publicidad
"El grito" es un símbolo de la angustia existencial del hombre moderno.  

'El grito' de Munch fue subastado en $119.9 millones, un récord hasta ahora

'El grito' de Munch fue subastado en $119.9 millones, un récord hasta ahora

La pintura alcanzó el precio más alto para una obra de arte en una subasta.                              

"El grito" es un símbolo de la angustia existencial del hombre moderno.
 
"El grito" es un símbolo de la angustia existencial del hombre moderno.  

Era la única de cuatro piezas en posesión de un particular

NUEVA YORK - Una versión de "El grito" del pintor noruego Edvard Munch fue subastada el miércoles en $119.9 millones en la casa Sotheby's de Nueva York, convirtiéndose en la obra de arte más cara jamás vendida en una subasta.

¿Gastarías millones para adquirir una obra de arte? ¡Opina aquí!

La venta, muy disputada entre siete compradores, sólo duró 12 minutos y culminó con un estruendo de aplausos en una sala colmada.

La obra, realizada en 1895 que representa a un hombre que grita, con las manos sobre las orejas y sobre un trasfondo de cielo rojizo, era la única de las cuatro versiones de "El grito" aún en posesión de un particular.

publicidad

La versión de "El grito" del pintor noruego, con el correr de los años, se ha convertido en un símbolo de la angustia existencial del hombre moderno.

Este óleo, con un marco de madera y que lleva inscrito en letras rojas el poema que lo inspiró, fue estimado en un principio en por lo menos $80 millones.

La versión que remató Sotheby's la noche del miércoles llevaba 70 años en manos de la misma familia, la del empresario noruego Petter Olsen, cuyo padre Thomas había sido vecino, amigo y luego el protector de Munch.

La tela subastada presentaba la particularidad de tener, en el marco de color claro, el poema que inspiró la obra, que se encuentra entre las más conocidas del mundo.

Las otras versiones de "El grito" pertenecen una a la galería nacional de Oslo y dos al Museo Munch en Oslo.

"El grito", destacó Sotheby's, es una de las obras "más reconocibles de inmediato, en la historia del arte y de la cultura popular, tal vez la segunda después de la Mona Lisa".

El cuadro, que fue objeto de muchos libros, películas y estudios, pasó a decorar con el correr de los años, calendarios, tazas, camisetas y otros objetos de la vida cotidiana.

La fama de "El grito" creció en los últimos quince años tras dos espectaculares robos en museos de Noruega.

En 1994, una versión fue robada de la Galería Nacional de Oslo y recuperada poco después por la policía.

publicidad

En agosto de 2004, otra versión fue robada en pleno día por hombres armados en el Museo Munch de Oslo. La pintura fue recuperada en 2006.

Es "muy difícil evaluar" esta obra, reconoció el viernes pasado Simon Shaw, responsable del departamento de arte moderno e impresionismo de Sotheby's, destacando su historia y su fama como imagen universal.

"Sabemos que actualmente existe un gran apetito por los grandes obras maestras", agregó sin embargo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad