publicidad

Demandan al Miss California

Demandan al Miss California

La ganadora del Miss California USA, una hispana a quien le quitaron la corona días después, demandó al certamen de belleza por discriminación.

Su corona fue arrebatada

LOS ÁNGELES, California - Christina Silva, coronada Miss California el pasado 25 de noviembre y a quien le retiraron el título tres días después, ha demandado al certamen por humillación pública y premios perdidos, al alegar que ha sido discriminada por ser hispana.

"Keith Lewis ['MR. LEWIS'], el director del certamen estatal California USA 2008, motivado por sus propios intereses de negocios, económicos y prejuicios, manipuló, engañó y amañó un concurso de belleza", precisó la demanda en su introducción.

La felicidad de Silva por su triunfo sólo duró tres días, cuando fue notificada por Lewis de que "ha habido un error y usted no es la ganadora" -según cita la querella- para, posteriormente, coronar en su reemplazo a Raquel Beezley, de 21 años y quien representó a la ciudad de Barstow.

No obstante, Silva, de 24 años, recibió esta semana no una corona, pero sí un reconocimiento del Concejo de Los Ángeles por su trabajo social de los últimos meses, en favor de su comunidad.

El homenaje fue propuesto por el concejal Herb Wesson del Distrito 10 de Los Ángeles, entre otras cosas por haber sido asistente de maestro en una escuela dominical, trabajar voluntariamente con desamparados del área de Skid Row y haber viajado a Tijuana, México para donar ropa y alimentos a niños huérfanos.

publicidad

Pero la distinción no frenará el avance del reclamo legal, que busca una indemnización de $500 mil dólares al señalar todo el esfuerzo y sacrificio que la joven -de ascendencia ecuatoriana y mexicana- realizó para ganar el concurso, así como los daños económicos emocionales que le produjo la pérdida de la corona.

La querella resalta claramente un aspecto étnico por el hecho de su origen y apariencia hispana.

"Durante los ensayos ella comenzó a notar que el señor Lewis demostraba trato preferencial hacia algunas de las concursantes 'de aspecto más anglosajón'", afirmó el documento legal.

El día de la elección, según denunció el abogado, un asistente del director del certamen advirtió a otro empleado que, "Lewis estaba incómodo con el hecho que la señorita Silva hablara en español con ciertos vendedores".

Dentro de las 10 acusaciones presentadas en la querella, además de humillación pública y premios perdidos, también se alegan rompimiento de contrato, negligencia, competencia injusta y causa intencional de sufrimiento emocional, entre otros.

Por su parte, Lewis ha manifestado a los medios que -aunque todavía no conoce el texto de la demanda- las acusaciones de discriminación racial son infundadas.

El organizador niega la acusación

El director del certamen aseguró que ha habido tres ganadoras mientras él ha estado al frente del evento, dos de ellas afroamericanas, "dos de las cuatro en la historia del concurso estatal".

publicidad

Asimismo señaló que la actual Miss California USA -Beezley- "es 25 por ciento filipina", rechazando las acusaciones presentadas contra él, su empresa K2 Productions -que realiza el certamen- y la organización Miss Universo.

El 28 de noviembre -según la queja legal- Lewis llamó a Silva y le pidió que se presentara en su casa, acompañada por su familia. Silva llegó a la reunión con flores para él y sus asistentes.

Apenas la recién coronada reina llegó al sitio de la reunión, Lewis le informó sobre el error y le pidió insistentemente que "ella misma contactara a la candidata Beezley y le informara que ella la verdadera ganadora del título".

"Necesito que usted haga lo correcto... odiaría una mala decisión suya que tuviera un impacto negativo en su carrera", dijo Lewis según señala el abogado en su alegación. Sintiéndose amenazada, Silva contactó a Beezley y le informó la noticia.

Sin embargo, la nueva ganadora no mostró ninguna sorpresa ante el inesperado cambio.

Desde ese día, Lewis y sus agentes ofrecieron distintos tipos de explicaciones sobre el error, desde una equivocación en el orden la lectura de los nombres de los concursantes, hasta estándares inadecuados en el cálculo de los votos aplicados por los jueces.

En sus 29 páginas, la demanda también sostiene que Lewis comentó que, "tener muchas personas con diferentes apariencias étnicas en la tarima no era bueno para el concurso y que podía alejar posibles concursantes para el año siguiente".

publicidad

La querella fue presentada el jueves por las Oficinas Legales de Triviño Pérez y Asociados. La organización Miss Universo no ha dado declaraciones sobre el hecho.

Por su parte, la portavoz de Miss Universo Lark-Marie Anton se negó a comentar el caso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad