publicidad

Los Consejos de Julie Stav

Los Consejos de Julie Stav

No caigas en la trampa de gastar más de lo que gana. En vez de lamentarte, crea un plan y evita hábitos que dañen tus finanzas.

Ponle un freno al desperdicio

A todos nos puede pasar, caer en la trampa de la llamada "sociedad de consumo" que nos invita a "gastar para sentirnos felices". Pero antes de sentirnos culpables, lo que debemos tratar de hacer es encontrar la manera de controlar esos "malos hábitos" que ponen en peligro nuestro patrimonio.

Primero, cómprate un auto que haya sido usado por poco tiempo -es decir, con alrededor de un año de uso- en lugar de comprarte uno nuevo. Así te vas a ahorrar alrededor de un 30 por ciento y tendrás un auto prácticamente nuevo.

En segundo lugar, cuando vayas al mercado, examina las etiquetas de las marcas más económicas. Vas a ver que la mayoría de ellas tienen los mismos ingredientes de las marcas más caras.

No hay nada de malo con usar o consumir productos con la marca del supermercado. Y cuando vayas a la farmacia, puedes ahorrar mucho dinero comprando medicinas genéricas en vez de las marcas conocidas.

Elige una compañía de teléfono celular que permita transferir tu contrato a otra empresa. Te podrías ahorrar de $150 a 200 dólares que normalmente cobran por esas transferencias.

Por último, si vives en un área costera o de riesgo de huracán -lo más probable es que tu seguro de propiedad te va a seguir subiendo muchísimo (¡y ojalá no tengamos una temporada de ciclones muy agitada!)...

publicidad

Podrías obtener descuentos desde un 5 hasta un 15 por ciento si tienes tu seguro de casa y de auto con la misma compañía.

Piensa en grande cuando trates de cortar gastos -no tienes que eliminar la tacita de café tan rica que te tomas cada tarde...

Ahorrar inteligentemente es la mejor manera de cuidar tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad