publicidad

Desayuna como un rey

Desayuna como un rey

Esta comida es fundamental. Aporta energías para comenzar las actividades. Y hasta mejora el rendimiento escolar

En algunas culturas el desayuno es la comida más importante del día. Según la Doctora en Nutrición Susana del Pozo de la Calle, de la Fundación Española de la Nutrición, todas las comidas del día son igual de necesarias para nuestra alimentación.

Pero la realidad es bien distinta. Las prisas y la escasa importancia que algunos menores y adultos otorgan al desayuno lo han convertido en el gran olvidado de nuestra dieta.

Muchas personas acuden a diario al trabajo con un simple café o sus estómagos vacíos y, de acuerdo con varios estudios, algunos niños asisten a largas jornadas escolares sin haber probado apenas bocado o tras haber ingerido un pobre desayuno.

Esta decisión de prescindir del desayuno obliga al organismo a quemar parte de nuestras reservas energéticas y fuerza al cuerpo a funcionar bajo mínimos.

Al parecer la falta de glucosa nos impide afrontar bien el día e interfiere negativamente en nuestro rendimiento físico e intelectual, provocando una sensación de decaimiento general y hasta de mal humor.

Para disfrutar de un buen desayuno deberemos variar el tipo de alimentos según nos apetezca, siempre teniendo en cuenta que será necesario consumir cada uno de los cuatro grupos de alimentos que a continuación se mencionan cada mañana:

Lácteos: Los lácteos como la leche, el yogur, el queso fresco o la cuajada son la principal fuente de calcio para nuestro organismo. Además, aportan proteínas, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).

publicidad

Farináceos o cereales: Están elaborados con las diferentes harinas de los cereales y constituyen la mayor cantidad de hidratos de carbono para nuestro cuerpo. En este grupo se incluyen los cereales en copos, las galletas, el pan y la bollería.

Frutas: Las frutas y los zumos aportan los minerales, vitaminas y fibra necesarios para nuestra actividad. También ayudan al buen funcionamiento del intestino y de los órganos digestivos.

Grasas y derivados cárnicos: Las grasas (como el aceite de oliva, la mantequilla o la margarina), la mermelada, la miel y los derivados cárnicos (como el jamón cocido o serrano, los fiambres de pollo o pavo y los embutidos) aportan proteínas y grasas, y pueden formar parte de nuestro desayuno siempre y cuando no se abuse de su consumo.

"Varios estudios relacionan el desayuno con el rendimiento escolar y la obesidad", afirma la Doctora Susana del Pozo.

Está demostrado que un buen desayuno ayuda a los niños a rendir mejor en el colegio, les permite pensar con mayor rapidez y prestar una mayor atención en clase.

Por el contrario, los escolares que acuden a la escuela sin almorzar a menudo sufren dificultades de concentración y de memoria o se encuentran cansados o nerviosos.

Estos menores no disponen de la energía suficiente para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que requieren las actividades escolares y, en consecuencia, tienen la necesidad de un gran aporte energético a media mañana.

publicidad

Un momento en familia

Según los especialistas en nutrición, la clave está en concienciar a los menores y muy especialmente a los adultos, de los que depende su alimentación, de la importancia y beneficios de un desayuno completo.

La Doctora Susana del Pozo explica que la ingesta del desayuno debe suponer en torno al 25 por ciento del total del consumo diario, tanto en menores como en adultos, porque el almuerzo rompe con un largo período de ayuno de unas 8 horas de sueño.

Se trata, según la especialista, de huir de las prisas y de saber hacer del desayuno una comida "completa, divertida y agradable".

La cuestión es ponerle imaginación a la primera comida del día, como sucede con el resto de comidas, y aprender a dedicarle el tiempo que se merece (unos 15 y unos 30 minutos de diarios).

Esto hace que algunos niños se vean obligados a acudir a los hidratos de carbono para saciar su apetito, alejándose de una dieta sana y acercándose al cada vez mayor problema de la obesidad infantil.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad