publicidad
Personal de rescate llevan una de las tantas víctimas en la zona costera de Miyagi, muy cerca del epicentro del terremoto del viernes.

Hallaron más de 2 mil cadáveres en la costa de Miyagi

Hallaron más de 2 mil cadáveres en la costa de Miyagi

Hallaron más de 2 mil cadáveres en la costa de Miyagi

Personal de rescate llevan una de las tantas víctimas en la zona costera...
Personal de rescate llevan una de las tantas víctimas en la zona costera de Miyagi, muy cerca del epicentro del terremoto del viernes.

Se esperan más muertos

TAKAJO, Japón - Los equipos de rescate hallaron este lunes cerca de 2 mil cadáveres en la costa de la provincia japonesa de Miyagi, al noreste, golpeada el viernes por un violento terremoto y el tsunami que causaron estragos en Japón, anunciaron responsables japoneses citados por el canal de televisión NHK.

Cerca de 1,000 cadáveres fueron descubiertos en playas de la península de Ojika, dijo el canal citando autoridades japonesas. Otros 1,000 cadáveres fueron hallados en Minamisanriku, una ciudad portuaria devastada el viernes por el terremoto y el tsunami, que se encuentra en la costa del Pacífico.

Mientras, cuadrillas de rescate se valían de motosierras y de picos el lunes para desenterrar cadáveres de las devastadas ciudades costeras del Japón, mientras la nación más rica de Asia se hallaba frente a una creciente crisis humanitaria, nuclear y económica a raíz de un catastrófico terremoto, seguido por un maremoto, que es probable que haya causado la muerte a miles de personas.

publicidad

Millones de personas pasaron una tercera noche sin agua, alimentos, ni calefacción bajo temperaturas casi gélidas a lo largo de la devastada costa del noreste japonés, mientras que el edificio que contenía a un segundo reactor nuclear hizo explosión debido a la concentración de hidrógeno, mientras que la bolsa de valores se desplomaba ante la posibilidad de grandes pérdidas en las industrias japonesas, que incluyen importantes marcas como Toyota y Honda.

Un funcionario policial dijo que 1,000 cadáveres arrastrados por las aguas habían quedado varados por toda la costa de Miyagi. El funcionario se negó a ser identificado, alegando normas del departamento de Policía, pero agregó que las autoridades se encuentran en el proceso de recuperación de los restos.

El hallazgo aumentó la cifra oficial de víctimas a 2,800 pero el jefe policial de Miyagi ha dicho que es probable que más de 10,000 personas hayan muerto solo en su provincia, que tiene una población de 2.3 millones de habitantes.

La doble tragedia del viernes ha causado penurias inimaginables para la población de esta nación industrializada que no ha visto este tipo de sufrimiento desde la Segunda Guerra Mundial. En muchos lugares no hay agua potable, ni electricidad y la compra de gasolina es precedida por largas esperas de cuatro a cinco horas. La gente está tratando de calmar el hambre con fideos o arroz mientras se enfrentan a la muerte de sus seres queridos y la destrucción de sus viviendas.

publicidad

"La población está sobreviviendo con escasa comida y agua. Las cosas simplemente no están llegando, dijo Hajime Sato, un funcionario de gobierno de la prefectura de Iwate, una de las zonas más afectadas por el desastre.

"Le hemos solicitado reiteradamente al gobierno que nos ayude, pero el gobierno está abrumado con la magnitud de los daños y la enorme demanda de alimentos y de agua", dijo a The Associated Press.

Ayuda a funerarias

Sato indicó que las autoridades locales solicitarán a las funerarias de otros países que les envíen ayuda para enterrar a sus muertos.

La destruida costa ha sido sacudida por más de 150 réplicas desde el viernes, la más reciente de una magnitud de 6.2 que fue seguida de una falsa alarma de maremoto el lunes. Abandonando su operación de búsqueda, los soldados les dijeron a los residentes de la devastada costa de Soma, el pueblo más afectado en la prefectura de Fukushima, que corran a las alturas.

Mientras las sirenas ululaban, los soldados gritaban "¡corran a tierras más altas! ¡váyanse de aquí!" Varios soldados fueron vistos llevando a una anciana por una colina cubierta de barro. La alarma resultó falsa.

"Esta es la peor crisis que afecta a Japón desde que terminó la guerra hace 65 años", destacó el primer ministro Naoto Kan a los periodistas el domingo, agregando que el futuro del Japón sería decidido por su respuesta.

publicidad

Cuadrillas de búsqueda llegaron a Soma por primera vez desde que ocurrió el desastre el viernes para desenterrar a las víctimas. Las ambulancias esperaban y las bolsas para los cadáveres eran colocadas en zonas adyacentes limpias de escombros, mientras los bomberos usaban picos y motosierras para despejar una indescriptible maraña de madera, piezas de plástico, techos, barro, automóviles retorcidos, cables de alumbrado público enredados y electrodomésticos.

Los helicópteros sobrevolaban, evaluando la destrucción que cubría el horizonte. Algunos buques quedaron volcados sobre caminos adyacentes a la costa hasta a un kilómetro, tierra adentro. Las autoridades dijeron que una tercera parte de la ciudad de 38,000 habitantes estaba inundada y miles habían desaparecido.

Según las autoridades se ha confirmado la muerte de más de 2,800 personas, entre ellos 1.000 hallados el lunes, y más de 1.400 personas están desaparecidas desde el viernes. Otras 1,9000 han quedado heridas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad