publicidad

De lo cotidiano en Cuba

De lo cotidiano en Cuba

Este esfuerzo estatal inventado también por, El Hombre Mas Bueno Del Mundo, facilita la defensa de su política por aquellos que lo reciben

El despegue desde el parque Jonh Lenon aportó el primer tropiezo. Lunes

7 AM, imposible tomar algún transporte hasta 15 y 6 en el vedado desde

donde nos encontrábamos en Diez de Octubre. Próximos a la hora

señalada todavía luchábamos de que forma llegar. Un carro "particular"

abordado luego de una larga caminata con los bultos encima, para

alejarnos de la parada repleta, viendo pasar vehículos que no paraban,

me trajeron a la mente los años que hace que ocurre lo mismo, casi

medio siglo. Una muestra palpable de involución. Escolares de diversos

tamaños corriendo de un lado a otro, tropezando entre si, sudados,

montando por detrás con el peligro de caerse. Personas de cualquier

edad y procedencia social con mala cara, expulsando algunos sonidos

extraños y palabras machucadas por la espera infructuosa, era el

panorama que dejábamos atrás. Protestas abiertas ninguna, todas hacia

adentro, hacia sus almas y sus sentidos para hacerse mas daño. Con los

primeros 3 CUC del día entregados al dueño del auto y el

agradecimiento, nos quitábamos la preocupación inicial luego del susto

de perder el viaje.

publicidad

La sorpresa me invadió con el arribo al parque al verificar que los

ómnibus eran chinos. Nuevos y cómodos Yutong, calmaron la ansiedad ante

la idea de aquellas guaguas llamadas "de palo", que muchas veces en

otros menesteres abordé. Del tramite burocrático, la espera y la

seriedad de los responsables junto a sus duros modales de inconformidad

no escapamos y, después de un par de horas entre ordenes, orientaciones

y tirarnos fotos con la sentada figura de Lenon sin lentes, pues le

fueron robados, emprendimos el camino al paraíso.

Prohibido comer en el trayecto, ni sacar la mano, tampoco fumar, podía

apreciarse fácilmente en pequeños carteles, pero fue la voz del

malhumorado chofer quien nos lo advirtió. Poco después en asamblea

ofrecida en la carpeta, poniendo atención, en silencio, como

disciplinada muchedumbre, admitimos la segunda retórica sobre las

reglas a cumplir por los campistas y las consecuencias de su violación.

La tercera de las enseñanzas, partió de la que nos llevó hasta la

publicidad

cabaña,>por favor me recogen la basura y la vierten en el tanque que

tienen frente. "Gracias, ah, si quieren yogur blanco, el pepino,«pomo

plástico» les cuesta 25 pesos". Al menos el desayuno que tras la

segunda advertencia había quedado excluido de la alimentación, estaba

garantizado. La salida en la mañana tampoco da derecho al almuerzo de

hoy, pero mis amigos sagaces y experimentados populistas, habían traído

cuatro panes que podían sustituir el desagradable efecto digestivo,

hasta la tarde que buscáramos la comida, aceptable para el lugar y el

precio. El timbiriche que despacha alimentos ligeros, refrescos y agua,

abre a cualquier hora y cierra temprano.

La pregunta, la piscina está limpia? pudo haber ofendido a la que nos

entregaría la cabaña, pero lo asumió con dulzura afirmando que si.

Evidentemente estaba en proceso el disparo de la venta del yogurt.

Seis pedazos de espuma de goma, algunas semi forradas con una tela de

dudoso color, esperaban nuestros cansados cuerpos al anochecer,

publicidad

colocados por esfuerzo propio sobre las tres rusticas literas de hierro

y cartón tabla salpicadas de pintura, cubiertos con las sabanas que

traíamos de la casa. Las almohadas confeccionadas al enrollar los

pantalones, resolvieron ese escollo. Toallas, papel sanitario, jabón,

pasta dental, shampoo, suavizador, etc. repletaban los maletines,

advertidos a tiempo por los amigos de la necesidad de acompañarnos. Nos

faltó el cubo. Dos ventiladores, un televisor funcionando y una meseta

sin fregadero, que soportaban la presencia de par de cantinas para

transportar los alimentos y seis bandejas plásticas, sin cubiertos ni

vasos, se usarían para comer luego de ir hasta el lugar donde la

despachan a unos 300 metros, en subida. Comeríamos con los plásticos en

las manos, debido a la inexplicable falta de sillas y mesas. Con un

closet sin gavetas ni algo para guardar o colgar, se completaba el

calido interior. Por fuera una bendición, por dentro, un desastre. Todo

lo que es visible sirve: las guaguas, la piscina, el comedor donde no

publicidad

se come por no estar terminado, las áreas verdes cuidadas pero repletas

de hormigas depredadoras que invaden las edificaciones.

El agua para tomar a otros 300 metros, se encargaba por la caminata, de

evitar la dispepsia que pudiéramos sentir. No era potable la del

lavamanos, que junto al tanque del servicio sanitario, emulaba

anunciando inundación con su constante goteo hacia el piso, lugar donde

un poco mas alla, de no ser por las "santañillas" que inescrupulosas

nos acabaron las piernas con múltiples picadas como recibimiento,

pensábamos colocar las tres noches asignadas, las delgadas gomas de

dormir en busca de unión, mejor temperatura, higiene y visibilidad para

la televisión.

Por suerte había pocos mosquitos, pero la ausencia de agua en la noche,

dejaba despedir del baño el característico olor de la orina hasta las 8

AM, en que nos daba la alegría de regresar para descargar. Tampoco por

el día se escapaba de un tiempo sin el preciado liquido y la corriente

publicidad

en una ocasión faltó por varias horas.

La piscina, en efecto, parecía limpia, pero la imposibilidad de ver el

fondo me hacia desconfiar. El fuerte olor del cloro y las profundas

arrugas y asperezas que nos provocó en las manos, dejaban a las claras

presentir un remedio casero de ultima hora, cosa que confirmé cuando al

otro día el color verde oscuro, intenso, con algunas algas flotando y

un cambio sustancial en el aroma, me facilitaron el diagnostico de una

otitis externa que dio su primer indicio, con una hipoacusia que

achaqué a restos de agua en el conducto auditivo, o un tapón de cerumen

hinchado, que no salía, ni dando los saltos de Sotomayor. Por suerte

llevaba antibiótico y con la aparición del resto de los síntomas inicie

tratamiento.

El precio de cinco comidas para cuatro personas, las dos cabañas para

seis por tres noches y el transporte de cuatro, mas 75 de los pomos con

yogurt, no llegó a cuatrocientos pesos, unos 15 CUC. Este esfuerzo

publicidad

estatal inventado también por, El Hombre Mas Bueno Del Mundo, facilita

la defensa de su política por aquellos que lo reciben a tan bajo costo,

acorde con sus bajísimos salarios. No cabe dudas esto es justicia

social. Puede considerarse un privilegio acceder a una reservación de

tal categoría, ya que en otras áreas son de un increíble disconfort y

estrechez, con techos de zinc y baños colectivos fuera, sin TV ni

ventilador. Una base con ¨¨casitas¨¨ minúsculas de bloques sin resanar

ni pinturas, cerca de allí, se le otorgan gratuitas, por una semana

como estimulo, a trabajadores vanguardias, que contentos, juegan al

dominó y exhiben su pomo de uranio empobrecido y música a todo meter,

con el que cogeran una espesa nota, después de cocinar lo que tengan,

en carbón, acribillados por los mosquitos y el calor.

Pero lo mas interesante fue percibir lo complacido que se sentían en

general, lo fácil que buscaban solución a cualquier dificultad y, como

muchos, prolongaron su estancia y algunos en franco intercambio me

publicidad

dijeron que el mes próximo estaban en La Laguna, otro de inferior

calidad. Terminé frustrado al reconocer que ellos tienen ilusiones,

esperanzas y felicidad y yo, soy un irracional e inconforme aberrado

que considera al subsidio, un suicidio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad