publicidad
.

¿Conseguir clics o conseguir ayuda? La narración digital de emergencias...

Human Rights Watch is holding a panel discussion in Miami on May 5, sponsored by the John S. and James L. Knight Foundation, on how digital storytelling techniques can improve reporting of humanitarian crises and international responses to them

¿Conseguir clics o conseguir ayuda? La narración digital de emergencias humanitarias

¿Conseguir clics o conseguir ayuda? La narración digital de emergencias humanitarias

Human Rights Watch recurre a las técnicas de narración digital en campañas humanitarias para captar público – y donantes

Human Rights Watch is holding a panel discussion in Miami on May 5, spon...
Human Rights Watch is holding a panel discussion in Miami on May 5, sponsored by the John S. and James L. Knight Foundation, on how digital storytelling techniques can improve reporting of humanitarian crises and international responses to them

Por Pascal Fletcher*

MIAMI, Fla. - A principios del año 2014, en la República Centroafricana sacudida por la violencia, el director de Emergencias de Human Rights Watch (HRW), Peter Bouckaert, y el fotógrafo Marcus Bleasdale encontraron un grupo de hombres y mujeres musulmanes peuhl detenidos en el pueblo de Bossembele a quienes sus captores, la milicia cristiana “anti-balaka” amenazaba con ejecutar.

Bouckaert, quien estaba reportando en vivo sus experiencias a través de Twitter, le pidió al comandante de la misión de paz francesa Operación Sangaris desplegada en la antigua colonia francesa que realizara la evacuación segura de los musulmanes. Cuando el oficial pareció demorar el asunto, Bouckaert respaldó su petición con insistentes mensajes de Twitter recordándole que se les acababa el tiempo a los detenidos.

“El comandante... me insultó y me preguntó quién c*ño yo me creía para decirle qué hacer, pero finalmente fue a salvar a los musulmanes,” dijo Bouckaert.

Cita otros ejemplos de cómo la cobertura oportuna e inmediata sobre el terreno a través de plataformas de medios sociales como Twitter y Facebook probablemente ayudó a salvar vidas en ese país de África Central, el cual estaba siendo destrozado por la violencia religiosa, política y social, mal comprendida y ampliamente ignorada en el resto del mundo.

publicidad

Las organizaciones humanitarias y de derechos humanos a nivel internacional, así como los organismos de las Naciones Unidas, utilizan cada vez más este tipo de técnicas de narración digital en sus campañas para captar público – y donantes – en un mundo cada vez más frenético y acelerado donde el lapso de atención es corto y a menudo distraído, incluso aturdido, por la saturación provocada por la cobertura de noticias de una multitud de fuentes y plataformas.

Bouckaert y Bleasdale ayudaron a producir para Human Rights Watch un conmovodor documental multimedia sobre la violencia ocurrida en los años 2013-2014 en la República Centroafricana, The Unravelling, el cual combina impecablemente la narrativa en primera persona, los testimonios y la explicación con fragmentos de video y fotografías para darle al lector/espectador una visión cercana e inmediata del conflicto en curso y la muerte y el sufrimiento que está provocando.

El año pasado, HRW utilizó herramientas multimedios y medios de comunicación social igualmente intensivos para reportar la crisis de los refugiados en Europa. “Nuestro objetivo era darle un nombre y un rostro a esa crisis, explicarle a la gente por qué muchos huían de Siria, Irak y Afganistán,” dijo Bouckaert.

Bouchaert gives other examples of how timely and immediate reporting on...
Bouchaert gives other examples of how timely and immediate reporting on the ground via social media platforms like Twitter and Facebook probably helped to save lives

En un reciente informe sobre abusos militares y de policía en barrios pobres en Venezuela, HRW utilizo imágenes de satélite antes y después de la opereacion para mostrar cómo casas fueron destruidas y comunidades arrasadas.

HRW celebro una mesa redonda en Miami este 5 de mayo, patrocinada por la Fundación John S. y James L. Knight, sobre cómo las técnicas de narración digital pueden mejorar la cobertura de las crisis humanitarias y las respuestas internacionales a ellas. Bouckaert y Bleasdale, quienes entre ellos han pasado años documentando el sufrimiento humano y los abusos en múltiples zonas de conflicto, explicaron sus experiencias en la República Centroafricana.

Andrea Holley, directora estratégica del Festival de Cine Human Rights Watch, quien modero el evento de Miami, dijo que la decisión de HRW de hacer la transición a la cobertura periodística digital multifacética – utilizando todo, desde Twitter y Facebook hasta Instagram e imágenes de satélite, fue también una respuesta a un entorno mediático rápidamente cambiante que requiere nuevas técnicas para llegar e influir a las audiencias masivas.

publicidad

“Human Rights Watch se enfoca en el cambio y el impacto, y en ser eficaz. Conforme cambian las herramientas y el paisaje, nos vemos obligados a cambiar. Haremos lo que tengamos que hacer para hablar con la gente,” dijo Holley.

"Si vamos a crear la próxima generación de personas preocupadas, tenemos que crear en todas estas plataformas," dijo Bleasdale.

Esto incluyó la novedad de que investigadores veteranos como Bouckaert y Bleasdale utilizaran narración en primera persona, como lo hacen en The Unravelling – un alejamiento del tono y estilo tradicionales de los informes de las organizaciones de derechos que tienden a depender mucho de las declaraciones recabadas de testigos y la evidencia acumulada.

“El testimonio en primera persona capta la atención de la gente de forma diferente," dijo Holley.

Añadió también que a medida que las organizaciones internacionales de noticias, presionadas por los cambios tecnológicos y el aumento de los costos en un cambiante mercado mediático mundial, redujeron sus coberturas en el extranjero, a menudo quedaba en manos de organizaciones como HRW darles cobertura de primera mano a las crisis “olvidadas”, como la de la República Centroafricana.

¿Más clics que acciones?

Sin embargo, han surgido dudas acerca de la efectividad de las campañas de medios en línea y sociales, independientemente de cuán hábilmente haya sido producidas o cuán convincentes sean, para darles soluciones reales a las emergencias humanitarias.

Dos ejemplos provenientes de África en los últimos años – uno se enfoca en el Ejército de Resistencia del Señor (LRA) de Joseph Kony, un grupo guerrillero predatorio y sanguinario que buscaba a sus víctimas entre los niños de Uganda y los países vecinos, y el otro en un grupo de chicas estudiantes de Chibok, en el noreste de Nigeria, secuestradas en 2014 por los violentos militantes islamistas de Boko Haram – atrajeron acusaciones de sus detractores de “clictivismo” y “slacktivismo (o activismo de sillón)” narcisistas y divorciados de las realidades que supuestamente estarían transformando.

publicidad

Promotores y defensores de la película “Kony 2012”, la cual se volvio viral en ese momento, y la campaña de Twitter #BringBackOurGirls fueron ampliamente acusados de estar más interesados en conseguir publicidad para sí mismos que para las víctimas en África a quienes pretendían ayudar.

“No se consigue la acción decisiva, porque a menudo el propósito es: ‘mírenme, miren cuánto me preocupo’,” dice el autor y periodista Alex Perry, quien trabajó durante 15 años en Asia y África como corresponsal de TIME, Newsweek y otras publicaciones. Su libro del año 2015 sobre su cobertura de África, The Rift, incluye una visión crítica de los motivos y eficacia de lo que Perry llama “apoyo de las personalidades superestrellas” y la “licencia de los humanitarios para honrarse a sí mismos” en países empobrecidos y desgarrados por conflictos.

A pesar de la histeria en los medios sociales generada por las campañas #BringBackOurGirls y “Kony 2012”, las cuales atrajeron avalanchas de celebridades y dieron pie a promesas públicas de ayuda por parte de las potencias occidentales, hasta ahora parecen haber fracasado en sus objetivos finales. La mayoría de las niñas de Chibok continúan desaparecidas en los bosques y matorrales del noreste de Nigeria donde Boko Haram aún deambula y asesina, y el jefe del LRA, Joseph Kony, todavía se encuentra fugitivo en las selvas de África Central a pesar del envío por parte del presidente estadounidense Barack Obama de fuerzas especiales estadounidenses para intentar rastrearlo, al parecer motivado por la campaña "Kony 2012".

publicidad

Las dudas sobre las campañas en medios sociales forman parte de un espíritu más amplio y aparentemente cada vez mayor de introspección en el movimiento humanitario mundial, donde muchos se preguntan si los fondos de los donantes están siendo utilizados de forma plena y eficaz por una industria cada vez más sofisticada que a veces pareciera estar sirviéndose más a sí misma que a los que afirma servir. “Creo que hay algo erróneo en nuestra idea de la caridad y de la compasión. Con el tiempo, se ha convertido en algo que tiene que ver con nosotros mismos, en lugar de con las personas a quienes estamos ayudando," dice Perry.

Sin embargo, Bouckaert, de HRW, cree apasionadamente que la cobertura que él y Bleasdale realizaron desde la República Centroafricana tuvo un impacto real, algo que Perry admite. Bouckaert dijo que era “personalmente muy alérgico al activismo ‘autocomplaciente’ de los medios sociales ... (que) ... muy a menudo es un conveniente sustituto para formas más importantes – y difíciles – de activismo."

En última instancia los clics y las visitas en línea no sustituyen la acción humanitaria oportuna y decisiva de los gobiernos e instituciones, bien coordinada y financiada, y reforzada por una supervisión contínua.

Sin embargo, no hay dudas de que publicar la historia rápida y vívidamente puede ayudar. “En el centro de todo ello se encuentra lo que debe permanecer en el núcleo de todos los buenos reportajes de investigación, ya sea si hablamos de periodismo o de investigaciones de derechos humanos: los pies sobre el terreno, un cuaderno en la mano y un buen fotógrafo a tu lado,” dijo Bouckaert.

publicidad

“No soy el tipo de idealista que cree que podemos cambiar el mundo de la noche a la mañana. Pero sí estoy muy convencido de que nuestro trabajo en la República Centroafricana—en solidaridad con muchos otros igualmente dedicados—ayudó a evitar una tragedia mucho mayor en el lugar,” añadió Bouckaert, refiriéndose al conflicto en la República Centroafricana como quizá el más cercano en África a un genocidio desde las masacres étnicas en Ruanda en 1994.

* Pascal Fletcher es un periodista galardonado y ex editor de Reuters Africa. También fue jefe de las oficinas de Reuters en Cuba, Venezuela y Miami.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad