publicidad

Denuncian crisis en sistema de salud

Denuncian crisis en sistema de salud

Los expertos opinan que la sanidad pública en California es un mal negocio para los médicos y los pacientes en el estado.

La lista de médicos adscritos a Medi-Cal es cada vez más

reducida y muchos que prestaban este servicio durante años, animados

por un sentido de la responsabilidad, decidieron abandonarlo, algo que

perjudica a los enfermos con menor poder adquisitivo -muchos de ellos

hispanos- incapaces de pagarse un seguro privado.La situación,

lejos de mejorar, se encamina en una dirección crítica ya que los

legisladores californianos aprobaron recientemente una rebaja de un 10

por ciento en el pago de los servicios a doctores adscritos a Medi-Cal

con el fin de que California se ahorre $500 millones de dólares al año."No

sé cuál va a ser el impacto de esta medida sobre los servicios médicos,

habrá que esperar unos cinco años para tener perspectiva, pero estamos

cerca de un punto en el que el sistema podría dejar de cumplir su

servicio", aseguró Chris Perrone, de California HealthCare

Foundation.El último incremento de fondos destinados a Medi-Cal

se produjo hace ocho años, por entonces ya la mitad de los doctores

californianos se negaban a atender pacientes con este seguro.En todo ese tiempo, los costes médicos han subido, pero no así los cheques que reciben éstos por su atención sanitaria.Actualmente

el beneficio que obtiene un médico por una consulta de un paciente de

publicidad

Medi-Cal es de $24 dólares netos, algo que no compensa a muchas

clínicas, que incluso obtienen más rentabilidad con el sistema de

atención primaria federal Medicare, que por el mismo servicio les paga $38 dólares.Medi-Cal, que ofrece una cobertura más amplia que Medicare, pierde la batalla con el denostado seguro federal en muchas áreas.El

tratamiento para una fractura de un dedo está valorado $74 dólares,

menos de la mitad de lo que está tasado en Medicare, pero la diferencia

es drástica si se trata de poner un catéter: $81 dólares con Medi-Cal y

$1,372 dólares con el sistema federal, según datos del diario Los

Ángeles Times.

Ante este panorama los médicos acaban prestando

más atención a los costos que a los pacientes, que por su parte, tienen

muchos problemas para conseguir un doctor que los atienda,

especialmente cuando se trata de un especialista."Los doctores

que llevan atendiendo a pacientes durante largo tiempo no dejarán de

cuidar de ellos, pero sí que podrían evitar prestar sus servicios a

nuevos enfermos bajo Medi-Cal. Esto es más grave con los especialistas,

publicidad

que tienen relación esporádica con sus clientes", comentó Perrone.Medi-Cal

es un programa que sirve a 6.7 millones de personas con bajos recursos,

ancianos y discapacitados y se financia con fondos de los gobiernos

Federal y californiano.Es además, la segunda partida

presupuestaria de California tras Educación, con un coste previsto de

$38 mil millones de dólares para el próximo año de los que cerca de la

mitad son federales.La apuesta del gobernador Arnold

Schwarzenegger de un seguro universal, rechazada por el Legislativo

estatal, que incluiría una subida de los réditos para los médicos de

Medi-Cal, y la crisis fiscal de California, que ronda los $16 mil millones de dólares, acabó por condenar a este seguro.Medi-Cal

fue el primer objetivo de los políticos californianos cuando se propuso

la rebaja presupuestaria del Estado para tratar de lidiar con la

situación económica."Optaron por aplicar el recorte para los

médicos, pero podría haber tomado otra dirección, como endurecer las

normas de acceso a este seguro, para dárselo a los que realmente más lo

publicidad

necesitan", explicó Perrone, quien lamentó que las propuestas de

Schwarzenegger no saliesen adelante."Él había apostado por

universalizar el servicio, sin convertirlo en obligatorio para los

médicos pero que todos tuviesen que contribuir a sufragar su coste a

través de impuestos", indicó.Ante este problema de sanitario

varios gobiernos locales tienen previsto liderar una coalición para

pedir que se detenga el recorte del 10 por ciento en los pagos a

médicos que atienden a clientes a través de Medi-Cal acordado en

febrero.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad