publicidad

Los Consejos de Julie Stav

Los Consejos de Julie Stav

Julie Stav propone algunas soluciones para quienes no pueden pagar las mensualidades de su automóvil.

Trata de vender el auto

Te encanta ese auto que has visto anunciado, y no paras hasta que lo compras.

Ahora, unos meses después de estrenarlo, comprendes que te has metido en camisa de once varas… Es decir, ¡no te alcanza el dinero para pagar las mensualidades!Antes de que te desesperes, déjame darte algunas opciones para tratar de solucionar tu problema.

Primero, encuentra alguien que te lo compre por un precio menor al que pagaste.

Aunque pierdas un poco al liquidar tu deuda, eso es mejor que perder el auto por completo, como sucederá si dejas de enviar las mensualidades.

Otra solución sería buscar un concesionario que te acepte el vehículo por el valor de lo que debes y que te venda uno usado a precio razonable.

Entrégalo voluntariamente

O piensa en entregar el vehículo al financista y perder todo lo que ya has pagado. Esto te evitaría el proceso de recuperación del auto y la ruina de tu historial de crédito.

Es una especie de versión voluntaria de la recuperación forzada por parte de tu prestamista, pero en este caso tú entregas el auto antes de que vengan a llevárselo.

El financista pondrá tu auto en subasta, y si lo vende por menos de lo que adeudas, tú pagarás la diferencia.

Pide un préstamo sobre tu casa

Si eres propietario de tu casa, podrías obtener un préstamo sobre ella para pagar el auto, y una ventaja sería que los intereses de este préstamo secundario pudieran usarse como deducciones del impuesto.

publicidad

¡Pero ten cuidado!, porque si dejas de pagar o te atrasas en los pagos de esa segunda hipoteca, pondrías en peligro la casa misma.

Analiza cuidadosamente las opciones

Si no te gusta ninguna de estas soluciones, puedes tratar de aumentar tus ingresos o reducir otros gastos para poder pagar mejor las mensualidades.

Analiza bien los pro y los contra de estas opciones y escoge la que más te convenga… no vaya a ser que el remedio sea peor que la enfermedad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad