publicidad

Foreclosures e inquilinos

Foreclosures e inquilinos

Si crees que por ser inquilino y rentar una casa a ti no te afecta la actual crisis hipotecaria, te equivocas.

Informáte

Si crees que por ser inquilino a ti no te afecta la actual crisis hipotecaria, te equivocas.

El hecho de que pagues tu renta puntualmente, no significa que el propietario de la vivienda que rentas esté haciendo lo mismo con su banco, de modo que, sin tú saberlo, la casa o apartamento que habitas podría estar a punto de perderse por el llamado "foreclosure" o ejecución hipotecaria.

Esto quiere decir que el banco se apropia de la casa y el propietario pierde el dinero que tiene invertido en ella. No esperes a que eso te suceda. Infórmate lo más pronto posible de la situación hipotecaria en que se encuentra el lugar que habitas.Lo primero es buscar en el registro público de la propiedad para saber si el dueño está al día en cuanto a los pagos de sus impuestos de la propiedad.

También revisa los periódicos locales, pues ahí se publicarían los avisos de "foreclosure" contra tu arrendador.

Además, presta atención a las señales, como por ejemplo la falta de mantenimiento y reparación del edificio, o tal vez la ausencia constante del dueño.

Sigue pagando tu renta

Pero si ya es demasiado tarde y recibiste un aviso de desalojo, pase lo que pase no debes dejar de pagar tu renta, pues podrías enfrentar una demanda y el daño de tu historial de crédito.

Como la protección al inquilino varía de estado a estado, averigua tus beneficios en www.hud.gov, la página de internet del departamento de vivienda.

publicidad

Si el nuevo dueño de la propiedad piensa seguir rentando, podrías negociar con él para quedarte en el lugar. En ese caso, tus pagos puntuales son tu mejor carta de presentación.

Tener que abandonar tu residencia es penoso, pero lo será menos si te preparas para esa posibilidad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad