publicidad

Dos de los octillizos fueron dados de alta: caos en afueras de la casa de Nadya Suleman

Dos de los octillizos fueron dados de alta: caos en afueras de la casa de Nadya Suleman

Nadya Suleman regresó con los bebés a su nueva casa en La Habra rodeada por reporteros, vecinos y personas curiosas.

Un momento feliz

LOS ANGELES, California - Dos de los octillizos nacidos a finales de enero fueron dados de alta de un hospital de Bellflower, donde permanecen los otros seis, informó el miércoles el centro médico.

Noah Angel e Isaiah Angel salieron del hospital Kaiser Permanente el martes, en donde habían permanecido desde su nacimiento el 26 de enero.

Los dos niños, nacidos por cesárea y prematuros de nueve semanas y media, llegaron el martes en la noche a su nueva casa, donde vive su madre Nadya Suleman con otros seis hijos, todos menores de siete años, en La Habra (50 km al sudeste de Los Angeles).

“Este es un momento feliz para todos – la familia, los doctores, las enfermeras y todo el staff”, dijo el Dr. Mandhir Gupta, un neonatólogo que estuvo a cargo del cuidado de los octillizos. “Siempre es gratificante cuando un infante prematuro va a casa como un bebé sano”.

Noah Angel, el primero de los octillizos en nacer, pesa 5 libras 13 onzas. Isaiah Angel, el tercero en nacer, pesa 5 libras, según Jim Anderson, vocero de Kaiser Permanente.

La salida del hospital y el arribo a la casa de los pequeños junto a su madre fue seguido por decenas de fotógrafos que dispararon varios flash sobre los rostros de los recién nacidos mientras la madre los trasladaba.

Suleman es una mujer de 33 años que está en el ojo de una tormenta mediática por haberse sometido a tratamientos de fertilidad con esperma de donantes, sin tener empleo y hasta hace poco sin una vivienda para criar a los 14 pequeños.

publicidad

"Es un momento de felicidad para todo el mundo, la familia, los médicos, las enfermeras y todo el equipo de neonatología", afirmó el doctor Mandhir Guptaun, encargado de atender a los niños en el hospital Kaiser Permanente de Bellflower (30 km al sudeste de Los Angeles).

"Siempre es una recompensa cuando un niño prematuro va a la casa convertido en un bebé en buen estado de salud", agregó el médico.

Después de varias visitas a la casa, los oficiales de Kaiser Permanente determinaron que Suleman cuenta con vivienda segura, suficiente apoyo para cuidar a los niños y el equipo y los suministros necesarios para cuidar a los dos primeros octillizos, dijo Anderson.

El resto de los seis bebés siguen haciendo progreso y permanecen en el hospital. Todos siguen subiendo de peso y están siendo alimentados con fórmula o con leche materna pasteurizada que les ha sido donada.

La semana pasada, la revista People reveló que el padre de Suleman le compró una casa más grande a su hija, que contará además con ayuda gratuita de una asociación que le proveerá de enfermeras para cuidar a los niños.

La nueva vivienda de 240 m2, cuatro habitaciones y tres baños es dos veces más grande que la casa en que vivía hasta ahora Suleman con su madre y sus seis hijos mayores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad