publicidad
Rand Paul anuncia su candidatura a la presidencia de EEUU

Cuenta atrás en Estados Unidos para aprobar nuevas leyes antiterroristas

Cuenta atrás en Estados Unidos para aprobar nuevas leyes antiterroristas

Salvo acuerdo de último minuto, tres leyes de vigilancia creadas luego de los atentados del 11 de septiembre contra espías y terroristas expirarán el lunes

Rand Paul anuncia su candidatura a la presidencia de EEUU
Rand Paul anuncia su candidatura a la presidencia de EEUU

A las cuatro de la tarde de este domingo, comenzaba una reunión extraordinaria en el Senado para debatir sobre las leyes antiterroristas y contra espionaje en Estados Unidos. 

Salvo que haya un acuerdo de último minuto en el Congreso de Estados Unidos, tres leyes de vigilancia creadas luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra espías y terroristas están a punto de expirar en el primer minuto del lunes. Por eso se ha convocado la sesión extraordinaria para este domingo.

Qué está en juego

Hasta ahora la agencia NSA estaba autorizada, bajo  la sección 215 de la Ley Patriótica, a recopilar los metadatos de las comunicaciones telefónicas, es decir, información sobre la duración, la hora y el número utilizado, pero sin que se recogiera el contenido de la conversación. Pero esta sección expira a las 12 de la noche de este domingo, por lo que sería necesario un voto para su postergación.

publicidad

Pero esa no es la intención de algunos senadores, que quieren que consideran esta práctica una violación a los derechos y libertades fundamentales. Ante este panorama exiten tres posibilidades:

-La primera dejaría expirar el plazo, lo que según el Gobierno supondría un duro golpe a las actividades para poder luchar contra el terrorismo. En este bando se sitúa el candidato presidencial republicano Rand Paul.

-La segunda opción sería extender la sección 215, como solicitan los senadores más alineados a la derecha. Entre ellos se encuentra el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, aunque parece que tiene pocas posibilidades dada la fractura que existe dentro de su grupo.

-La tercera, llamada la Ley de Libertad y que es apoya el presidente Obama, supone en el fondo una modificación de la actividad de la NSA, ya que se podrían recolectar los metadatos pero serían almacenados por las empresas de telecomunicaciones, y solo se podrían consultar tras una autorización de un juez.

El resultado, al comenzar la sesión extraordinaria, era aún incierto. No solo por la división en este tema en el Partido Republicano, sino porque si sale adelante la opción apoyada por McConnell, el texto debería ir después a la Cámara de Representantes que no regresa hasta el lunes y el programa de espionaje estaría en el aire por varias horas si finalmente es aprobado en la Cámara Baja. 

publicidad

Ante esta situación, el presidente de EEUU, Barack Obama, llamó el sábado al Senado a aprobar la tercera opciónque permitiría terminar con la recogida de datos telefónicos de millones de ciudadanos y evitar así que expiren otras medidas antiterroristas.

"Mañana domingo, a la medianoche, algunas herramientas importantes que utilizamos contra los terroristas expirarán. Eso es porque el Congreso no las habrá renovado, y ocurrirá porque una legislación, la Ley de Libertad, se ha quedado atascada en el Senado", dijo el presidente en su discurso semanal a la nación.

Bloqueo en el Senado

Con 57 votos a favor y 42 en contra, por debajo de los 60 necesarios para ser aprobada, el Senado bloqueó la semana pasada la propuesta legislativa conocida como "Ley de la Libertad de EEUU" ("USA Freedom Act"), que prohíbe la recolección masiva de datos telefónicos y modifica la Ley Patriota, aprobada tras los atentados terroristas del 11S.

Herramientas "esenciales"

Obama explicó que de este modo seguirían vigentes las capacidades de las agencias de seguridad para investigar redes terroristas solicitando una orden judicial para obtener ciertos registros o intervenciones telefónicas puntuales para rastrearlos cuando cambian sus teléfonos móviles.

"Podemos pedir intervenciones telefónicas de los llamados sospechosos lobos solitarios que no tienen por qué estar directamente vinculados a un grupo terrorista. Estas herramientas no son controvertidas", reiteró.

El mandatario recordó que desde que entraran en vigor, estas medidas se han renovado en numerosas ocasiones, las cuales han sido calificadas como "esenciales" por el director del FBI, James Comey, quien considera que su pérdida tendría un severo impacto en la seguridad nacional.

Respecto a la polémica recogida masiva de datos, Obama explicó que eliminar esta cuestión ayudará a aumentar la transparencia y "construir confianza entre el pueblo estadounidense de que su privacidad y sus libertades civiles están siendo protegidas".

"La Ley de Libertad de EEUU refleja las ideas de los defensores de la privacidad, de nuestros socios del sector privado y de nuestros expertos en seguridad nacional", insistió.

Este tema, que se ha intensificado en los últimos años y sobre todo después de las revelaciones realizadas por excontratista Edward Snowden, tiene dividida a la poplación estadounidense. Así, según los datos del Pew Research Center el 54% desaprueba que el gobierno pueda recoger datos telefónicos y de internet, mientras que un 42% sí se manifiestan a favor del programa.

La Cámara de Representantes ya aprobó el texto con un fuerte apoyo bipartidista, sin embargo, algunos de los senadores, encabezados por el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, se oponen a esa modificación y quieren renovar la legislación sin ningún cambio.

"Por desgracia, algunas personas están tratando de utilizar este debate para ganar puntos políticos. Pero esto no debe y no puede ser ir sobre política. Este es un asunto de seguridad nacional", dijo el presidente en su alocución.

"Los terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico (EI) no van a dejar de conspirar de repente contra nosotros en la medianoche de mañana. Y no debemos renunciar a las herramientas que ayudan a mantenernos seguros. Sería irresponsable. Sería imprudente. Y no debemos permitir que esto suceda", concluyó".

Ante la incapacidad para llegar a un acuerdo a tiempo antes del receso que ahora disfrutan los legisladores, McConnell convocó para este domingo una sesión extraordinaria que tratará de llegar a un acuerdo antes de que venza el plazo a las doce de la noche.


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad