publicidad
Set del primer debate demócrata

Rivalidad Clinton-Sanders flota en el ambiente del primer debate demócrata

Rivalidad Clinton-Sanders flota en el ambiente del primer debate demócrata

La reforma migratoria, la economía, el acuerdo comercial del Pacífico son temas que saldrán a flote en el cara a cara

Hillary Rodham Clinton dice que siempre esperó enfrentar una dura competencia en las primarias del Partido Demócrata para la presidencia de Estados Unidos. Pero es probable que no esperase que esta le fuera a llegar de Bernie Sanders, un senador independiente de Vermont que se define como socialista democrático y que llama a la "revolución política".

La sorprendente rivalidad entre Clinton y Sanders ocupará el primer plano cuando los precandidatos demócratas suban este martes al escenario de Las Vegas para el primer debate del partido de cara a la campaña de electoral de 2016.

Lea:

Washington Post realiza foro previo al debate

La ex secretaria de Estado se presenta a este primer debate de los demócratas, que se celebrará mañana martes en Las Vegas (Nevada) con otros cuatro contendientes, con una nuevo empujón en las encuestas, que le dan una clara mayoría en Nevada y Carolina del Sur.

Clinton, con el 42% de apoyo, según una media de las principales encuestas elaborada por RealClear Politics, está a la cabeza, seguida del senador independiente Bernie Sanders con un 25.4%.

Los otros participantes del debate, el exgobernador de Maryland, Martin O'Malley, (0.6%), el exsenador Jim Webb (0.9%) y el exgobernador Lincoln Chafee (0.2%), son prácticamente irrelevantes en la carrera demócrata por la nominación presidencial de 2016, y su débil futuro en las primarias dependerá de su papel en el debate.

Lea también:

La exasesora latina de Obama que apuesta por O'Malley

Además, una de las más importantes incógnitas en la nominación de Clinton no estará presente en este debate: el vicepresidente estadounidense Joe Biden, quien tiene casi un 19% de popularidad y está evaluando si presentarse a la carrera presidencial.

Todo apunta a que el debate se centrará en atacar a Clinton. Sin embargo, también hay interés en ver cómo defienden sus diferencias Sanders, socialdemócrata que aboga por una revolución política, y la exprimera dama, vista como una creación del "establishment" (de la política tradicional y de influencias).

Tanto Clinton como Sanders defienden una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía y se han opuesto al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), pero ambos difieren en puntos clave de política económica, fiscal o exterior.

Según las encuestas, quienes aseguran que participarán en las primarias de Nevada, el 50 % se inclina por Clinton, mientras que el 34 % lo hace por Sanders y el 12 % lo hace por una hipotética candidatura de Biden.

Nevada es un estado "bisagra", que puede inclinar la elección presidencial, con un importante electorado hispano, que apoya en su mayoría a Clinton en la carrera de las primarias.

En Carolina del Sur, Clinton cuenta con un 49 % de las intenciones de voto, frente al 24 % de Biden, lo que demuestra la importancia de que se revele la decisión final del vicepresidente, quien si confirma sus ambiciones presidenciales podría obligar a redefinir la estrategia de los demócratas.

Lea también:

Lessig, en campaña para ir al debate

Clinton deberá defenderse en el debate del escándalo por el uso de un servidor privado para las comunicaciones electrónicas cuando era secretaria de Estado, algo que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha considerado un "error" y que es, por el momento, su mayor punto débil.

El debate, que durará unas dos horas y media, estará moderado por el presentador de la CNN Anderson Cooper, quien vendrá acompañado por los periodistas del canal Dana Bash, Don Lemon y Juan Carlos López, este último de CNN en Español.

El primer debate del lado demócrata no contará con un plantel tan variado como los republicanos, que se dividen en un formato doble para que participen los 15 aspirantes y que ha tenido en el histriónico magnate Donald Trump, favorito de las encuestas, un imán para las audiencias.

"Las audiencias de los dos primeros debates republicanos fue anormalmente alta... esperamos esta vez unas audiencias mucho más bajas", explicó al diario Político el redactor jefe de la CNN en Washington, Sam Feist.

"Yo creo que la gente va a conectarse por un par de minutos y después se quedará dormida", aseguró Donald Trump en una entrevista al canal conservador Fox News.

Lea también: Clinton vapulea a Trump frente a su casino
publicidad



Siga la información política de Univision en  Destino 2016 , Twitter:  @UniPolitica  y Facebook:  Univision Política

For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad