publicidad
Diabetes

Casi mitad de juventud sufrirá diabetes tipo 2

Casi mitad de juventud sufrirá diabetes tipo 2

Estudiantes de la Universidad Estatal de Arizona se enfocarán en los Latinos en la lucha contra la diabetes.

Según los investigadores de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, casi la mitad de la juventud, todos post-Milenial, serán diagnosticados con diabetes tipo 2, con los Latinos a la vanguardia.

Aunque esos números pueden asustar a algunas personas, no sorprenden a Tatianna Alvarado y Jamie Karch, un par de alumnos matriculados en la Escuela de Enfermería y Innovación de Salud de ASU.

“Muchos miembros de mi familia tienen diabetes, y mi madre es diabética del tipo 2. El ultimo año de secundaria la tuve que cuidar”, dijo Alvarado, una estudiante de 19 años en su segundo año de colegio. “Interactuava con ella, le decia que era diabetes, la llevava al gimnasio y a veces intentava disciplinarla pero sólo había tanto que podía hacer como una hija.”

Ahora que es un poco mayor y mejor educada, Alvarado siente que puede hacer mucho más. Lo mismo ocurre con Karch, razón por la cual los dos estudiantes universitarios desempeñan un papel clave en un estudio y programa de prevención de diabetes basado en la comunidad para los jóvenes Latinos obesos llamado "Cada pequeño paso cuenta."

El estudio de $1.2 millones, de cinco años, financiado por el Instituto Nacional de Disparidades de la Salud y la Salud de la Minoría prueba los efectos y la rentabilidad incremental de una intervención culturalmente basada en la comunidad y los resultados de salud relacionados con la obesidad entre adolescentes Latinos.

publicidad


Hasta la fecha, 160 jóvenes Latinos obesos, edades 14-16 han sido inscritos en el ensayo de control aleatorizado. Los participantes en la intervención de 12 semanas y sus familias participan en sesiones de educación nutritiva semanales en el Lincoln Center Family YMCA en Phoenix donde aprenden estrategias conductuales para prevenir enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad y la diabetes tipo 2. Además de clases de nutrición, jóvenes participan en una hora de actividad física moderada a vigorosa en tres sesiones dirigidas por entrenadores certificados. Al final del ensayo, jovenes en el grupo de control del estudio reciben una membresía gratis por un año a la YMCA y participan en las sesiones de ejercicio del YMCA y clases de nutrición en la Cocina de Nutrición de ASU ubicada en el centro de Phoenix.


Gabriel Shaibi, profesor  con la Escuela de Enfermería y Innovación de Salud y el investigador principal de el estudio, dijo que los últimos programas de intervención comunitaria incrustado no han podido llegar a su público intendido porque ha sido un enfoque "de arriba hacia abajo" del médico/investigador a los pacientes. Y la realidad es que los pacientes no siempre escuchan a su medico.


Que podría ser la razón por la cual en la ultima década Arizona ha visto el mayor aumento estatal en el número de niños y adolescentes que son obesos. Shaibi dijo que estas cifras se traducen en un sinnúmero de problemas, incluyendo el aumento de las tasas de diabetes.

publicidad


“Una vez que sea diagnosticado con diabetes, se convierte en un cuestión de gestión,” dijo Shaibi. “Este es un fenómeno relativamente nuevo con niños, que untimadamente puede conducer a la neuropatía, ceguera, enfermedad renal y ataques de corazón en pierden alrededor de 15 años en la vida.”


Latinos son genéticamente predispuestos a tener la diabetes. Pero el problema se agrava por el hecho de que, culturalmente e históricamente, los Latinos han utilizan alimentos para expresarse,” dijo Alvarado.

"Todo lo que sucede en la cultura Latina, ya sea positiva o negativa — cumpleaños, graduaciones, bodas, aniversarios, promociones, funerales — alimentos desempeñan un papel grande," dijo Alvarado. “Es la interacción y la comida,  pero realmente uno no nota que come en exceso  hasta después del hecho.  La clave es moderación, y eso es lo que estamos tratando de enseñar a la comunidad Latina."


Por eso Shaibi ha empujado a Alvarado y a Karch a la vanguardia del programa de prueba, pero en los extremos opuestos del espectro - Alvarado interactuando con la comunidad y dispensando consejos sobre ejercicio y nutrición, y Karch en el laboratorio recogiendo muestras de sangre, los datos y revisando información médica.


"Estoy más cercana en edad a estos niños y eh pasado por lo que ellos han pasado," dijo Alvarado. "La edad es una gran cosa y se sienten que pueden venir a mí para recibir consejos.”

publicidad


Karch dijo que está contenta en su papel en el laboratorio porque entiende que su trabajo es igualmente esencial.


“Hago más del trabajo de fondo, pero mís objetivos y los de Tatianna son lo mismo, en que queremos dar a la comunidad Latina”, dijo Karch


Eso también es el objetivo de la Asociación Familia Diablo del Sol en ASU, que concedió Alvarado y Karch con becas de $5,000 cada una para el curso académico.  


Estas becas se otorgan a  individuos que han demostrado necesidades financieras, un registro de servicio comunitario y un compromiso a su educación a pesar de circunstancias difíciles.


Este semestre Alvarado y Karch tienen planes para reunirse con sus donantes, que tambíen se encuentran en la profesion de enfermería.


“No puedo esperar a conoserla y abrazarla”, dijo Alvarado.  "No puedo creer que le dio dinero a alguien que ni siquiera conocía. Ella ha hecho mi vida mucho más fácil debido a su ayuda".


Y Alvarado o Karch no olvidan que la ayuda que reciben de la Asociación Familia Diablo del Sol va de nuevo hacia la comunidad .


"Eso es lo que me encanta de enfermería", dijo Alvarado. "Es el arte del cuidado de las personas".


 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad