publicidad

Los Consejos de Julie Stav

Los Consejos de Julie Stav

Las personas que tienen dinero en Estados Unidos y son deportadas a su país, pueden reclamar lo que les pertenece aunque nunca puedan regresar.

Maneja tu cuenta desde el exterior

Las recientes redadas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) han dejado a muchas familias separadas, y al mismo tiempo, a muchos inmigrantes con la interrogante de ¿qué pasará con el dinero que tienen ahorrado en un banco si son deportados y no pueden regresar a Estados Unidos?

Por suerte, existen mecanismos para que las personas que son repatriadas puedan reclamar esos fondos desde otro país.

Las inmigrantes indocumentados que se ven forzadas a regresar a su país de origen, luego de haber trabajado y ahorrado dinero en Estados Unidos, no pierden los fondos acumulados aquí, en caso de que no alcanzan -o no desean- llevárselos.

Durante el tiempo que una persona indocumentada vivió y trabajó en este país, quizás se las arregló para abrir cuentas de cheques, ahorros y otras inversiones.

Para ello, seguramente utilizaron un ITIN (o Número Individual de Identificación Fiscal) que otorga el Servicio de Rentas Internas (IRS) para preparar la declaración anual de impuestos.

Si no tienes el número ITIN, entonces visita la página del IRS en la red y busca el formulario W-7 para solicitar uno. Llénalo y envíalo a la dirección indicada.

Por lo general, demora de cuatro a seis semanas para que recibas tu ITIN, y ya con ese número puedes depositar tu dinero en cuentas aseguradas que lo hacen crecer.

publicidad

En el caso de que un Tribunal de Inmigración te ordenara salir del país definitivamente, ese dinero permanecerá en tu cuenta, y seguirá siendo tuyo, independientemente de tu situación migratoria.

Todo lo que tienes que hacer es convertir tu cuenta bancaria en una para extranjeros.

Ese proceso es muy fácil de hacer. Simplemente, notifícale al banco o compañía financiera donde tienes el dinero guardado que te vas de Estados Unidos. Ellos te darán a llenar una planilla, la W8-BEN, la cuál te permitirá administrar tu cuenta desde fuera del país.

Una vez hecho el cambio podrás tener a acceso a tu dinero desde cualquier parte del mundo por medio de internet, hacer operaciones bancarias normales y, si lo deseas, dejar que tu dinero siga creciendo allí o transferirlo a un banco de tu propio país.

La decisión del futuro de tu dinero es tuya. Lo importante es proteger tu patrimonio para que al penoso castigo de una deportación no se sume además un castigo a tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad