publicidad

Dolencias agravan diabetes

Dolencias agravan diabetes

Entre las afecciones más comunes se encuentran la alta presión sanguínea, los infartos cerebrales o los fallos cardíacos.

El informe, que se publicará en la edición de diciembre de la revista Journal of General Internal Medicine, reveló asimismo que casi la mitad de esos enfermos sufren otras tres o más enfermedades serias además de la diabetes, según los investigadores del área de salud de la Universidad de Michigan.Según el documento, la aparición de esas dolencias disminuye la capacidad de los pacientes para el tratamiento de la diabetes, por lo que los investigadores reclaman que los médicos enseñen a este tipo de pacientes a lidiar con estos problemas sin descuidar ninguno."Los pacientes hacen frente a estos asuntos día a día y estos problemas afectan la forma en la que la gente da prioridad y maneja su tratamiento", dijo en un comunicado la doctora Eva Kerr, de la Universidad de Michigan."Mientras tanto, los médicos hablamos con los pacientes acerca de la diabetes, pero no de la manera en que sus problemas cardiacos o su hipertensión afectan a su enfermedad", agregó.Según la doctora, si alguien con diabetes también sufre de artritis o de respiración entrecortada debido a un problema cardiaco, y estas dolencias no se atienden plenamente, la persona deja de hacer actividad física.Eso provocaría mayores dificultades a la hora de controlar la presión sanguínea o el azúcar en la sangre, cuestiones relevantes para prevenir problemas futuros, como un posible infarto.El estudio, que demostró que el cuidado de la diabetes resultó peor entre las personas que padecían a la vez esa enfermedad y una dolencia cardiaca, recuerda que el control de esos factores de riesgo puede "influir enormemente" en la salud del paciente.

publicidad

Como consejos básicos para el tratamiento de la enfermedad, los

expertos recomiendan medicamentos para controlar el colesterol y la

presión sanguínea, además de la toma regular del peso para pacientes

cardiacos, de manera que se detecte la retención de fluidos.

De estas recomendaciones tampoco se escapan los más pequeños, sobre

todo en unas fechas tan próximas a los festejos del Día de Acción de

Gracias, la Navidad o el Año Nuevo, unas jornadas en las que hay que

extremar las precauciones por el cambio en la rutina de la alimentación.

"Son jornadas en las que aumenta el nivel de estrés y la glucosa en la

sangre puede sufrir un gran descontrol", explicó la doctora

Lorena Drago, experta en dietética.

"Los padres deben repasar el número de carbohidratos que contienen

algunos de los alimentos más comunes de esas fechas, como las papas

mojadas o la salsa de arándanos, y obligar a sus hijos a aumentar la

actividad física, para equilibrar un posible mayor consumo", añadió.

publicidad

La diabetes se caracteriza por una mala regulación del azúcar en la

sangre por intermedio de la hormona llamada insulina, y afecta a unos

250 millones de personas en el mundo, unos 21 millones de

estadounidenses y a más de 2.5 millones de hispanos mayores de 20 años

en Estados Unidos.

"La genética tiene algo que ver, al igual que el estilo de vida, la

cantidad y el tipo de comida que se consume", aseguró Drago, que puso

un ejemplo de una situación que ocurre en su país, Colombia.

Según la doctora, entre el 1 y el 2 por ciento de la población rural

sufre de diabetes, mientras que la cifra aumenta hasta el 6 por ciento

cuando se trata de una población residente en un área urbana.

Los datos del informe se extrajeron del estudio de Salud y Jubilación

de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus

siglas en inglés), que usó una muestra de 1,901 adultos mayores de 55

años en 2002.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad