre el referéndum en Escocia

1. Para votar en el referéndum que tendrá lugar el próximo jueves se deberá ser británico (inglés, galés, escocés o norirlandés), irlandés, ciudadano de la Unión Europea o de los países de la Commonwealth y residir en Escocia.

2. Los votantes deben ser mayores de 16 años y estar registrados antes del pasado 2 de septiembre.

3. Pese a que en los últimos años Reino Unido ha registrado una baja en la producción petrolera, continúa siendo el segundo mayor productor de Europa, sólo detrás de Noruega.

4. Las mayores plataformas petroleras de Reino Unido están ubicadas en el Mar del Norte, en caso de separación hasta el 90% de éstas podrían quedar en manos escocesas.

publicidad

5. Aunque Escocia no quiere dejar de formar parte de la Unión Europea, el organismo ha advertido que si gana el “sí” en el referéndum la nueva nación tendría que solicitar y negociar su adhesión como un país no perteneciente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad