publicidad
Licitación de Ronda Uno.

México otorga primeros bloques petroleros a empresas privadas

México otorga primeros bloques petroleros a empresas privadas

En medio de una baja participación extranjera, México otorgó los primeros bloques petroleros que abren por primera vez el sector a la iniciativa privada.

Licitación de Ronda Uno.
Licitación de Ronda Uno.

México otorgó este miércoles los primeros bloques petroleros de la histórica licitación de la Ronda Uno, que abre por primera vez el sector a la iniciativa privada extranjera y nacional.

Tiene un sabor agridulce para México. Gigantes como los estadounidenses ExxonMobil y Chevron o la británico-australiana BHP Billion decidieron no participar en la primera licitación, en la que un consorcio liderado por una firma local se llevó los primeros contratos.

Hace una semana había 18 empresas precalificadas para la licitación de forma individual y 16 agrupadas en 7 consorcios, entre ellas, hay 11 estadounidenses, la empresa española Cepsa, la noruega Statoil y las mexicanas Diavaz, Sierra Oil & Gas y Petrobal. Finalmente sólo nueve de ellos presentaron ofertas.

publicidad

De estas nueve, tuvo una breve participación la noruega Statoil, la italiana ENI y la india ONGC Videsh Ltd.

El consorcio ganador

El único consorcio que obtuvo dos bloque de los 14 ofertados fue la coalición entre la empresa mexicana Sierra Oil & Gas, la estadounidense Talos Energy y la británica Premier Oil que se adjudicaron la segunda y séptima área.

El bloque número dos consta de 194 kilómetros cuadrados (poco más de 120 millas cuadradas) frente las costas del estado oriental de Veracruz, en la provincia petrolera de Costa Sureste, y tiene bajo sus aguas aceite ligero y gas seco en 195 km2 de aguas poco profundas.

Para este bloque, el valor mínimo de utilidad para el Estado fue establecido en un 40 %, mientras que el incremento porcentual del programa mínimo de trabajo se dejó a 0.  El consorcio Sierra Oil & Gas venció ofreciendo una utilidad de 55.99% al Estado mexicano. en 195 km2 de aguas poco profundas del Golfo de México (este).

En la segunda área contractual estuvo también interesada la compañía estadounidense Hunt Overseas Oil Company, que sin embargo no se adjudicó la exploración y extracción de este campo al presentar una propuesta menor.

También venció en la séptima subasta, de un bloque de 465 km2 de aceite ligero, tras ofrecer 68.99% de utilidades al Estado, la mejor de las cinco ofertas que hicieron, entre otros, la noruega Statoil o la italiana ENI.

publicidad

Declaran desiertas 12 licitaciones

La licitación del primer bloque fue declarada desierta al no presentar propuestas por parte de las nueve compañías o consorcios aspirantes.

El área contractual número uno constaba de 195 kilómetros cuadrados frente la costas del estado oriental de Veracruz, en la provincia petrolera de Costa Sureste, y ofrecía aceite ligero y pesado.

En la cuarta subasta la propuesta de un consorcio liderado por la estadounidense Murphy Worldwide no alcanzó la oferta mínima que requería el gobierno y la india ONGC Videsh Ltd, única interesada en la sexta, tampoco llegó al mínimo exigido.

Durante el proceso, los licitantes interesados presentaron ante la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) sus propuestas en dos sobres cerrados por cada área contractual.

En esta fase de validación de propuestas, las compañías presentaron ante el Comité Licitatorio y ante notario un sobre con la propuesta económica, mientras que en el otro aparecía la garantía contractual, por cada bloque petrolero, aunque algunos podían entregarlos vacíos.

Esta es la primera licitación de cinco que contempla la llamada Ronda Uno de la controvertida reforma energética mexicana. Este miércoles se ofrecen 14 bloques en aguas poco profundas, con una superficie de unos 4,200 km2 y valorados en unos 17,000 millones de dólares.

publicidad

En las siguientes se ofrecerán contratos para la exploración y explotación de hidrocarburos en aguas profundas, en yacimientos no convencionales y en tierra.

La jornada es la parte culminante del proceso de una reforma energética, promulgada en 2014 por el presidente Enrique Peña Nieto para abrir el sector petrolero a las compañías privadas por primera vez desde la nacionalización de 1938.

La reforma ha sido la medida económica estrella de Peña Nieto, que espera que la entrada de compañías privadas aporte inversiones para reflotar la decaída producción petrolera mexicana.

La apertura del sector petrolero fue férreamente resistida por la izquierda mexicana, que lo considera un símbolo de la soberanía nacional.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad