publicidad

Suprema Corte de Justicia analizará ley antiaborto de Texas

Suprema Corte de Justicia analizará ley antiaborto de Texas

Aceptó escuchar la apelación interpuesta por el Centro para los Derechos Reproductivos y otras organizaciones defensoras del derecho al aborto

DALLAS - La Suprema Corte de Estados Unidos aceptó analizar una ley texana que restringe el aborto, al imponer a las clínicas que lo practican estándares de hospital, lo que llevaría al pronunciamiento más importante del tribunal sobre el tema.

La máxima instancia judicial de Estados Unidos anunció que aceptó escuchar la apelación interpuesta por el Centro para los Derechos Reproductivos y otras organizaciones defensoras del derecho al aborto, que se oponen a la ley de Texas. Esa legislación impuso nuevas regulaciones médicas que amenazan con obligar al cierre del 75 por ciento de las clínicas que realizan abortos en esta entidad.

Más mujeres se producen abortos en Texas San Antonio: KWEX


La ley, promulgada en 2013 pero actualmente suspendida en sus partes primordiales, obliga a las clínicas de aborto a cumplir con los estándares de un hospital, incluidos tamaños mínimos de habitaciones y puertas, tuberías de anestesia y otras infraestructuras.

La ley exige también que los médicos que practican abortos cuenten con privilegios de admisión en un hospital de cirugía mayor dentro de 30 millas (48 kilómetros) del sitio donde se ubica la clínica.

Sólo un puñado de clínicas de aborto de Texas, todas ellas ubicadas en las principales áreas metropolitanas, cumplen con esos estándares. Grupos y organizaciones que defienden los derechos reproductivos de la mujer han advertido que la ley obligaría al cierre de todas menos nueve clínicas de aborto en la entidad.

publicidad

Los promotores de la ley han señalado que el estatuto es necesario para “proteger a los no nacidos y asegurar que las mujeres de Texas no sean sometidos a condiciones inseguras e insalubres”, durante los procedimientos de aborto.

“Los practicantes del aborto no deberían tener derecho a operar sus negocios en instalaciones de baja calidad y con médicos que carecen de privilegios de admisión en un hospital. Esta decisión ayudará a proteger la salud y el bienestar de las mujeres de Texas”, ha señalado el procurador general de Texas, Ken Paxton.

Los jueces de la Suprema Corte deberán decidir si las regulaciones contenidas en la ley son razonables y están realmente orientadas a proteger la salud de las mujeres, o buscan aumentar en forma innecesaria los costos de infraestructura para obligar al cierre del mayor número de clínicas de aborto a fin de limitar esa práctica.

En 1992, la Suprema Corte dictaminó que los estados pueden regular el aborto, siempre y cuando sus regulaciones no impongan una “carga excesiva” en las mujeres que buscan poner fin a un embarazo. Pero desde entonces, los jueces no han definido exactamente lo que significa “carga excesiva”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad