publicidad
La presidenta de la SEC, Mary Jo White.

Los jefes tendrán que revelar la diferencia salarial entre ellos y sus empleados

Los jefes tendrán que revelar la diferencia salarial entre ellos y sus empleados

La mayoría de las grandes empresas de Estados Unidos deberán publicar la relación entre los salarios de patrones y sus empleados.

La presidenta de la SEC, Mary Jo White.
La presidenta de la SEC, Mary Jo White.

La mayoría de las grandes empresas de Estados Unidos deberán publicar la relación entre los salarios de patrones y sus empleados, informó el miércoles el organismo que supervisa el mercado de valores (SEC).

La norma regirá desde 2017 y, a pesar de las reservas que despierta en medios empresariales, se aplicará a gran parte de las compañías que cotizan en la bolsa, dice un comunicado de la SEC.

"Decir que las opiniones (sobre esta norma) están divididas, está muy por debajo de la realidad", dijo la presidenta de la SEC, Mary Jo White, ante la prensa. Añadió que "la propuesta concederá a las compañías flexibilidad para que cumplan con los requisitos", algo que permitiría que las grandes multinacionales realicen una estimación que consideren representativa del sueldo medio de sus empleados.

publicidad

Las grandes corporaciones deberán incluir en su reporte anual la ratio entre la remuneración del presidente (CEO) y el ingreso medio de los empleados, un dato que podría alimentar el debate sobre el crecimiento de la inequidad en Estados Unidos.

La decisión fue tomada por tres votos a favor (los tres comisarios demócratas) y dos en contra, los de los de dos representantes republicanos del organismo.

Un impacto simbólico

La norma obliga a las grandes compañías cotizadas a dar a conocer su "ratio de pago", es decir, la comparativa entre el sueldo de sus ejecutivos principales y el salario medio de sus empleados.

Es improbable que el reporte público de la brecha salarian resulte en una reducción de los paquetes de paga a ejecutivos ni un aumento de los salarios de empleados.

Pero los números podrían tener un impacto simbólico y forzar a los directivos de las empresas a controlar los excesos, dicen partidarios de la transparencia. La información podría además ser útil para accionistas a la hora de emitir votos de recomendación sobre salarios de los ejecutivos.

Teniendo en cuenta las objeciones de grupos empresariales, la SEC incluyó cierta flexibilidad y excepciones en el requerimiento.

Por ejemplo, las compañías pueden usar estimados o muestreos para determinar el salario medio de sus empleados.

Compañías públicas más pequeñas, aquellas con menos de 75 millones de dólares en acciones en manos externas o ingresos menores de 50 millones, están exentas de las revelaciones. Las compañías además pueden excluir de sus estimados de salario medio a hasta 5% de sus empleados en el extranjero.

publicidad

Posturas encontradas

Una de las comisarias demócratas de la SEC, Kara Stein, señaló que con esta cifra se ofrecerá "una valiosa información a los inversores y otros actores del mercado" sobre los detalles de "cómo la compañía gestiona su capital humano".

Por contra, Daniel M. Gallagher, uno de los miembros republicanos de la SEC que votó en contra, afirmó que "la medida podría ser una de las más inútiles de la ley Dodd-Frank".

Se prevé como fecha de inicio para la publicación de estos datos el año fiscal 2017.

La creciente desigualdad de ingresos se ha convertido en un caldeado asunto de debate político en EEUU que ha enfrentado a republicanos y demócratas.

La remuneración de los ejecutivos de las corporaciones se disparó en las últimas décadas: en 2013 era 300 veces mayor a las de un salario mediano contra 20 veces en 1963, según el centro de estudios Economic Policy Institute. Hace 50 años, los principales ejecutivos recibían un salario de cerca de 20 veces más que el de su empleado medio.

Sin embargo, Gallagher cree que "encarar la desigualdad de ingresos no entra dentro de las responsabilidades de la SEC".

A pesar de eso, el poderoso lobby de la Cámara de Comercio de Estados Unidos criticó la norma calificándola de ser un "favor" otorgado a los sindicatos.

publicidad

"Cuando la transparencia se usa para promover intereses particulares en vez de ofrecer una mejor información a los inversores, se está dando un paso en mala dirección", dijo la Cámara en un comunicado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad