publicidad
Luis Vargas posa con sus hijos. Condenado injustamente por violación

Mexicano exonerado de violación espera decisión sobre su deportación

Mexicano exonerado de violación espera decisión sobre su deportación

Después de 16 años de estar preso, Luis Lorenzo Vargas fue exonerado, pero ahora lo busca ICE para deportarlo

Luis Lorenzo Vargas fue exonerado de una condena que lo mantuvo en la cárcel por 16 años hace dos meses; no obstante, un juez de inmigración dio el viernes la orden de mantenerlo recluido en un centro de detención en Los Ángeles, mientras se define si lo deportan a México.

La pesadilla del mexicano comenzó el 7 de diciembre de 1999 cuando recibió una sentencia de 55 años a cadena perpetua por secuestro, violación, y sodomía por la fuerza.

A pesar que varios testigos declararon que Vargas se encontraba trabajando cuando sucedieron los ataques, tres víctimas lo identificaron como su atacante.

Cuando fue condenado, Vargas mantuvo su inocencia y advirtió que el verdadero criminal aún estaba prófugo.

Luis Vargas posa con sus hijos. Condenado injustamente por violación
Luis Vargas posa con sus hijos. Condenado injustamente por violación

El Proyecto Inocencia de California y la Escuela de Leyes de la Universidad Western en San Diego presentaron pruebas de ADN que demostraron que los crímenes que se le imputaban al mexicano habían sido cometidos por un violador en serie conocido como el "Violador de la lágrima".

A raíz de ello, el inmigrante, nacido en Tijuana, Baja California (México), fue exonerado el 23 de noviembre del año pasado, pero en vez de respirar la libertad, fue detenido por las autoridades de inmigración.

"Estamos esperando tenerlo en casa desde hace muchos años, y ahorita espero que esto se resuelva pronto", dijo a Efe Blanca Alatorre, madre de Vargas.

No obstante, según la portavoz de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), Lori Haley, el proceso contra Vargas no está ligado a la condena por la que fue exonerado.

publicidad

Los registros del DHS demuestran que el inmigrante perdió la residencia permanente por una condena previa en 1992. El mexicano fue deportado en junio de 1994, no obstante regresó al país de forma indocumentada y se vio involucrado en el caso por el que fue acusado injustamente.

La deportación previa y su condena por un crimen violento convierten a Vargas en una prioridad de las autoridades de inmigración que tienen como prioridad expulsar del país a estos inmigrantes.

Vargas permanecerá detenido hasta el próximo 3 de marzo cuando un juez de inmigración escuchará a su defensa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad