publicidad
Otros tiempos: Jordi Muñoz muestra un prototipo de 3D Robotics en su planta de San Diego en enero de 2015.

El aterrizaje forzoso de 3D Robotics, la compañía de drones de uno de los mexicanos más innovadores

El aterrizaje forzoso de 3D Robotics, la compañía de drones de uno de los mexicanos más innovadores

Planeaba vender los drones más revolucionarios de Estados Unidos, pero los abandonó. El cofundador Jordi Muñoz, joven inventor de Ensenada, se fue a empezar otra startup.

Otros tiempos: Jordi Muñoz muestra un prototipo de 3D Robotics en...
Otros tiempos: Jordi Muñoz muestra un prototipo de 3D Robotics en su planta de San Diego en enero de 2015.

3D Robotics era una de las grandes historias de innovación y talento universal en la industria tecnológica, de cómo la tecnología traspasa fronteras y los inmigrantes pueden lograr su sueño americano con dedicación y conocimiento.

Fundada en 2009 por el ex editor de la revista Wired y visionario tecnológico Chris Anderson y el joven inventor mexicano Jordi Muñoz, era también la compañía que prometía una revolución de drones para consumo masivo en los cielos de Estados Unidos. Para completar su imagen de empresa soñada, tenía oficinas y plantas en San Diego y Tijuana, a ambos lados de la frontera.

publicidad

Ahora, es una empresa que ha tenido que ajustar severamente sus planes, según revela una investigación de la revista Forbes: ya no producirá sus drones Solo, despidió a más de 150 personas, gastó casi 100 millones de dólares de inversiones y lucha por sobrevivir con un fuerte cambio de modelo de negocio en que ahora se concentra en producir software.

Forbes entrevistó a ex empleados de 3D Robotics que narraron cómo la competencia en precios de la compañía china DJI y los problemas internos impidieron que la empresa cumpliera aquella visión revolucionaria de sus inicios.

Anderson, que sigue al frente de la empresa, dijo a la revista: "Abandonamos el hardware y abandonamos el mercado para consumidores en parte porque era un mercado muy duro. DJI es una compañía fabulosa y mucha gente salió derrotada. Fue simplemente brutal".

Igual que su ex socio, Muñoz, originario de Ensenada, sigue en el mundo de los robots que vuelan.

Tras fundar 3D sin haberse graduado de una universidad y desarrollar sus primeros drones a los 19 años, es uno de los inventores más admirados en el mundo emprendedor mexicano. La prensa de su país lo ha llamado uno de los mexicanos más innovadores y "el rey de los drones".

Según relató hace poco en un blog, Muñoz dejó la empresa para fundar otra llamada mRobotics, también basada en San Diego. Es una abreviatura de Mayan Robotics. (Muñoz no había respondido este martes a un pedido de entrevista de Univision Noticias a través del sitio de la empresa).

publicidad

El plan, según cuenta allí, era abrir la empresa con Guillermo Romero, otro socio en 3D Robotics. Pero éste decidió retirarse. Y él contempló seguirlo.

"Sinceramente, estaba pensando en hacer eso mismo, pero al final... bueno, aquí estoy", escribió Muñoz. "Me hice cargo de Mayan Robotics, que fue excelente. Hace mucho tiempo que no sentía el entusiasmo de lograr hacer algo".

"Estamos seguros de que van a disfrutar del regreso de mRobotics, tenemos muchos buenos planes e inventos nuevos en proceso", dice Muñoz en su mensaje.

Por ahora, no hay mucho para ver. La página de mRobotics, donde los primeros artículos del blog son de finales de septiembre, muestra diversos productos en su tienda, pero al hacer clic algunas páginas todavía aparecen vacías.

La empresa opera desde las afueras de San Diego, donde a inicios de este año 3D Robotics cerró su sede. La de Tijuana había cesado operaciones antes.

El que fuera el producto estrella de 3DR Robotics, el drone Solo, se vendió poco y quedó rápidamente superado por la competencia china, relata Forbes. Pronto dejó de ser, como la compañía lo definió una vez, "el drone más poderoso y fácil de usar en el mercado".


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad