publicidad

Fisher Island: un excepcional enclave de lujo

Fisher Island: un excepcional enclave de lujo

Fisher Island es una isla que ofrece todas las comodidades: playa privada, campo de golf, spa y hasta un planetario.

Fisher Island: un excepcional enclave de lujo 371c1505a76642eeb8216d98e0...

Comodidades exclusivas

Excepcional enclave de lujo, a Fisher Island sólo se accede en barco o helicóptero. Con el océano Atlántico al este y con South Miami Beach al norte, la isla ofrece todas las comodidades: playa privada, campo de golf, spa y hasta un planetario.

En el camino a Miami Beach y a la salida del puerto se aprecia desde la carretera como un lugar cercano y distante a la vez. En los recorridos turísticos por la bahía de Miami se presenta a los visitantes como uno de los centros más exclusivos de Florida.

Incluso a las pequeñas islitas como Star Island, las urbanizaciones de Cocoplum o los suntuosos barrios de Old Cutler Bay de Miami los curiosos pueden entrar para comprobar las mansiones de artistas, millonarios y personajes conocidos.

publicidad

No es el caso de Fisher Island donde de inmediato se comprueba por qué es uno de los códigos postales más pudientes de Estados Unidos.

Este excepcional enclave de lujo sólo tiene acceso por ferry, barco o helicóptero. Con vistas al océano Atlántico en el este, al pintoresco paisaje de los grandes edificios del centro de la ciudad en el oeste y con South Miami Beach al norte, la isla es en sí misma extraordinaria.

Ofrece todas las comodidades y lujos distintivos como una playa privada, un club de playa, un campo de golf profesional de nueve hoyos, un centro de tenis, un embarcadero, ocho tipos diferentes de restaurantes, red inalámbrica de alta velocidad para acceder a internet, un spa de servicio completo, un supermercado de productos frescos, una pajarera y hasta un planetario.

Servicio personalizado

En muchas partes del mundo se encuentran resorts de cinco estrellas que proporcionan este tipo de servicios, pero lo que hace diferente a Fisher Island es la experiencia y trato de su personal liderado por el director ejecutivo del Fisher Island Club, Larry Brown.

El servicio personalizado y meticuloso es, sin duda, una de las claves y características que marcan a Fisher Island.

Brown controla las operaciones y la dirección de todos los servicios de la isla, incluyendo el Fisher Island Hotel&Resort, todos los suministros de comida y bebida, el club de playa, el spa, el campo de tenis y el de golf.

Con una larga y próspera carrera en el negocio del turismo, Brown destaca que lo que marca la diferencia por encima de las instalaciones es la actuación del personal.

publicidad

Los empleados, algunos de los cuales llevan veinte años trabajando en la isla, están encantados con su labor y realizan su actividad de forma impecable.

Larry Brown cuenta la historia de la isla empezando por Carl Fisher, el fundador de Miami Beach, que se hizo con esta propiedad de 87 hectáreas cuando se la compró a Dana A.Dorsey, la primera mujer negra millonaria del Sur de la Florida.

Los muelles y la expansión

Fisher comenzó a construir muelles y a expandir la isla acorde a su plan. Este primer paso fue crucial ya que a día de hoy la isla no se ha hundido un sólo palmo a pesar de enfrentarse a casi un siglo de huracanes.

En el año 1920, en un choque de titanes, Carl Fisher conoció a William Kissam Vanderbilt II, un asiduo visitante del Sur de la Florida, perteneciente a una de las familias más adineradas de Estados Unidos de finales del siglo XIX y principios del XX.

Vanderbilt Jr., también conocido como "Willie k", creció en las mansiones de los Vanderbilt, tuvo una exquisita educación, gran amante de los automóviles y viajero incansable en los veleros de su padre con los que recorrió el mundo.

Fisher y Vanderbilt se encapricharon de dos lujos que disponía cada uno de ellos. Fischer codiciaba quedarse con la isla y Vanderbilt con un yate de 250 pies conocido como "Eagle".

Cuando Fisher propuso el cambio, Vanderbilt aceptó el trato y se hizo construir para poder regresar a la isla un retiro privado de 1,5 millones de dólares en Fisher Island.

publicidad

La mansión original, de estilo mediterráneo, aún se mantiene en pie como una joya del paisaje de la isla rodeada por el entorno verde, las casas de invitados, las pistas de tenis y las piscinas que Vanderbilt mandó construir.

A día de hoy Fisher Island acomete la mayor renovación de su historia, conocida como "El renacimiento de Fisher Island". Para ello se está reconstruyendo el legado histórico de la isla mientras se intenta adaptar todo al siglo XXI.

En la primera fase del proceso, financiado con 60 millones de dólares que han salido del bolsillo de los miembros del club, se ha renovado completamente el campo del golf, el centro de tenis, el club de playa y el embarcadero.

El acondicionamiento continuará con el spa y otros equipamientos como parte de la segunda fase.

La esperanza es adaptar este pintoresco paisaje a los estándares se demandan hoy en día un viajero exigente para proporcionar a los invitados una oportunidad única de disfrutar de la experiencia en esta isla privada conocida exclusivamente por sus notables habitantes, tanto en el pasado como en el presente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad