publicidad
Gerardo Ortiz, La Arrolladora Banda el Limón, Voz de Mando, Grupo Kual?, y más artistas estuvieron presentes en la fiesta de mayo 2013.

¿Cuán beneficiosos son los festivales veraniegos para La Villita?

¿Cuán beneficiosos son los festivales veraniegos para La Villita?

En busca de entretenimiento musical, juegos y comida, los transeúntes caminan por las calles que usualmente se ubican en el oeste en la avenida Kostner.

Gerardo Ortiz, La Arrolladora Banda el Limón, Voz de Mando, Grupo Kual?,...
Gerardo Ortiz, La Arrolladora Banda el Limón, Voz de Mando, Grupo Kual?, y más artistas estuvieron presentes en la fiesta de mayo 2013.

Por Elizabeth Giadans

Sol y calor, temporada para disfrutar de las actividades al aire libre.

Los festivales del verano son oportunidades para ver mucha gente en la calle 26 del barrio de La Villita. En busca de entretenimiento musical, juegos y comida, los transeúntes caminan por las calles que usualmente se ubican en el oeste en la avenida Kostner.

Estos eventos que empezaron en mayo duran hasta septiembre. El primero fue el del Cinco de Mayo que se realizó del 2 al 4 de mayo en las avenidas 26 y Kostner.

“Tuvimos aproximadamente 20,000 personas que visitaron La Villita durante estos tres días”, dijo Jaime DiPaulo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de La Villita.

El último festival que organiza la Cámara de Comercio es el desfile que celebra la independencia de México. Esta oficina dice que aproximadamente 300,000 personas atienden ese evento.

publicidad

Leticia Mucio es trabajadora en “La Orquídea”, negocio que ya lleva 14 años en el área. Venden vestidos y artículos para fiestas. Mucio asegura que durante los festivales se incrementan las ventas. “Vendemos todo para la primera comunión y [los] bautizos. Los recuerdos los vendemos mucho”, añadió. Los recuerdos son regalos que en ciertas fiestas se les dan a los invitados como un detalle especial. 

También explicó que se benefician cuando hay festejos por la cantidad de gente que visita y compra su mercadería, y regresan en posteriores ocasiones. “Nos hemos dado cuenta que viene gente de otros suburbios. No sentimos que [los festivales] sean algo en contra del negocio”, dijo Mucio.

Pareciera que estos festejos propulsan el aumento de consumidores en los establecimientos locales.  Pero otros piensan de diferente manera.

Lucía Morales labora en “Anahí’s Clothing”, una tienda de ropa que tiene dos años de funcionamiento en La Villita.

Aparte de ayudar a su hijo a mantener el negocio, Morales vende antojitos mexicanos como elotes, refrescos típicos de limonada y flor de Jamaica en un puesto en la calle 26 y la avenida Homan.

“La gente se riega [esparce]… Empezando el verano baja un poco más la venta [en la tienda]”, dijo Morales. Añadió que la economía también ha afectado las ventas y que batallan para mantenerse a flote. “Aquí apenas sacamos para la renta y los [gastos]. No hay ganancias”, dijo. 

publicidad

Pero DiPaulo dice que a los comerciantes les toca hacer su parte. “La idea es atraer gente a La Villita para ir de compras y comer. A todos los comerciantes les corresponde añadir algo único para captar a más visitantes a  nuestra comunidad”, añadió.

DiPaulo dice que vienen personas famosas a los festivales lo cual hace que más público atienda los eventos.

Sin embargo, Morales insiste que son los negocios de comida los que atraen a la gente cuando se realizan festivales en la comunidad.  “El cien por ciento de lo que se vende más es la comida. La comida siempre va ser más importante”, dijo Morales.

Cynthia Alvarado y su hermana Sunaik Alvarado son propietarias de “Sylvia’s Accessories” donde venden juguetes, recuerdos y accesorios. Explican que lo que más les afecta es cuando cierran la Calle 26 para el “Desfile de la Villita” en septiembre. 

Ellas toman precauciones y cierran las puertas durante el desfile. Ese día no venden mucho y cierran temprano. “Toda la gente empieza solamente a caminar y se pone lento”, dijo Sunaik Alvarado.

Julia Gutiérrez creció en La Villita. Ahora vive en el norte de Chicago. Cuando viene a los festivales pasea por las tiendas en el área. “Vengo seguido a visitar cuando vengo a los festivales. [Pero] vamos más a comer en los restaurantes”, dijo Gutiérrez.  

El director de la Cámara de Comercio DiPaulo agregó: “[Los visitantes] pueden tener una experiencia única de la cultura mexicana y comer en uno de los 120 restaurantes que están establecidos.”

publicidad

Cuando se trata de seguridad Di Paulo dijo que los visitantes que caminan sobre la Calle 26 no tienen que preocuparse. “Es un corredor de negocios”, dijo. “Sólo hay que tener cuidado y precauciones como en cualquier otro barrio”, añadió.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad