publicidad
Si estás pensando en renunciar a tu empleo, piénsalo dos veces y con calma.

¿Es momento de renunciar? Descúbrelo con estas seis señales

¿Es momento de renunciar? Descúbrelo con estas seis señales

“Otra vez tengo que ir a trabajar” es uno de los pensamientos recurrentes de algunos al sonar el despertador.

Si estás pensando en renunciar a tu empleo, piénsalo dos veces y con calma.
Si estás pensando en renunciar a tu empleo, piénsalo dos veces y con calma.

“Otra vez tengo que ir a trabajar” es uno de los pensamientos recurrentes de algunas personas a la hora de que suena el despertador. Quizá sea el momento de pensar en cambiar de empleo, pero antes de dar ese decisivo paso en tu carrera profesional, es preciso que te des cuenta si es en verdad el momento de mirar hacia otros horizontes.

Los expertos en recursos humanos señalan que renunciar a un empleo sin tener ya otro en puerta no es lo recomendable, así que evita dar un paso en falso del que podrías arrepentirte y reflexiona en estos puntos que los expertos le dijeron a CNN Expansión.

Para saber si es momento de renunciar, piensa si…

1. Estás lejos de tu plan de carrera. Echa un vistazo al plan de carrera y crecimiento profesional que te habías trazado, y si no lo tienes hazlo ahora, o bien haz los ajustes que consideres necesarios. Revisa luego si ese plan compagina con los intereses de la compañía y también con tus objetivos profesionales. Renunciar sin saber a dónde vas es como tomar un bus sin saber el rumbo.

publicidad

2. Hay más contras que pros. Elabora una lista con los pros y los contras, y este ejercicio puede esclarecerte mucho mejor el panorama. Considera que la lista tengan factores como los planes de crecimiento, el balance vida-trabajo en tu tiempo e incluso los tiempos de traslado. Luego evalúa los contras y los pros de peso.

3. Ya no contribuyes a la organización. No sentirse útil es un sentimiento desagradable y frustrante, así que si te has dado cuenta de que estás en tu zona de confort sin ningún ánimo de innovar en procesos y productos, puede ser un gran indicador de que es hora de un cambio.

4. El tiempo ha pasado. Las empresas acostumbran realizar planes de estructura y crecimiento cada cinco años, periodo suficiente para evaluarte también a ti. Si pasados cinco años descubres que tu desarrollo se encuentra estancado, es un buen momento de mirar otros horizontes. Cuando realices este análisis, hazlo de la manera más cuantificable posible.

5. Estás siendo aprovechado. Es vital contar con aptitudes, pero es todavía más importante que éstas sean explotadas y desarrolladas. Es frecuente que las aptitudes y el talento queden enterrados debajo de las urgencias del día a día y los procesos mecanizados. Nuestro trabajo debe ayudarnos a crecer, a ser mejores empleados y a ser mejores personas.

6. Tu jefe es la causa. Si pasados seis meses no has logrado conectar con tu jefe, difícilmente lo harás después, así que si este es tu caso explora primero la posibilidad de cambiar de área o de puesto. Las razones pueden ir desde choque de personalidades hasta acoso laboral, que tiene como una expresión el congelamiento. Si es tu caso analiza las posibilidades que tienes de mejorar tus condiciones y ten presente que mantenerte en la empresa tendrá más perjuicios que beneficios.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad