publicidad

Los Consejos de Julie Stav...

Los Consejos de Julie Stav...

Aunque no tengas un número de Seguro Social válido, existen programas de préstamos que te permiten comprar tu casa. Julie Stav te dice cómo.

Julie Stav te dice cómo hacerlo

Aunque parezca un sueño imposible de lograr, y sean muchas las barreras que tienes que vencer, lo cierto es que puedes hacer realidad la compra de una casa propia aunque no tengas un número de Seguro Social.

Podrías, por ejemplo, solicitar un préstamo como extranjero siempre y cuando presentes la información que requiere la entidad bancaria que hará posible tu hipoteca.

Prepárate a proporcionar referencias válidas de tu país de origen, desde bancarias hasta de negocios. Ahora bien, si posees cuentas bancarias en Estados Unidos, no olvides de presentarlas también como parte de tu respaldo financiero.

Hará falta también mostrar y proporcionar copias de documentos personales de identificación como tu pasaporte y visa de entrada a Estados Unidos; así como una carta preparada por un contador profesional que contenga información sobre tu empleo o profesión, años de experiencia y el salario recibido durante los últimos dos años.

La institución bancaria en Estados Unidos requiere que tengas ahorrado un fondo de reserva en un banco nacional que sea suficiente para cubrir los primeros seis meses del pago del préstamo hipotecario.

El banco sólo financiará el 80 por ciento del valor de la propiedad, por lo que tú deberás poner un pago inicial del 20 por ciento del precio de venta, más disponer del dinero para los gastos de cierre.

publicidad

Por último tendrás que presentar datos personales de contacto números de teléfonos, números de fax, dirección de domicilio y la dirección de correo electrónico.

Si no calificas de esta forma porque situación es diferente (vives en Estados Unidos sin un número de Seguro Social válido debido a que tu estatus migratorio aún no se ha regularizado), no te preocupes. Ya que tú también puede hacer realidad el sueño de tener casa propia.

Por fortuna hay muchas compañías de préstamo hipotecarias que, en vez de requerir un numero de Seguro Social, te permiten utilizar tu numero ITIN (el número de identificación fiscal que proporciona el Servicio de Rentas Internas para que puedas preparar tus impuestos).

Recuerda para solicitar el préstamo deberás mostrar tus datos personales, datos laborales, capacidad crediticia.

Así pues no siempre es un impedimento no poseer un número de Seguro Social. Sea cual sea tu situación, busca la accesoria de un profesional que te oriente hacia tus mejores opciones que mejor te beneficien a ti y a tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad