publicidad
Evita consumir productos demasiado elaborados o que contengan una gran cantidad de grasas saturadas

Diez claves para comer grasas

Diez claves para comer grasas

Y favorecer tu salud. Las grasas son vitales, sin embargo hay formas para evitar aquellas consideradas malas.

Evita consumir productos demasiado elaborados o que contengan una gran c...
Evita consumir productos demasiado elaborados o que contengan una gran cantidad de grasas saturadas

Las grasas son fundamentales en la dieta. Sin embargo, su presencia en la alimentación debe ser "variada, equilibrada y completa", según señalan los expertos quienes hacen una serie de recomendaciones básicas para consumir grasas de forma saludable:

Son necesarias. Para adelgazar y mantenerse hay que recortar las grasas pero no eliminarlas porque la "pobreza" de lípidos ocasiona desequilibrios enzimáticos, metabólicos y hormonales y lesiones, al privar al organismo de los ácidos grasos esenciales, como el ácido linoleico de los aceites, los cuales forman parte de compuestos celulares y cerebrales.

Pero sin excesos. Causan sobrepeso por que contienen más del doble de calorías que los carbohidratos y proteínas, y se acumulan con facilidad. Además de reducir la energía vital, te hacen más propenso a sufrir desde celulitis, hipertensión y hipercolesterolemia, hasta piedras biliares, cánceres de colon, próstata, mama y útero, así como diabetes y artrosis, pasando por dolor de espalda, problemas de la piel y varices. Su exceso se almacena en el cuerpo y viaja por la sangre, elevando el riesgo cardiovascular.

publicidad

Opta por el equilibrio. ¿Cuáles son las cantidades de grasa recomendables? Los expertos recomiendan que entre un 25 a 35 por ciento (una media del 30 por ciento) de las necesidades energéticas diarias, provengan de las grasas: de las cuales la mayoría deben ser monoinsaturadas, y menos del 7 por ciento deben ser saturadas. Para una mujer o varón adultos, que ingieran 2.000 calorías diarias, el límite es de 67 gramos de grasa.

Mejor carnes magras. Toma menos carnes rojas y aves, y de las que consumas opta por las variedades más magras, de color más blanco, y quíteles toda la grasa visible y la piel antes de cocinarlas. Las salchichas y los embutidos de res son la principal fuente de estos nocivos compuestos.

Cocina sano. En lugar de asar, freír y cocer con mucho aceite, utiliza otros métodos de cocción, como la parrilla, la brasa, el microondas, en papillote. Cocina los alimentos con la mínima grasa posible, prefiriendo la cocción, el asado o la plancha a la fritura.

El mejor origen, el vegetal. Son grasas más saludables porque no contienen colesterol y se componen en su mayor parte por ácidos grasos saludables.

Elige el aceite de oliva. Es el de composición más saludable, soporta más calor sin deteriorarse y forma una capa sobre los alimentos preservando su textura interna y jugos. El aceite de colza es otra buena opción.

Aprovecha. Conviene retirar esta fuente de grasas saturadas que se forma en la superficie de los guisos cuando se enfrían, antes de servirlos.

publicidad

Dile no a los procesados. Este tipo de productos pueden contener grasas de dudoso origen; lee las etiquetas de información nutricional.

Menos mantequilla y margarina. Estos alimentos contienen distintas cantidades de colesterol, grasas saturadas y ácidos grasos "trans", que son perjudiciales. Es preferible tomar las variedades desnatadas o semidesnatadas de productos lácteos.

Las grasas de los alimentos pertenecen al grupo de los lípidos, se componen de carbono, oxígeno e hidrógeno y se encuentran en verduras, pescados, aceites y carnes, en distintas proporciones. Son un componente de la membrana celular y juegan un papel primordial en la absorción de las vitaminas A, D, E y K, a las cuales transportan disueltas a todo el organismo.

Una vez asimiladas y almacenadas, brindan aislamiento al cuerpo ayudándole a conservar una temperatura constante y son una reserva de energía. Además, favorecen la secreción de bilis y la absorción del calcio, y son esenciales para producir hormonas sexuales y ayudan a mantener la elasticidad de la piel.

Son el combustible del organismo: concentrados de energía, que se denominan de ese modo cuando aparecen como sólidos a temperatura ambiente, o se denominan aceites si su forma habitual es líquida.

Aportan sabor y consistencia a las comidas haciéndolas más apetitosas.

Pero las funciones y beneficios de las grasas se mantienen siempre que se consuman las variedades adecuadas, en las cantidades y proporciones saludables.

publicidad

Tanto su exceso como deficiencia en la dieta puede ocasionar desórdenes y enfermedades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
publicidad