publicidad

Crisis presupuestaria en Calif

Crisis presupuestaria en Calif

La implementación del plan para integrar las cárceles de California por raza o etnia sigue congelada debido a la falta de un presupuesto estatal.

Iniciativa para reducir tensiones

SACRAMENTO, California - La implementación del plan para integrar por raza o etnia las celdas en las 33 prisiones de California continúa congelada debido a la falta de un presupuesto estatal.

Según Terry Thornton, portavoz del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR), el sistema carcelario espera los fondos para comenzar a entrenar a los agentes de las prisiones sobre la transición, ordenada por el Tribunal Supremo en 2005.

"Se supone que tendríamos que haber comenzado a principios de julio, y estamos preparados para hacerlo. El problema es que sin presupuesto, no tenemos los recursos para preparar a nuestro personal en todo el estado adecuadamente," dijo a EFE Thornton.

Ya son siete semanas sin un plan de gasto estatal y la situación fiscal es tan precaria, que el gobernador Arnold Schwarzenegger firmó una orden ejecutiva para reducir el sueldo de los empleados estatales -incluidos los funcionarios de las prisiones- al salario mínimo federal ($6.55 dólares la hora).

Thornton agregó que tan pronto sea aprobado el presupuesto estatal, la integración comenzará en dos prisiones: Sierra Conservation Center y Mule Creek State Prison, en el área de Ione, dentro de un período de 30 días.

Ambas son prisiones de seguridad mínima, y darán un indicio de lo que se puede esperar con el cambio.

Aunque todos los demás aspectos tras las rejas estaban integrados desde hacia varias décadas, se mantenía la segregación por raza u origen étnico en las celdas para evitar la violencia entre los reos.

publicidad

De acuerdo con el profesor James Hernández, de la Universidad Estatal de California en Sacramento, la segregación comenzó hace unos 30 años como una regla tácita o implícita, para "juntar" a dos reos de la misma raza y evitar tensiones en los dormitorios.

Sin embargo, en ese mismo tiempo las pandillas han crecido, y eso, en opinión del académico, podría dificultar la integración.

"Estos ambientes (las prisiones) son muy hostiles, y muchos reos no están abiertos a ningún cambio. Si a un preso latino lo llegan a poner de compañero de celda de uno anglo o afroamericano, y se llegan a hacer amigos, esto podría llegar a ser percibido por su pandilla como una forma de deslealtad," dijo a EFE Hernández, cuya especialidad son las pandillas y su crecimiento dentro del sistema carcelario en California.

"Las cosas pueden tornarse violentas de un segundo a otro, porque varios prisioneros se dejan llevar por los sentimientos y no la lógica. Varios están dentro de por vida, y no tienen nada que perder," agregó.

La integración sería paulatina

Las autoridades han dicho que la integración en las celdas no será inmediata, ni tampoco masiva. De hecho, será un transición lenta y cuidadosa para evitar caos.

También, la integración comenzará a ser implementada en celdas que tengan espacio disponible, no aquellas que ya estén organizadas.

publicidad

"Muchos (presos) tienen miedo, o no están de acuerdo, es cierto. Pero la realidad es que no vamos a mezclar las celdas existentes, ni vamos a poner a dos presos de pandillas opuestas en una misma celda. Es un proceso mucho más estricto," defendió Thornton.

Cada vez que un reo ingresa a la cárcel es evaluado, y después de un período de 45 días se le asigna un compañero de celda con el que pueda ser compatible.

Las evaluaciones se realizan cada año, e incluyen varios factores como delito, tiempo de condena, carácter, enfermedades etc. Anteriormente también se consideraba la raza o etnia, lo que fue eliminado a raíz del fallo judicial.

Los casi 171 mil prisioneros del estado están recibiendo información sobre la integración a través de un panfleto, tanto en inglés como en español, ya que se calcula que el 39.3 por ciento de la población carcelaria de California es latino.

La vocera, así como legisladores estatales, sostienen que los beneficios de la integración podrán superar lo negativo.

En el estado de Texas, por ejemplo, la segregación por raza en las celdas fue eliminada en los años 80, lo que resultó en un declive de la violencia y los homicidios cometidos en prisión.

También se espera mejor manejo de los prisioneros, y menos afiliaciones pandilleras.

Las prisiones en California están sobrepobladas y en varias de ellas los reos han sido obligados a dormir en gimnasios y bibliotecas, mientras que cientos han sido trasladados a cárceles privadas de otros estados.

publicidad

Los programas de rehabilitación son escasos, y también existen serios problemas con el sistema de salud penitenciario.

Por el momento, las prisiones esperan evaluar estas primeras fases de integración, y basados en los resultados expandirán las nuevas directrices a los demás centros.

Se espera que para el año 2010, toda prisión del estado tenga en funcionamiento un programa de integración en las celdas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad