publicidad
.

Dennis causó estragos en Cuba y Haití logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c2...

Dennis causó estragos en Cuba y Haití

Dennis causó estragos en Cuba y Haití

Ambos países recogían los escombros dejados por el huracán Dennis, que causó graves daños y mató al menos 54 personas en la zona.

En Haití murieron al menos 40 personas por el paso el jueves de Dennis, anunció este martes la Dirección de Protección Civil haitiana, precisando que todavía se trata de un balance provisorio.

Además de los 40 muertos, la Dirección de Protección Civil lleva registrados 16 desaparecidos y 22 heridos, indicó a la AFP el portavoz de esta institución, Jeffe Delorges.

En Cuba, Dennis provocó 16 muertos, cinco fallecieron por causas relacionadas con el meteoro en Estados Unidos y uno en Jamaica.

Pero la región ya está bajo la amenaza de Emily, un ciclón que el martes tenía categoría de tormenta tropical pero que entre el miércoles y el jueves --según los servicios meteorológicos-- debería azotar las Antillas menores como huracán, antes de seguir rumbo hacia República Dominicana y Haití, donde podría llegar el sábado.

Precisamente en Haití, en la ciudad de Grand-Goâve (sudoeste) se informó este martes sobre el hallazgo de 23 cadáveres, como consecuencia del derrumbe de un puente por el paso del huracán Dennis.

Diez personas murieron además en la región de la Grande-Anse (sudoeste), cinco en el sudeste y dos en la ciudad de Cayes (sur).

La protección civil también registró 15 mil personas afectadas, 609 casas destruidas y 1,302 dañadas.

En Cuba, el paso devastador de Dennis dejó 16 muertos y más de 1,400 millones de dólares en pérdidas, informó la medianoche del lunes el presidente Fidel Castro, quien señaló que el saldo es aún preliminar.

publicidad

Dennis, primer huracán de la temporada, destrozó en Cuba 120 mil viviendas, destruyó la cosecha de productos cítricos y dañó severamente la de plátanos, alimento básico de los cubanos. En ciudades como Cienfuegos y Matanzas, el servicio eléctrico quedó al mínimo y 1,5 millones de personas fueron evacuadas, dijo Castro.

"Tenemos que hablar de lo más triste, las personas que murieron, en total 16", dijo el líder cubano, quien hizo un saldo de los daños causados por Dennis, que tocó tierra cubana a última hora del jueves con una fuerza de grado 4 en la escala Saffir-Simpson, que llega a cinco.

"Hay gentes que debieron evacuarse y no se evacuaron o se tardaron o regresaron al lugar", dijo Castro, cuyo régimen monta todos los años un aceitado mecanismo para mitigar el impacto de los ciclones.

Dennis ha sido para Cuba el huracán más mortal de los últimos 40 años y La Habana rechazó la ayuda humanitaria que le ofrecieron Estados Unidos, su enemigo político, y la Unión Europea, que cuestiona al régimen comunista por la persecución a los disidentes.

En Jamaica se reportó otro muerto arrastrado por la corriente en inundaciones.

Tras golpear Cuba, Haití y Jamaica, Dennis se dirigió al Golfo de México y dejó al menos cinco muertos en el sudeste de Estados Unidos, en donde además provocó fuertes inundaciones y tornados.

publicidad

Dennis entró el domingo a Estados Unidos por Florida como un potente huracán categoría 3 en la escala Saffir-Simpson, derribando árboles, tendido eléctrico y dejando cientos de miles de personas sin electricidad.

Pero como su fuerza estaba bastante concentrada y se movía rápido, provocó menos daños de los que se esperaban.

El huracán Dennis provocó graves daños en la zona costera de Trinidad, en el centro de Cuba, pero respetó el casco histórico de la ciudad, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Casi dos días después del paso de Dennis por la región central de la isla, cientos de miles de cubanos continúan todavía evacuados y las autoridades estiman que el huracán ha causado cuantiosos daños materiales y ha dejado, al menos, una decena de víctimas mortales.

Decenas de miles de viviendas han sufrido derrumbes totales o parciales, parte del país sigue aún sin luz y sin agua y hay problemas en las comunicaciones telefónicas en algunas ciudades.

La agricultura, especialmente los cítricos y los platanales, han sido también castigados con dureza.

Dennis, que entró en Cuba por Cienfuegos (centro-sur), afectó gravemente a las costas de la vecina Trinidad, pero respetó el centro histórico de la ciudad, uno de los principales puntos de atracción turística del país.

publicidad

Más de 2,300 viviendas fueron afectadas en la provincia, según medios locales, aunque los edificios del centro histórico de Trinidad -fundado en 1514 y de una gran riqueza arquitectónica- sufrieron daños parciales, principalmente en los tejados y cubiertas.

En la ciudad, de 53 mil habitantes, los vecinos se apresuraban hoy a limpiar las vía públicas, recoger escombros, retirar los árboles caídos y los postes y cables del tendido eléctrico destrozados.

Autoridades locales apuntaron que Trinidad todavía tardará varias semanas en recuperar el suministro eléctrico con normalidad.

Casilda, una comunidad costera situada a seis kilómetros al sur de Trinidad, ha sido el lugar más golpeado, con el 80 por ciento de sus viviendas afectadas, unos 30 derrumbes totales y graves daños en la iglesia del siglo XIX.

El mar se adentró 500 metros en la población y el nivel del agua alcanzó el metro y medio en algunas zonas.

La industria pesquera, la principal actividad económica de la localidad, ha sufrido también graves daños, tanto en las instalaciones del puerto como en las embarcaciones, con al menos cinco barcos pesqueros hundidos.

En Playa Ancón, 12 kilómetros al sur de Trinidad, el huracán encrespó las habitualmente tranquilas aguas de esta zona y causó graves daños en la línea de hoteles situados frente al mar.

publicidad

La mayoría de estos hoteles han sufrido inundaciones, derrumbes de techos, rotura de ventanas y puertas, daños en la carpintería y caída de las redes eléctricas y de teléfonos.

Alrededor de 500 turistas que se encontraban en Trinidad y en Playa Ancón fueron evacuados antes del paso de Dennis y la zona tardará un tiempo en poder volver a recibir visitas porque, según autoridades locales, "hay grandes daños en la zona turística en toda la provincia".

En medio del recuento de los destrozos, Castro aprovechó para lanzarse contra su eterno enemigo, Estados Unidos, y fustigar a la Unión Europea (UE), y, en contraposición, elogiar la ayuda de su aliado y amigo personal, Hugo Chávez.

A la isla llegará el lunes un barco venezolano cargado con 1 mil toneladas de diesel, 20 mil láminas para techos de viviendas, 50 torres de transmisión de electricidad y otros materiales eléctricos.

Al mismo tiempo, advirtió, que su país no aceptará la ayuda, que calificó de "miserable", que ofrezcan Estados Unidos o la UE para mitigar los daños que causó Dennis en la isla.

Concretamente se refería a la ayuda ofrecida por Washington de 50 mil dólares para enfrentar la emergencia por el ciclón y a un eventual ofrecimiento de la UE, a la que fustiga por haber impuesto sanciones a la isla en junio de 2003 en represalia por el encarcelamiento de 75 disidentes.

publicidad

Mientras tanto, la situación se torna exasperante para los habitantes de varias regiones del país, incluso de La Habana, por la falta de pan, de luz, de gas y de agua, cuya deficiencia es considerable a pesar de que los servicios básicos se han ido restableciendo poco a poco.

En las últimas cuatro décadas los muertos no han pasado de 20 en 15 huracanes que han azotado la isla; mientras que en pérdidas económicas sólo Michelle, que afectó a 8 de las 14 provincias del país en noviembre de 2001, supera a Dennis, con 1,800 millones de dólares.

Cuando aún no se reponen del golpe asestado por Dennis, los cubanos miran preocupados acercarse a la tormenta tropical Emily, que amenaza con afectar a la isla el fin de semana.

No obstante, algunos informes de prensa aseguran que la devastación por Dennis en Haití, el más pobre del continente americano, es mucho peor. Hablan de que hay al menos un centenar de desaparecidos.

Las autoridades haitianas dijeron que en total, 37 casas fueron destruidas y 96 dañadas y unas 8 mil personas resultaron afectadas, según un balance parcial de los daños divulgado el sábado.

La mayor parte de las víctimas vive en las regiones del sur y del sudeste, las más afectadas por las fuertes lluvias que inundaron las ciudades y destruyeron numerosas plantaciones,señaló un funcionario de la protección civil, Jeffe Delorges.

publicidad

El pasaje del huracán Jeanne en septiembre de 2004 provocó 1,870 muertes y unos 850 desaparecidos en Haití y provocó enormes destrozos particularmente en la ciudad de Gonaives (noroeste).

Jamaica sufrió algunos daños

Por otro lado, varios ríos rebosaron sus márgenes en el este de Jamaica, inundando carreteras y dejando varados en sus casas a numerosos residentes, expresó la alcaldesa de Morant Bay, Joan Spencer.

La carretera principal que conecta a la región oriental de la isla con la capital de Kingston estaba inundada, impidiéndole a los rescatistas llegar al área, declaró la alcaldesa a radio RJR.

"Estamos en una situación terrible", manifestó Spencer. Señaló que las copiosas lluvias del fenómeno causaron deslizamientos de terrenos y comunidades aisladas.

Cerca del 10 por ciento de la población de Jamaica quedó sin electricidad, según información de la empresa proveedora de energía. Mientras, el primer ministro jamaiquino, Percival Patterson, instó a los residentes de las áreas bajas a evacuar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad