publicidad

Cuando el corazón te sorprende

Cuando el corazón te sorprende

Mariana Levy falleció como consecuencia de un paro cardiaco. La presencia de ataques súbitos al corazón es causa de miles de muertes al año.

Fuentes policíacas mencionaron que los hechos en los que murió la hija de la también conductora Talina Fernández ocurrieron a las 14:15 horas del viernes en calles de la colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México. Mariana Levy viajaba junto con su esposo y uno de sus hijos, y fueron interceptados por delincuentes que aparentemente pretendían quitarles el vehículo.

Sin embargo, de acuerdo con los primeros reportes policiales, los sujetos no lograron cumplir con su cometido debido a que la actriz comenzó a presentar complicaciones físicas, por lo que su esposo la trasladó en la misma camioneta al Instituto Nacional de Perinatología, donde ingresó en estado grave y posteriormente murió.

publicidad

Lo que le ocurrió a la actriz parece haber sido una exposición a una situación de estrés que desencadenó un infarto de miocardio.

De acuerdo con estadísticas oficiales una de cada mil personas muere debido a súbitos ataques al corazón. En la mayoría de los casos, esto sucede por una alteración del ritmo cardíaco, conocida como fibrilación ventricular (arritmia).

Actualmente no se conocen causas comprobadas de los ataques súbitos, aunque algunas investigaciones señalan la posibilidad de un factor genético en algunos pacientes.

¿Qué ocurre en los ataques súbitos? La circulación de la sangre se detiene, la víctima se desmaya, y en escasos minutos se registra un derrame cerebral. La muerte puede ocurrir incluso en unos 15 minutos.

La insuficiencia cardíaca es una condición progresiva que afecta a millones de personas en Estados Unidos y causa que las cavidades inferiores del corazón pierdan su capacidad de bombear suficiente sangre para cumplir las necesidades del sistema circulatorio.

Aproximadamente, un millón de norteamericanos sufren de la combinación potencialmente mortal de insuficiencia cardiaca y riesgo alto de paro cardiaco súbito.

Según la American Heart Asociation (Asociación Americana del Corazón, AHA por sus siglas en inglés) el paro cardiaco súbito ocurre de seis a nueve veces más frecuentemente en personas con insuficiencia cardiaca que en la población general. Anualmente es una de las principales causas de muerte entre los estadounidenses, más que el cáncer de pulmón, el cáncer de seno, el derrame cerebral y el sida.

publicidad

Para lograr sobrevivir a un paro cardiaco súbito, es necesario aplicar una descarga en los primeros cinco minutos después de producirse el colapso

El único tratamiento real es hacer un masaje en el corazón con electricidad, lo que se conoce como desfibrilación. La resucitación cardiopulmonar puede mantener el cerebro y el corazón activos durante unos 10 minutos, tiempo suficiente para que una ambulancia llegue con un defibrilador.

Otro padecimiento es el infarto o ataque al corazón, que no es lo mismo que un paro cardiaco o muerte cardiaca súbita.

El ataque al corazón, también conocido como infarto al miocardio (la causa de la muerte de Mariana Levy), ocurre cuando un coágulo tapa parcial o totalmente un vaso sanguíneo, lo que interfiere con el flujo de sangre al corazón y muere el músculo cardíaco, explicaron especialistas del Centro Médico de la Universidad de Maryland.

El coágulo en la arteria coronaria interrumpe el flujo de sangre y oxígeno al músculo cardíaco, lo que lleva a la muerte de las células cardíacas en esa zona. El músculo cardíaco dañado pierde permanentemente la capacidad de contracción y el resto del músculo cardíaco necesita compensar esa pérdida.

En raras ocasiones, el estrés súbito puede desencadenar un ataque cardíaco. Pero fue lo que aparentemente ocurrió con la actriz mexicana.

publicidad

Los cardiólogos consideraron que es difícil estimar con exactitud qué tan común es el infarto, ya que muchos pacientes mueren antes de buscar asistencia médica (probablemente hasta 200 mil a 300 mil en E U por año). Se prevé que aproximadamente 1 millón de pacientes acuden al hospital cada año con algún tipo de infarto al miocardio como su diagnóstico principal.

Los factores de riesgo para enfermedad de las arterias coronarias y ataque cardíaco incluyen:

Fumar

Hipertensión (presión arterial elevada)

Dieta alta en grasa

Niveles altos de colesterol en la sangre (LDL)

Diabetes

Sexo masculino

Edad

Factores hereditarios

Se han evidenciado nuevos factores de riesgo para enfermedad de las arterias coronarias en los últimos años, incluyendo niveles elevados de homocisteína y de proteína C reactiva.

El dolor en el pecho es el síntoma principal de un infarto, pero en muchos casos el dolor puede ser sutil o incluso inexistente, sobre todo en los ancianos y los diabéticos. También pueden predominar otros síntomas como debilidad, dificultad para respirar, náuseas y vómitos.

Especialistas del Texas Heart Institute explicaron que los exámenes físicos para detectar fallas cardiacas generalmente revelan un pulso acelerado. La presión sanguínea puede ser normal, alta o baja. Al escuchar el tórax con un estetoscopio (auscultación) se pueden oír crujidos en los pulmones, un soplo cardíaco u otros sonidos anormales.

publicidad

Añadieron que el ataque cardíaco y la extensión de daño del corazón también se pueden evidenciar en exámenes como:

Un electrocardiograma (ECG), único o repetido a lo largo de varias horas

Angiografía coronaria

Ventriculografía nuclear (MUGA o RNV)

Ecocardiografía

El tratamiento de las enfermedades cardiovasculares debe ser discutido con el médico, de acuerdo con el caso y la historia clínica del paciente. Para prevenir estos padecimientos el Texas Heart Institute recomienda controlar los factores de riesgo cardíaco siempre que sea posible, así como controlar la presión sanguínea y los niveles de colesterol total. Para ayudar al control del colesterol, el médico puede prescribir un medicamento del grupo statin (atorvastatin, simvastatin). La persona también debe tomar aspirina o clopidrogel a diario.

Se debe evitar el fumar, de ser necesario modificar la dieta (aumentar los vegetales, aceites vegetales y frutas y disminuir las grasas animales), controlar la diabetes y perder peso si es obeso. Se debe hacer ejercicio a diario o varias veces por semana, caminando e incluyendo ejercicios específicos para mejorar el estado cardiovascular; pero antes se debe consultar al médico.

Así mismo, resaltaron, el cuidado continuo después de un ataque cardiaco es importante para reducir el riesgo de desarrollar un segundo ataque. Con frecuencia, se recomienda un programa de rehabilitación cardiaca para facilitar el retorno gradual a un estilo de vida "normal". Se debe seguir el régimen de ejercicio, dieta y/o medicamentos indicados por el médico.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad