publicidad
Sabrina antes de tener 7 kilos en sus senos. Ahora permanece vendada y toda amoratada por la cirugía

Dolor, deformación, infecciones...

Dolor, deformación, infecciones...

38 MMM, 7 kilogramos y muchos problemas de salud. Sabrina estrenó implantes grandes y riesgos enormes.

Sabrina antes de tener 7 kilos en sus senos. Ahora permanece vendada y t...
Sabrina antes de tener 7 kilos en sus senos. Ahora permanece vendada y toda amoratada por la cirugía

Los problemas comenzaron a sólo 10 días de la cirugía, cuando tuvieron que intervenirla de emergencia debido a que los puntos y la cicatrización no soportaron el peso y, literalmente, se abrieron.

Pero su salud va a empeorar, aseguran los expertos. El cirujano estético Steve Fallek, certificado por la American Board of Plastic Surgery y con amplia práctica en Nueva York y New Jersey, ve un panorama poco alentador para Sabrina.

"Los senos demasiado grandes pueden llevar a muchas condiciones físicas como dolor de espalda y hombros y postura defectuosa debido al incremento de peso en el pecho. Además, ella está estirando tanto la elasticidad natural del seno que la piel y el tejido terminarán colgando. Finalmente, hay menos piel, tejido y cobertura muscular sobre el implante, lo cual puede incrementar la posibilidad de una reacción infecciosa al implante o que se desinflen accidentalmente", indica.

publicidad

Esto no es lo peor. "En el largo plazo, los implantes tan largos pueden hacer que las mamografías sean más difíciles de realizar y así aumenta también el riesgo de cáncer de seno (con implantes de tamaño normal se usan técnicas estándares para visualizar el seno durante la mamografía)", agrega el doctor.

Sabrina parece ser consciente de esto. De hecho, los médicos le han informado que el mayor riesgo de no seguir las indicaciones de cuidado, es que su columna vertebral llegue a presentar deformaciones y desviaciones de disco, así como un encorvamiento por cargar esos 7 kilogramos.

Pero aceptó que es más fuerte su obsesión por tener senos más grandes que su preocupación por las consecuencias de salud que pudiera tener. "Estoy consciente de los riesgos de malformación ósea e incluso de una posible afectación vertebral, pero es más grande mi obsesión por tener los pechos más grandes en silicona del mundo", expresó a la agencia Notimex.

Frente a esto, el hecho de que sus actividades físicas diarias (no solamente ejercitarse) sean más difíciles debido al peso y la proyección de su pecho, parece un asunto menor.

Por ahora, lo único que puede hacer Sabrina para minimizar los daños que está provocando a su cuerpo es... elegir bien su sostén.

"En este momento, lo único que soporta esos implantes es una livianísima pieza de vestimenta llamada sostén. Espero que ella (Sabrina) esté usando el brassiere que sostenga lo más posible", señala el doctor Fallek.

publicidad

Aunque si de verdad quiere evitarse problemas mayores de salud, el experto dice que tiene una recomendación para ella: "Mi consejo como cirujano plástico es que haga que le remuevan esos implantes antes que le deformen significativamente sus senos y requiera de múltiples operaciones para convertirlos otra vez en pechos de un tamaño y forma razonable. Nunca serán mejores ni lo que fueron".

Sin embargo, la idea de la argentina parece ser, por ahora, bien diferente. De acuerdo con Notimex, Sabrina dice que por el momento disfrutará esta nueva talla, y posteriormente irá por la siguiente para lograr lo máximo en implantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad