publicidad
El representante Kendrick Meek, el gobernador Charlie Crist, y el ex asambleísta Marco Rubio, durante el primer Debate Senatorial de Florida. Los tres candidatos esperan representar al estado en Washington. (Foto: Marta González/Univision.com)

Crist, Meek y Rubio chocan en debate político

Crist, Meek y Rubio chocan en debate político

Univision 23 se convirtió en el epicentro de la contienda electoral por el Senado al realizar el primer debate político entre los candidatos: El representante Kendrick Meek, el gobernador Charlie Crist, y el ex asambleísta estatal Marco Rubio.

El representante Kendrick Meek, el gobernador Charlie Crist, y el ex asa...
El representante Kendrick Meek, el gobernador Charlie Crist, y el ex asambleísta Marco Rubio, durante el primer Debate Senatorial de Florida. Los tres candidatos esperan representar al estado en Washington. (Foto: Marta González/Univision.com)

Luchan por un puesto al Senado

MIAMI, Florida - El desempleo, la crisis económica y la necesidad de una reforma migratoria que legalice a los más de 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos fueron algunos de los temas candentes que protagonizaron el viernes el primer debate político entre los tres candidatos que aspiran representar a Florida en el Senado Federal: El gobernador Charlie Crist (I), el representante Kendrick Meek (D) y el ex asambleísta estatal Marco Rubio (R).

Fue la primera vez que los tres aspirantes senatoriales coincidían en un foro público y, aunque al principio se mostraron cordiales -y hasta sonrientes-, según trascendió el enfrentamiento político los ánimos se fueron caldeando, los ataques personales se hicieron más directos y el enfoque de los tres candidatos era hacer todo lo posible de separarse lo más posible uno del otro.

publicidad

Irónicamente, el gobernador Crist estaba parado en medio de Meek y Rubio, y fue quien durante el desafío político recibió más golpes verbales de ambos lados. Rubio lo recriminó por abandonar el Partido Republicano tras darse cuenta de que podría ser derrotado en las primarias de esa entidad política; mientras que Meek se enfocó en decir que el ahora aspirante independiente era una "postalita" que seguía siendo republicano por dentro.

Crist en su defensa señaló en múltiples instancias que él era la mejor opción para el Senado porque no tenía que simpatizar con la línea política de ningún partido, y que podría reconocer las buenas ideas presentadas por ambos, demócratas y republicanos.

"Mis rivales tienen un guión que tienen que escuchar, tienen instrucciones precisas que deben seguir. Los jefes de sus partidos en Washington se las dan. Si no cumplen con esa línea, entonces pierden apoyo", indicó Crist. "Soy el único en este escenario que puede decir que los demócratas tienen algunas buenas ideas, y que los republicanos también tienen algunas buenas ideas".

En abril pasado Crist renunció al Partido Republicano después de más de dos décadas; ahora destaca su estatus no-partidista: "Estoy compitiendo contra dos personas buenas, pero ellos son los nominados políticos de sus respectivos partidos. Esta es una oportunidad de cambiar todo eso, de hacer una verdadera diferencia, y lograr un mejor camino", señaló Crist.

publicidad

Sus comentarios sembraron la semilla para el momento más acalorado del debate que llegó cuando Rubio enfrentó al gobernador por haber cambiado de entidad política y venderse como independiente.

"Quiero hablarle con respeto, pero de forma tajante para que me entienda", expresó Rubio. "Usted sólo se cambió de partido y asumió esa postura independiente cuando se dio cuenta de que no ganaría la primaria republicana".

El ex asambleísta de Florida continuó: "Usted ahora se despierta y todos los días trata de descifrar qué puede decir y hacer para quitarle votos al representante Meek y hacer que más demócratas voten por usted. Pero todo el mundo lo mira por lo que es, todo el mundo lo entiende".

Meek aprovechó la coyuntura para echarle sal a la herida, y alegó que el comportamiento de Crist era similar a cuando uno "trata de sacarle las pasas al pan". "El gobernador Crist es alguien que está dispuesto a decir 'Yo apoyo cualquier cosa cualquier día'. Pero necesitamos liderazgo, alguien que pueda hablar fuerte", apuntó.

Un encuentro histórico y en español

El encuentro fue coordinado en exclusiva por Univision 23 como parte de su campaña de cobertura electoral Destino 2010, y fue transmitido en inglés y español a todo el sur de Florida, así como a través de otras afiliadas de Univision en el estado en Tampa, Orlando y el área de Naples y Fort Myers. El debate fue transmitido también por radio a través de la frecuencia de la WQBA 1140 AM.

publicidad

La jornada de preguntas y respuestas, moderada por los presentadores de Noticias Univision 23 Alina Mayo Azze y Mario Andrés Moreno, comenzó con una breve presentación de los tres candidatos en las que imploraron el apoyo de los votantes, pero en especial de los electores hispanos.

La razón: Los hispanos representan el 13 por ciento del electorado de Florida; y en los últimos ocho años el número de votantes latinos se han duplicado en el estado.

Énfasis en el tema migratorio

No hubo dudas de que la mayor parte del primer debate senatorial se enfocó en el tema migratorio y otros asuntos que afectan a la creciente comunidad hispana.

La gran sorpresa, sin embargo, fue que a pesar de ser de origen hispano las opiniones de Rubio con frecuencia inclinaban la balanza más hacia el ala conservadora del Partido Republicano y contradecían la forma de pensar de muchos hispanos en Estados Unidos.

Rubio, por ejemplo, dejó en claro que respaldaría una ley que convertiría el idioma inglés como la lengua oficial de Estados Unidos y rechazó tajantemente el DREAM Act, un proyecto presentado por los demócratas que legalizaría a los estudiantes indocumentados que asisten a la universidad o manifiestan interés por servir en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Sus dos rivales, Crist y Meek, se opusieron a convertir el inglés como el idioma oficial del país y respaldan el DREAM Act.

publicidad

Según Crist, para él obligatorio apoyar el DREAM Act. Relató que su abuelo era un inmigrante de Chipre que legalizó su estatus migratorio a principios del siglo XX al ingresar como voluntario a las Fuerzas Armadas para pelear en la Primera Guerra Mundial. "Si alguien está dispuesto a pelear y morir por este país, entonces merece una camino favorable hacia la ciudadanía estadounidense", apuntó.

Rubio reiteró en múltiples ocasiones que antes de respaldar cualquier tipo de reforma migratoria en Estados Unidos, primero era necesaria resguardar la seguridad fronteriza e implementar un sistema electrónico de verificación laboral para evitar la contratación de trabajadores indocumentados.

"Estoy a favor de la inmigración legal", puntualizó el candidato republicano. "Conozco lo bueno, lo malo y lo feo de la inmigración... y nuestro sistema actual está roto y debe ser modernizado".

Tanto Crist como Meek respaldan una legislación que proporcione "un camino hacia la ciudadanía" para los más de 11 millones de indocumentados y que actualmente viven y trabajan en Estados Unidos.

"Me siento muy triste por la falta de liderazgo que existe en el Senado que no ha hecho nada para arreglar el estatus migratorios de los obreros indocumentados", afirmó Meek.

Un punto en el que sí los tres estuvieron de acuerdo fue en que la 14va Enmienda de la Constitución, que otorga la ciudadanía automática a todos los nacidos en Estados Unidos, no debe ser cambiada.

publicidad

¿Una ley SB 1070 para Florida?

La polémica ley SB 1070 de Arizona, que autoriza a agentes del orden a detener a cualquier persona sospechosa de estar ilegalmente en el país, también formó parte del acalorado desafío político.

Crist y Meek criticaron la medida y dijeron que implementar una legislación de este tipo en Florida tendría un impacto negativo la economía del estado.

Rubio dijo en cambio que la ley SB 1070 -la cual él critico antes de que fuese enmendada por la legislatura estatal de Arizona- no es una medida adecuada para el resto de Estados Unidos, pero que sí satisfacía las necesidades específicas que enfrenta Arizona por tener "una frontera abierta con México... un país que actualmente atraviesa por una triste guerra con el narcotráfico".

La salud, la economía y Cuba...

Cuando se les preguntó a los candidatos su opinión sobre el Plan de Reforma de Salud de Obama, aprobado por el Congreso en marzo pasado, Meek recordó que él lo apoyó, mientras que Rubio y Crist señalaron que de haber tenido la oportunidad hubiesen votado en contra.

Durante el debate Rubio se caracterizó como el único candidato dispuesto a enfrentar la agenda demócrata en Washington; y manifestó su oposición al Plan de Estimulo Económico de $787 mil millones de dólares del presidente Barack Obama, aceptado favorablemente por Crist y Meek.

publicidad

"El Plan de Estímulo Económico salvó el trabajo de 20 mil maestros en Florida, y de otros 60 mil empleados, entre ellos policías y bomberos", comentó Crist, mientras que Meek recalcó: "Yo voté a favor de esta medida en la Cámara de Representantes... El Plan de Estímulo Económico evitó que nuestro país cayera en una recesión".

En su opinión, Rubio señaló que "los políticos no son los que crean empleos", eso era la responsabilidad de las empresas privadas. "La gente que está a cargo no tiene idea en lo absoluto de cómo se crean los empleos. Ellos piensan que los políticos crean los trabajos. Por eso apoyan algo como el paquete de estímulo económico".

Rubio agregó que la responsabilidad del gobierno es crear condiciones favorables para que los negocios puedan crear, gastar dinero, empujar la economía y crear más empleos.

Meek por su parte, se describió asimismo como el representante de la clase media. Acusó a Crist y Rubio de respaldar los recortes de impuestos del ex presidente George W. Bush, y rechazó apoyar concesiones fiscales para beneficiar los bolsillos de los más pudientes.

El demócrata añadió estar dispuesto en invertir en empresas y proyectos ecológicos que ayuden a la creación de nuevos empleos y beneficien el medioambiente.

publicidad

"El problema es que Rubio es un gran contador de historias, (hasta me gustaría que le leyera cuentos a mis hijos); y a Crist sólo le gusta contar historias buenas", comentó Meek. "Una voz fuerte en Washington es clave para el éxito de Florida".

Crist nuevamente utilizó la pregunta relacionada a la economía para puntualizar estar dispuesto a escuchar ideas de ambos lados: "Meek habló de invertir en la energía verde, y está en lo correcto. Marco Rubio, asumo, hablará sobre los recortes fiscales. Quizás él esté correcto también. Yo creo en ambos", dijo.

No eliminarían el embargo a Cuba

Crist, Meek y Rubio coincidieron en no estar dispuestos a eliminar el embargo económico contra Cuba hasta que la isla comunista implemente un proceso democrático, liberes los presos políticos y suspenda los ataques contra aquellos que se oponen al gobierno.

"Me molesto cuando preguntan qué debe cambiar Estados Unidos en su política hacia Cuba cuando la pregunta correcta debería ser cuándo es que Cuba va a cambiar", enfatizó Rubio, al añadir que esa nación caribeña era un país que otorgaba facilidades a grupos terroristas y espiaba los intereses estadounidenses. "Cuba no es un amigo".

Crist coincidió en que el gobierno mantenido por los hermanos Raúl y Fidel Castro era un régimen totalitario y que el embargo no debía ser eliminado hasta que no se haga democrático.

publicidad

Meek se unió a la discusión y dijo que si bien respalda el embargo, él apoyaba los esfuerzos de intercambios con la isla para llevar la democracia a Cuba. Aplaudió las medidas aprobadas por la administración de Obama que facilitan el envío de remesas y los viajes a la Isla.

Crist negó acusaciones de fraude

El Debate Senatorial de Univision 23 se realizó el mismo día que se divulgaran los resultados de una auditoría interna del Partido Republicano, en la que el ex presidente de esa entidad política en Florida (Jim Creer) y otros miembros del partido supuestamente gastaron de forma indebida alrededor de $318 mil dólares en asuntos personales.

La auditoría señaló que en el verano de 2009 el gobernador Crist se fue de vacaciones con su esposa y presuntamente gastó $13 mil dólares de los fondos del Partido Republicano. Tanto durante el debate, como en un breve encuentro con la prensa luego, Crist enfatizó que nunca utilizó dinero del Partido para asuntos personales; y que esas vacaciones que se tomó con su familia las pagó de su bolsillo.

Rubio, quien también ha sido vinculado en el pasado con malversar fondos del Partido Republicano con una tarjeta de crédito, en el debate reiteró también que él siempre ha pagado sus gastos personales. El aspirante republicano, sin embargo, no salió a hablar con el ejército de periodistas que acudió al enfrentamiento político.

publicidad

Meek también fue obligado a caminar en la cuerda floja cuando se le preguntó sobre unos fondos que supuestamente él había solicitado para desarrollar un proyecto en la localidad de Liberty City que al final nunca fue construido. El congresista federal respondió que esos fondos fueron debidamente canalizados a las autoridades del Condado de Miami-Dade y que él nunca fue señalado por malversar fondos.

Rubio encabeza los sondeos

Las más recientes encuestas colocan a Rubio, el ex presidente de la Asamblea de Florida, en la delantera de la contienda por el senado con un 40 por ciento de preferencia, según un sondeo Reuters-Ipsos divulgado el jueves.

El segundo lugar le pertenece a Crist, que se postuló como Independiente, con 26 por ciento de preferencia, mientras que en el tercer puesto se colocó el congresista demócrata Meek, con el 21 por ciento.

Al preguntarles a los candidatos precisamente qué opinan sobre estos números, estos respondieron presentando sus diferentes plataformas políticas.

"Las encuestas no significan mucho... lo que a mí me interesa es la gente del estado de Florida", puntualizó el gobernador Crist, al señalar que él era la mejor alternativa en noviembre debido a que el actual sistema político "está roto" y es tiempo de llegar a Washington para hacer cosas de forma diferente.

Rubio, por su parte no opinó sobre los más recientes sondeos que le dan la delantera, pero sí comentó que hace unos meses él era prácticamente un desconocido y no contaba ni siquiera con el apoyo de su propio partido.

publicidad

Meek trató de agrupar a Crist y a Rubio como dos políticos de carrera que siempre han defendido los intereses del Partido Republicano y que han estado protegiendo a las personas más pudientes del estado. "No trabajo con ningún grupo de intereses especiales y por eso ya cuento con el apoyo de 55 alcaldes de todo el estado", reiteró.

Lo cierto es que Crist, Meek y Rubio se enfrentarán en las urnas el martes, 2 de noviembre. Ese día se sabrá cuál de ellos tres será el próximo senador de Florida en Washington.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad