publicidad

Dejan escuelas por temor

Dejan escuelas por temor

El temor ante deportaciones por parte de los padres de familia, ha provocado que ya no dejen ir a sus hijos a la escuela.

Dejan escuelas por temor 20e8581cc18241cab8728496879a15d1.jpg

Aulas vacías...

IRVING.- El superintendente del distrito escolar de Irving, Jack Singley, dijo que algunos padres de familia han retirado a sus hijos de las escuelas por temor a que ellos, los menores, o algún familiar inmigrante o sus familias sean deportados.

Por su parte, el consulado mexicano le está aconsejando a la gente que evite pasar conduciendo por esta ciudad en respuesta a la participación del departamento de la policía de Irving al programa federal de inmigración para identificar a inmigrantes indocumentados que hayan sido arrestados para deportarlos, denominado 24/7 ó Programa Contra Criminales Extranjeros (CAP por sus siglas en inglés).

De continuar esta tendencia, lideres comunitarios hispanos estiman que la cifra aumentaria a 2 por ciento, significando dos mil personas más deportadas en el próximo medio año, en total serían más de cuatro mil en un año.


publicidad

Según un artículo del periódico  The Dallas Morning News, el superintendente Jack Singley dijo que la semana pasada unos 90 niños se habían retirado del distrito que da cabida a unos 33 mil estudiantes.

Singley dijo que espera que esos padres de familia matriculen a sus hijos en otras partes.

"Mi preocupación es que algunos no lo harán porque son fugitivo", anotó Singley el miércoles. "Creen que alguien va a venir a la escuela a raptar a sus hijos", dijo.

Contra la deserción escolar

Los consejeros escolares del distrito tienen planeado reunirse el viernes para hablar sobre la necesidad de un programa que asegure a los estudiantes que están seguros en la escuela sea cual sea el estatus migratorio de sus familas.

A menores inmigrantes indocumentados no se les puede negar acceso a las escuelas públicas, que por lo general no preguntan sobre estado de inmigración de sus estudiantes, dijeron los funcionarios.

"Hemos tenido chicos muy nerviosos porque sus padres pueden ser deportados", dijo José Villasenor, director del programa de respuesta de los consejeros del distrito. "Los más pequeños están nerviosos", sostuvo.

Desde cuando comenzó el programa el año pasado, la policía de Irving le ha entregado a más de 1 mil 600 personas a funcionarios de inmigración.

Defensores de los derechos de latinos han acusado a los agentes de la policía de discriminar a los latinos usando perfiles raciales y de sobrepasarse en los arrestos de inmigrantes indocumentados para que los deporten.


publicidad

Los funcionarios oficiales responden que la policía solamente le provee información a los agentes de inmigración para facilitar la deportación de inmigrantes indocumentados que hayan estado encarcelados.

"Si no los están fichando en nuestras prisiones, no tienen nada de que preocuparse", dijo el alcalde Herbert Gears. Dijo que ni la policía ni los agentes de inmigración buscaban a menores en las escuelas.

Singley dijo que no sabe cuántos menores inmigrantes indocumentados van a la escuela en Irving.

El año pasado, casi un 66% de los estudiantes eran latinos y un 36% de ellos tenía poco conocimiento del inglés.

Gears dijo que la política municipal sobre inmigración cuenta con un amplio apoyo, en parte por los temores sustentados por la idea de que los inmigrantes indocumentados han sobrecargados los servicios sociales y sobrepoblado las escuelas.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad