publicidad
.

Desaparecerá 70% de los glaciares de Canadá hacia fin de siglo logo-noti...

Montañas Rocallosas de la provincia de Alberta, Canadá.

Desaparecerá 70% de los glaciares de Canadá hacia fin de siglo

Desaparecerá 70% de los glaciares de Canadá hacia fin de siglo

Una de las regiones montañosas más pintorescas de Canadá podría perder sus glaciares hacia el final del siglo. 

Montañas Rocallosas de la provincia de Alberta, Canadá.
Montañas Rocallosas de la provincia de Alberta, Canadá.

Una de las regiones montañosas más pintorescas de Canadá podría perder sus glaciares hacia el final del siglo.

Científicos de la Universidad de Columbia Británica afirman que para el 2100 se habrán derretido el 75% de la superficie - y 70% del volúmen - de los glaciares de las provincias de Alberta y Columbia Británica, al oeste de Canadá, comparado a datos de superficie del año 2005. En dos de las tres regiones de que se estudiaron, se podría perder hasta el 90%.

El estudio, publicado en la revista científica “Natural Geoscience”, también advierte que esta pérdida de glaciares afecta a diversos sectores de actividad humana como  la agricultura, silvicultura y turismo así como al ecosistema y la calidad de agua.

publicidad

Gary Clarke, el investigador principal  expresó a AFP que “Cuando los glaciares hayan desaparecido, habremos perdido los servicios importantes que proveen: una defensa contra episodios calurosos y secos hacia el final del verano, que mantiene frescas las aguas en los torrentes y sustenta a especies aquáticas de aguas frescas.”

A través de modelos computarizados, los científicos combinaron datos de tres regiones con cuatro escenarios conocidos de calentamiento global proyectados para el final del siglo. Los cuatro escenarios de proyección son aquellos utilizados por el Panel Intergubernamental sobre cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas. Los resultados de estas proyecciones mostraron que aún en el escenario de menor impacto, la mayoría de estos glaciares igualmente estarían condenados a desaparecer.

En el escenario más leve se estima que las temperaturas globales promedio aumente entre 0.3 y 1.7 grados centígrados (C) hacia el final del siglo. En cambio en el escenario más severo, el cual está basado en las tendencias actuales de incremento en temperatura, se estima una subida de entre 2.6 y 4.8 C.

No todos los glaciares se retraerán al mismo ritmo. Los glaciares de las regiones del Interior y las Rocallosas perderán más de 90% de su volúmen y área, bajo todos los posibles escenarios, salvo el más severo. En cambio, los glaciares marítimos perdurarán, pero de forma reducida, con una pérdida aproximada de 75% de su área y 70% de su volúmen.

publicidad

Esta región de Canadá contiene más de 17,000 glaciares que cumplen un rol importante en la producción hidroeléctrica de energía y en el abastecimiento de agua, también son escenciales para la minería y agricultura. Según Clarke, si bien el impacto de la pérdida glacial sobre estas actividades no deja de ser preocupante, el aumento en precipitaciones, que el cambio climático también traerá, podría amortizar las consecuencias sobre ellas.

Sin embargo, enfatizó, el mayor impacto se sufriría sobre los ecosistemas de agua dulce. Los glaciares funcionan como termostatos para estos ecosistemas y una vez desaparezcan los glaciares, la temperatura del agua en los torrentes subirá. Esto cambiará drásticamente el hábitat, por ejemplo, esto podría traer consecuencias no deseadas en la producción de salmón.

A todo esto se le suma la contribución ya conocida al aumento del nivel del mar. Actualmente el derretimiento de hielo procedente de montañas contribuye 0.7 milímetros por año  y se estima que el pico de derretimiento ocurrirá entre los años 2020 y 2040. El IPCC afirma que para el 2100, los glaciares montañosos de mundo habrán elevado 39 centímetros del nivel marino.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad