publicidad

Conoce los deducibles por huracanes. Son parte de la póliza de seguro.

Conoce los deducibles por huracanes. Son parte de la póliza de seguro.

En dieciocho estados costeros del país y el District of Columbia se aplica un deducible para huracanes como parte de las pólizas de seguro.

Conoce los deducibles por huracanes. Son parte de la póliza de seguro. d...

Conoce cómo funciona en tu caso

HOUSTON, Texas - En dieciocho estados costeros del país y en el District of Columbia se aplica un deducible específico para huracanes como parte de las pólizas de seguro de propietarios de viviendas, por lo que es esencial que los asegurados conozcan si este deducible se aplica en su caso y cuándo, indicó el Insurance Information Institute (I.I.I.).

“Los deducibles de huracanes se diseñaron por el aumento de los riesgos que significan los huracanes y ante el desarrollo urbanístico y de población de las regiones costeras, con objeto de que al compartir parte de este riesgo con el asegurado, el sector asegurador privado pueda seguir ofreciendo cobertura contra estos desastres de una forma accesible económicamente”, dijo Elianne E. González, portavoz del I.I.I.

publicidad

“Es sumamente importante que los residentes de áreas costeras o cercanos a la costa, conozcan la existencia de este tipo de deducible separado y cómo funciona”. afirmó González.

Un deducible es la porción de dinero que el asegurado paga de su bolsillo antes de que la cobertura de seguros entre en acción. Los deducibles típicos de una póliza estándar de propietarios de vivienda son $500 ó $1,000.

Los reguladores de seguros de 18 estados además permiten que las pólizas de la propiedad contengan otro deducible específicamente atado a los daños causados por los huracanes, el cual, en vez de ser un monto específico de dinero, suele ser un porcentaje de la cobertura máxima de la propiedad.

Los estados que permiten aplicar un deducible de huracanes son: Alabama, Connecticut, Delaware, Florida, Georgia, Hawaii, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Mississippi, New Jersey, New York, North Carolina, Rhode Island, South Carolina, Texas y Virginia.

Los deducibles de huracanes sólo se aplican a daños causados por estos desastres y suelen variar entre 1% y 5% del valor asegurado de la propiedad. Por ejemplo, un propietario que tiene una cobertura de $200.000, y con un deducible de huracanes del 2%, pagará los primeros $4.000 de las reparaciones de la propiedad si esta se vio afectada por un huracán.

En algunas áreas costeras donde los riesgos de daños por huracán son mayores, también pueden existir deducibles mayores del 5%. Es más, en algunos estados los dueños de las propiedades pueden seleccionar aumentar el deducible para disminuir el precio de las primas. Estos puntos de deducibles de huracanes son revisados y supervisados por los reguladores de seguros del estado.

publicidad

Cuándo se aplica un deducible

El hecho que se aplique un deducible de huracanes dependerá de una determinada situación que sirva de detonante para implementar dicho deducible en caso de huracán.

La causa que servirá como detonante para aplicar el deducible de huracanes, por lo general lo determina la empresa aseguradora. Así como varían de una empresa a otra, los detonantes también varían según el estado.

Por lo general las razones que sirven de detonantes incluyen situaciones como cuando el National Weather Service (NWS) oficialmente bautiza a una tormenta tropical, anuncia un aviso de huracán o emite una advertencia de huracán, o cuando el NWS define la intensidad del huracán.

Dado que hay bastantes diferencias de cómo se aplican, los propietarios deben revisar sus pólizas o hablar con su agente de seguros o la empresa aseguradora directamente, para aprender exactamente sobre cómo funcionan los deducibles de huracanes en su caso particular. 

El origen de los deducibles de huracán

Tras del paso del huracán Andrew por el sur de la Florida en 1992, y luego de que el huracán Hugo hiciera impacto en South Carolina en 1989, las empresas aseguradoras que proveen de seguros de propiedad se percataron de que estaban mucho más expuestas, y eran mucho más vulnerables de lo que previamente se sabía, a las pérdidas relacionadas con estos desastres.

publicidad

De hecho, a principio de los años 90, algunas de las grandes aseguradoras encontraron muchas dificultades para adquirir reaseguro ya que las reaseguradoras no estaban dispuestas a asimilar una porción tan grande del riesgo de los propietarios. 

Para obtener cobertura de reaseguro, las aseguradoras que emiten seguro de propietarios de vivienda llegaron a un acuerdo de limitar sus pérdidas potenciales máximas a causa de tormentas al requerir a los asegurados a compartir el riesgo y el costo del seguro, para lo que obtuvieron permiso de los reguladores estatales.

De este modo lograron la transferencia de una porción del riesgo cambiando los deducibles - específicamente en caso de huracán - a un porcentaje del valor asegurado de la vivienda.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad