publicidad

Acusan a Policía de Tucson de violar derechos de conductores hispanos

Acusan a Policía de Tucson de violar derechos de conductores hispanos

La Unión Americana de Libertades Civiles en Arizona (ACLU) acusa a la Policía de Tucson de violar los derechos civiles de los conductores hispanos.

ACLU investiga a la Policía de Tucson /Univision Television Group

Según la organización, los agentes de este departamento policial han detenido a inmigrantes en paradas de tráfico por más de una hora para indagar el estatus migratorio de conductores que ellos sospechaban son indocumentados.

Durante la investigación, ACLU pidió records públicos de junio de 2014 a diciembre de 2015, en los que encontró 110 casos en los que agentes policías cometieron violaciones de los derechos civiles de la víctimas.

“La mayoría de las paradas a las que la Patrulla Fronteriza llegó fueron entre una hora y dos horas”, dijo James Duff Lyall, abogado de ACLU.

La sección 2 (b) de la ley SB1070 autoriza a los uniformados a cuestionar el estatus migratorio solo si sospecha que el conductor es indocumentado.

“Hay ejemplos de personas legales detenidas. Hay personas que han sido manejados por la policía a la estación para reunirse con inmigración”, señaló Lyall.

La Corte Suprema de Justicia dictaminó el año pasado que ningún oficial puede retener a una persona por más de ocho minutos por sospecha sobre su estatus migratorio ya que eso es responsabilidad del gobierno federal.

Jaime Senteco es un salvadoreño con residencia en Tucson, quien asegura haber sido víctima de perfil racial. Según el, cuando lo detuvieron, las autoridades solo le preguntaron por su estatus migratorio.

“Paso cerca de la patrulla, se va detrás de mí, me para dentro de la escuela y de un solo me pregunto por mi pasaporte o visa. Al no tenerlo, le llama a inmigración”, dijo Senteco.

publicidad

El inmigrante aseguró que transcurrió más de media hora hasta que se apareció la Patrulla Fronteriza, la cual lo llevó a un centro de detención. Posteriormente, Senteco fue liberado por no tener antecedentes criminales.

ACLU envió una carta pidiendo cambios de estas prácticas al jefe de la Policía de Tucson.

“Planeo darle una consideración a los problemas que están siendo mencionados en la carta con el objetivo de identificar oportunidades de mejorar nuestro entrenamiento, políticas y prácticas. La información en la carta de ACLU será de valor en nuestros esfuerzos por retener y solidificar nuestra relación con los miembros de la comunidad a medida que implementamos la ley de manera justa “, respondió de manera escrita el jefe de la Policía de Tucson Chris Magnus.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad