publicidad
.

Por qué tantos quieren ser presidente de EEUU logo-noticias.6bcb5218ff72...

Una turista se hace un selfie frente a la Casa Blanca.

Por qué tantos quieren ser presidente de EEUU

Por qué tantos quieren ser presidente de EEUU

Un número excepcionalmente alto de candidatos está compitiendo para ocupar la Casa Blanca. ¿A qué se debe?

Una turista se hace un selfie frente a la Casa Blanca.
Una turista se hace un selfie frente a la Casa Blanca.

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado

Quizás a usted también le haya pasado. Un buen día se levanta, se mira al espejo y se saluda a sí mismo: “Buenos Días Señor Presidente”.

Si es así, no se preocupe. No está solo.

Un número excepcionalmente alto de candidatos está compitiendo para ocupar la Casa Blanca.

El último en unirse al grupo, y ya son 21, es John Kasich, el gobernador de Ohio, que lo hizo este martes.

Conoce a  los candidatos en la página de Destino 2016

En total son ya 16 republicanos y se espera que en agosto se sume el exgobernador de Virginia Jon Gilmore.

La cifra de aspirantes de ese partido es mayor que los 12 que compitieron en 2012, y que cualquier otro ciclo electoral desde los años 70.

publicidad

Pero ¿a qué se debe esta moda de querer ser presidente? ¿Sufre EEUU una epidemia de vanidad?

Probablemente a muchos les mueva el ego, pero hay otros factores en juego que no se daban en otras campañas.

El más importante es que en esta ocasión no hay un presidente en el cargo buscando la reelección. Tampoco hay un claro favorito en el bando republicano, lo que explica el alto número de candidatos en ese partido.

Jeb Bush aparece como el primero en varias encuestas nacionales pero le siguen de cerca rivales como Marco Rubio, Scott Walker o Donald Trump.

Partido dividido

Además, hace años que el Partido Republicano se dividió en varias corrientes de opinión y eso hace que surjan candidatos aupados por una determinada facción, como apunta Aubrey Jewett, politólogo en la Universidad del Centro de la Florida.

 “No hay un solo candidato que pueda atraer a todo el partido”, dice Jewett.

A eso se suma que desde que entramos en la era Super PAC (con la sentencia de 2010 Citizens United de la Corte Suprema) es mucho más fácil recaudar dinero. Claro, siempre que el candidato tenga amigos millonarios.

Aquella sentencia transformó las donaciones en política, permitiendo dar dinero a un candidato sin límite de cantidad.

Antes era necesario el apoyo de un gran número de donantes. Ahora basta con que un candidato encuentre a un multimillonario generoso que crea en él para lanzarse a la competición.

publicidad

“Si consiguen un par de sugar daddies, podrán tener suficiente dinero como para comprar anuncios de televisión”, dice la analista política con sede en Florida Susan McManus.

Pero lo cierto es que el dinero no lo es todo en política. A muchos candidatos les falta carisma y reconocimiento a nivel nacional. Se antoja difícil pensar que ellos mismos crean que tienen posibilidades.

Beneficio personal

En el fondo, más de uno está pensando en sacar beneficio personal de la competición presidencial.

Las oportunidades son muchas. Por ejemplo tasas más altas por hablar en conferencias o lucrativos contratos por escribir un nuevo libro.

Después de abandonar la campaña en 2012, el republicano Herman Cain se convirtió en el presentador de un show de radio en Atlanta y se aprovechó de la enorme lista de correos electrónicos de simpatizantes para promocionar una nueva medicina contra la disfunción eréctil.

Otro ejemplo es el de Newt Gingrich, que se ha convertido en un comentarista frecuente en los programas de CNN.

De todos modos, hay un nuevo elemento en esta campaña que puede servir para que en el futuro el número de aspirantes no se vuelva inmanejable.

Fox News ha anunciado que solo dejará participar a 10 candidatos en su debate electoral del 6 de agosto y que su criterio de selección será un promedio de las últimas cinco encuestas nacionales.

publicidad

Así que si lo único que buscan algunos candidatos es presencia ante las cámaras, puede que pronto se lleven un disgusto.

Siga la información política de Univision en Twitter:  @UniPolítica  y Facebook:  Univision Política

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad