publicidad

David Goldman, residente de Nueva Jersey pelea custodia de su hijo en Brasil.

David Goldman, residente de Nueva Jersey pelea custodia de su hijo en Brasil.

Una corte en Brasil favoreció a David Goldman, un padre residente de Nueva Jersey quien peleaba la custodia de su hijo.

Medida anulada

TRENTON, Nueva Jersey - El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil ordenó el 22 de diciembre que regrese a Estados Unidos el niño Sean Goldman, cuya custodia era disputada por su padre estadounidense, David Goldman, y sus abuelos maternos brasileños, informaron fuentes oficiales.

El presidente del STF, Gilmar Mendes, anuló la medida provisional que había emitido la propia corte el 17 de diciembre para mantener al niño de 9 años en Brasil, mientras se estudiaba si debía comparecer ante el juez para dar su opinión, como habían demandado sus abuelos.

"Mendes determinó la entrega del menor a los cuidados de su padre, David Goldman, que debe regresar a los Estados Unidos", según informó el STF en un comunicado.

El estadounidense David Goldman, quien llevaba cinco años luchando por recuperar la patria potestad de su hijo, dijo en una entrevista a Prensa Asociada a dos días de ganar la custodia: "Mi esperanza es que pasemos... las fiestas y el Año Nuevo y una vida muy larga, feliz y sana como padre e hijo, en casa".

"Toda mi familia y toda la familia de Sean han estado esperando, angustiados por más de cinco años para reunirse con su nieto, con su primo, su sobrino, con mi hijo", continuó

Goldman, residente de Nueva Jersey, había dicho que le permitiría a la familia brasileña del niño visitarlo en el futuro.

publicidad

El estadounidense inició su lucha legal en cortes de su país y de Brasil luego de que Sean fue llevado por su madre Bruna Bianchi a su país natal, Brasil, en 2004. Allí, Bianchi se divorció de Goldman, se volvió a casar y finalmente falleció mientras daba a luz. Desde entonces el niño ha vivido con su padrastro.

El abogado de la familia brasileña había ofrecido una solución negociada y una invitación al padre a pasar la Navidad juntos.

Cuando se le preguntó si permitiría que la familia brasileña visite al niño, respondió que sí. "Yo no les haría lo que nos han hecho a Sean y a mí", dijo.

Diplomacia afectada

El caso afectó las relaciones diplomáticas de Brasil con Estados Unidos y fue abordado por el presidente Barack Obama y su par brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

El senador demócrata por Nueva Jersey, Frank Lautenberg,  en reacción al caso bloqueó esta semana la renovación de un acuerdo comercial que suspende los aranceles a algunas exportaciones brasileñas, medida que el año pasado tuvo un valor de $2.750 millones de dólares en favor de la nación sudamericana.

También el Departamento de Estado norteamericano ha presionado para que el niño sea devuelto a su padre.

Sin embargo, el jueves un juez de la Corte Suprema suspendió la decisión que otorgaba la custodia a Goldman. Tanto éste como el procurador general presentaron apelaciones que pedían a la Corte que revierta esa decisión mientras decide si quiere escuchar testificar al niño.

publicidad

El abogado de la familia brasileña, Sergio Tostes, dijo a la AP que deseaba ver un acuerdo negociado a fin de evitar el daño causado a Sean y a las relaciones entre Estados Unidos y Brasil.

"Estamos levantando la bandera blanca y diciendo: 'Juntémonos, hablemos, somos adultos. Tenemos responsabilidades, así que comencemos a tener una conversación constructiva'", había destacado Tostes.

Goldman había dicho que "hasta que mi hijo y yo estemos en un avión juntos y se levanten las ruedas, no estaré menos decidido ni menos esperanzados de que ese día llegue", dijo.

También agregó que está ansioso por recuperar el tiempo perdido: "Tengo cinco años de amor que darle, así que va a recibir una cantidad extraordinaria", dijo. "Con amor y con paciencia, nos sanaremos".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad