publicidad

Dificil prueba para Doctrina

Dificil prueba para Doctrina

Un jurado de Houston deberá decidir si Joe Horn, es acusado por la muerte de dos personas que intentaban robar en casa de su vecino.

Dificil prueba para Doctrina ca30ecde4133405fbe286c6510e5a75b.jpg

Caso ha generado mucha polémica

HOUSTON, Texas –  Tras casi tres semanas de deliberaciones, un jurado de la corte criminal del Condado de Harris, decidió no poner cargos de homicidio en contra de Joe Horn, residente de Pasadena de 62 años de edad, quien mató a dos sujetos que aparentemente intentaban robar la casa de su vecino. Este hecho que sucedió en noviembre del 2007, puso a prueba la famosa "Doctrina Castillo", ley de defensa propia existente en Texas.

La "Doctrina Castillo", da el derecho a una persona de defenderse y hacer uso de la fuerza en caso que un extraño ingrese o lo ataque cuando se encuentra dentro de su casa, vehículo, negocio o lugar de trabajo. Esta ley busca brindar a los texanos la posibilidad de protegerse, incluso causándole la muerte al agresor, sin temor a ser enjuiciado penalmente por el acto cometido.
publicidad

Es justamente en esta ley que Joe Horn se amparó al disparar a dos sospechosos que habían entrado a la vivienda de su vecino. Pero existen varios factores que se analizaron en el caso, pues como parte de la evidencia constaba la grabación de una llamada que hizo Horn al 911, antes de disparar a los individuos.

La operadora le pidió a Horn que no saliera de su casa con su arma pues iba a resultar lastimado, a lo que Horn contestó que iba a matarlos.

Minutos más tarde Horn llamó nuevamente al número de emergencia pidiendo que enviaran ayuda porque había disparado contra los dos sospechosos, afirmando que no tuvo opción y que abrió fuego en defensa propia.

Esta situación ha generado mucha polémica pues unos aseguran que el acto de Horn fue heroico al proteger la propiedad de su vecino y enviar a los ladrones un mensaje contundente, mientras que otros, liderados por activistas de los derechos humanos, afirman que debe ser castigado por la muerte de dos personas.

Las personas que murieron en el incidente eran Hernando Riascos Torres de 38 años de edad y Diego Ortiz de 30, ambos indocumentados de origen colombiano.

Leonardo Quintero, Cónsul Alterno de Colombia en Houston, mostró sorpresa y desaliento por el veredicto del jurado. Además explicó que fue esta organización del gobierno colombiano la que ayudó a repatriar los cuerpos de Riascos y Ortiz a su país de origen.

publicidad

Mientras tanto el abogado de Joe Horn, Tom Lanbright, dijo que su cliente se siente muy agradecido con el sistema de justicia de Estados Unidos y que él no quizo asesinar a los dos individuos, sino simplemente ayudar a la policía y cuidar su vecindario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad