publicidad
tarjeta de crédito

Julie Stav y tarjetas crédito

Julie Stav y tarjetas crédito

Julie Stav te explica cómo hay que ser más listo que las compañías de tarjetas de crédito para sacarles beneficio.

tarjeta de crédito
tarjeta de crédito

Ventajas, si se usan bien

Como todo negocio que quiere ganar dinero, las tarjetas de crédito hacen lo que tengan que hacer, dentro de la ley, para que tú creas que te son indispensables, las solicites, compres lo más que puedas con ellas e, idealmente, siempre dejes un balance en tu cuenta para que ellos puedan cobrarte un interés mensual.

Pero las tarjetas también te brindan la enorme ventaja de establecer un crédito y te ayudan a adquirir ciertos productos que necesitas cuando todavía no has cobrado tu sueldo.

La cuestión es que tú pongas tanto interés en usar la tarjeta en tu beneficio, como el empeño que pone la tarjeta en usarte a beneficio de ella... la clave, en pocas palabras, es escoger la tarjeta adecuada, evitar sus peores usos y liquidarla mensualmente para no tener que pagar interés.

publicidad

Si una tarjeta te ofrece un programa que te gusta, asegúrate de que tenga un interés -o APR- bien bajo, que no te cobre cuotas anuales, que ofrezca un período de gracia de al menos 20 días, y que calcule los intereses en dos ciclos, un método que cuenta los saldos de los dos meses pasados para calcular los intereses mensuales.

Además, asegúrate de que sus incentivos de millas, puntos, descuentos o reembolsos no se venzan, o se venzan de aquí a varios años.

No está de más que preguntes qué pasa con tus puntos si te atrasas en un pago, si cancelas la tarjeta o si es cancelada por cualquier motivo, o si el titular fallece.

Y de nuevo, lo más importante: una tarjeta pagada a fin de mes es la mejor garantía de que le vas a sacar el máximo a sus incentivos y así cuidar mejor tu bolsillo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad