publicidad

Cruces ilegales por San Diego

Cruces ilegales por San Diego

Por esa frontera, el flujo de inmigrantes sigue estable pese a reducciones en el número de indocumentados a nivel nacional.

Impacto de la crisis económica

SAN DIEGO, California - Aunque un reciente estudio apunta que ha disminuido el número de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, en la zona fronteriza de San Diego los inmigrantes siguen cruzando o intentándolo como en años anteriores.

La semana pasada el Centro de Estudios Migratorios presentó un informe en Washington D.C. en el que se afirma que la población ilegal en Estados Unidos desde el verano del año pasado ha disminuido más de un 11 por ciento.

Según el reporte, el aumento de la labor policial y las nuevas medidas contra la inmigración ilegal han hecho que más de un millón trescientos mil inmigrantes indocumentados hayan decidido volver a sus países de origen.

El reporte también menciona la crisis económica como factor que puede estar afectando la disminución de población emigrante.

Este descenso de la población indocumentada es siete veces mayor que el número de inmigrantes deportados por las autoridades estadounidenses, apunta el informe y, de acuerdo a los responsables del mismo, esta diferencia demuestra que los indocumentados están abandonando los Estados Unidos por su cuenta.

Pero desde la frontera, Julius Alatorre, portavoz de la Patrulla Fronteriza en San Diego, dijo a Efe que el número de arrestos y deportaciones se mantiene relativamente estable en los últimos años.

Desde el inicio del año fiscal 2008 el pasado octubre, se han contabilizado en esta zona 122 mil arrestos.

publicidad

Esta cifra, a tres meses de finalizar este periodo, no dista mucho de los 152,460 realizados en el ciclo del 2007 o los más de 142 mil que se dieron en 2006.

Los arrestos se dan a pesar de que se han reforzado las medidas disuasorias en la frontera con la construcción de nuevos vallados, uso de nuevas tecnologías y la contratación de más personal de Inmigración y de la Patrulla Fronteriza.

Pedro Ríos, director del Comité de Amigos Americanos, en San Diego, no cree que el número de inmigrantes indocumentado esté disminuyendo sino todo lo contrario.

Rios dijo a Efe que los inmigrantes que antes venían para realizar trabajos de temporada y luego volvían a su país, se están quedando en EU porque tienen miedo de no poder volver a cruzar la frontera cuando surja una nueva oportunidad laboral.

Indocumentados optan por no regresar

Y no sólo eso, sino que además se están trayendo a sus familias, lo cual, según Ríos, se puede ver en el aumento de personas de todas las edades, incluso ancianos, que aparecen muertas al tratar de cruzar la frontera en las zonas desérticas y aisladas.

Ríos dice que "eso de que mejor no cruzo o me regreso no está pasando" y añade que "la gente se está quedando".

Pero si se están quedando, lo hacen manteniendo un perfil bajo.

El presidente del Comité de Amigos Americanos reconoce que la crisis está provocando una escasez de trabajo que ha hecho disminuir las oportunidades para los jornaleros a los cuales ya no es tan frecuente ver cerca de los centros de venta de material para la construcción.

publicidad

La crisis económica y el descenso de público también es patente en mercadillos y tiendas a los que acudían la comunidad hispana. Muchos de ellos están cerrando.

En un mercado cubierto cerca de Barrio Logan algunos de los dueños de las pocas tiendas que quedan reconocen que algo ha pasado en el último año.

Para Laura, una dependienta en una de las tiendas que no quiso dar su apellido, el cierre de tiendas y la ausencia de clientes se debe a la crisis económica y al aumento de precios. Y aunque reconoce que hay indocumentados que tienen miedo a salir a la calle ya que pueden ser detenidos y deportados, también tienen que trabajar y vivir.

Ella, por el momento, no piensa cruzar la frontera para ver a su familia ya que le costaría al menos unos $2,500 volver. Así que tendrán que ser ellos los que vengan a visitarla.

San Diego será junto a Santa Ana, Phoenix, Chicago y Charlotte, una de las ciudades en donde el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) experimentará un nuevo programa piloto, a partir de mañana y hasta el 22 de agosto, para la salida voluntaria de inmigrantes.

El programa "Salida Programada" dará la oportunidad, según las autoridades, a los fugitivos no criminales y sus familias para que abandonen Estados Unidos de forma organizada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad